.

sábado, 28 de agosto de 2021

Economía y Política / El corrimiento a la derecha de PRD, EZLN y CNTE

 

Miguel Ángel Ferrer

 
El Partido de la Revolución Democrática (PRD) nació, encabezado por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, como una organización de izquierda, explícitamente opuesta a la doctrina y a la práctica neoliberales. Y esa filiación de izquierda acompañó al PRD durante muchos años.
 
Pero poco a poco, al principio apenas perceptiblemente, esa organización se fue derechizando en los hechos. Ese proceso de derechización se dio bajo la forma de claras coincidencias ideológicas y políticas con los dos grandes partidos de la derecha mexicana: el PRI y el PAN.
 
Aun así, el PRD mantuvo su bandería de izquierda declarativa. Hasta que su evidente paso al conservadurismo produjo su ruina moral y el abandono por cuenta de sus millones de miembros y simpatizantes.
 
Una cosa semejante aconteció con el movimiento zapatista. Nacido como una expresión de la izquierda, poco a poco fue perdiendo al igual que el perredismo simpatía y apoyo populares. 
 
Vacío de contenido y cada vez más separado del pueblo que tanto y tanto lo había respaldado y acompañado, el movimiento zapatista decidió oponerse abiertamente al obradorismo, pasando en los hechos a convertirse en aliado de los más feroces enemigos de éste.
 
Y también una cosa semejante ha acontecido con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la que igualmente manteniendo un discurso de izquierda se ha convertido en los hechos en aliado, cómplice, vocero y soldado del conservadurismo.
 
EZLN, PRD y CNTE han perdido la inmensa fuerza moral que les daba sustento político y social. Y ya sólo existen en el plano discursivo, puramente oral. Hablan mucho y hacen poco. O nada. Palabras de izquierda y acciones de derecha. Como el viejo PRI, luz direccional a la izquierda y vuelta a la derecha.
 
La bancarrota moral y política de estas tres organizaciones puede explicarse en parte por la carencia de entereza y lucidez de sus respectivas dirigencias. Signadas por el oportunismo fueron incapaces de interpretar los anhelos e intereses del pueblo. En consecuencia, y como se dice popularmente, el pueblo pintó su raya.
 
Como bien lo saben el PRD y el EZLN, el discurso de izquierda no alcanza a velar los actos de derecha. Y más temprano que tarde aprenderán la lección los líderes de la CNTE, quienes en vez de apoyar al obradorismo, que sería su aliado natural, han decidido hacer causa común con los enemigos de siempre del obradorismo y de la propia CNTE.
 

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas