.

jueves, 26 de agosto de 2021

Crónica Confidencial / Salud: todo se derrumbó…

 

Leopoldo Mendívil

M. en C. MAX KAISER,

ANALISTA POLÍTICO:

+ Es peligroso tener razón cuando
el gobierno está equivocado
Voltaire

Escuché anteayer su participación en el programa Es la hora de opinar, de Leo Zuckerman y no puedo estar más de acuerdo con usted y sus compañeras de mesa, Paula Sofía Vázquez y Mayte Azuela en cuanto a que el Sistema Nacional de Salud es un absoluto desastre.

De tiempo atrás todos sabíamos -el presidente y el florero-secretarío de Salud incluidos- del gran rezago en la materia. En este espacio he abordado con frecuencia el asunto.

Permítame, Max, abundar en este tema que hoy nos une, con algunos datos no comentados en el programa, como un apoyo personal a su perspectiva de que la ineficacia es una forma de corrupción.

La Cobertura Universal de Salud supone “asegurar servicios de salud de calidad para todas las personas que lo necesiten, sin poner en riesgo su situación económica” (OMS 2018). Sin embargo y por el lado que se mire, eso es una fantasía en nuestro país.

La pandemia nos pescó en 2019 con el menor presupuesto en salud de los últimos diez años, equivalentes a 2.55 puntos del PIB nacional según el CIEP. En 2020 apenas subió unas décimas, siendo que la Organización Mundial de la Salud recomienda destinarle seis puntos del mencionado PIB.

Para evitar que una enfermedad le resulte económicamente catastrófica a una familia, la OMS estima que del total del gasto médico solo un 20 por ciento sea de bolsillo y el resto lo cubra el gobierno. En México, 49 por ciento lo cubren las familias, considerando todos los niveles socioeconómicos.

El derecho a la salud es un principio igualador en la sociedad, pero nuestros subsistemas fomentan lo contrario. Mientras el IMSS e ISSSTE abarcan ocho mil tipos de intervenciones, en PEMEX la cobertura es total y el INSABI apenas “cubre” mil 807; lo entrecomillo porque todos conocemos la escasez de medicamentos, material sanitario, insumos, etc. (Por cierto, ¿usted sabe si el INSABI ya le pagó a las farmacéuticas lo que les debía desde 2019..?)

Peor se la cuento, Max. De acuerdo con un análisis de México Evalúa, las transferencias a los estados para la compra de medicamentos que se entregan gratuitamente a la población pasaron de 33 mil millones de pesos en 2019 a 28 mil en 2020.

Las consultas han caído en picada. Entiendo que por el COVID muchos hospitales públicos fueron reconvertidos y pararon las consultas, pero las cifras son alarmantes. Considerando el mes de mayo de cada año, en 2018, se dieron 31 mil consultas; en 2019 y 2020 rondaron las11 mil; y en 2021 ¡apenas llegan a 5 mil 500 a mayo pasado! ¿A dónde se fueron los enfermos, Max..?

La falta de previsión ha caracterizado la “gestión” sanitaria de la 4T. Respecto del COVID y mientras haya nuevas variantes, no puede descartarse la necesidad de dosis de refuerzo. El ilustrísimo Hugo Lopez-Gatell no pedirá presupuesto para la compra de vacunas, tal vez atenido a que llegado el caso, Estados Unidos nos haga la caridad de donarnos las dosis necesarias.

Coincido con su compañera de panel, Paula Sofía Vázquez, en que si hay alguna reforma de gran calado a realizar en este país, es la reforma al Sistema de Salud, por encima de las contrarreformas pretendidas por Andrés Manuel López Obrador, pero le tengo una mala noticia: este gobierno es de mirada corta; cree que con la creación del INSABI ya cumplió. Retrocederemos 10 años en el nivel de salud, pero no se fije, las obras de Dos Bocas y Santa Lucía van a quedar de poca…

Por último, Max: ahora que les ha dado por musicalizar las mañaneras, ¿cómo ve si recomendamos al presidente que para el próximo martes de salud ponga la canción Todo se derrumbó?

Es de Emmanuel

Investigación: Upa Ruiz upa@delfos.com.mx

Internet: Lmendivil2010@gmail.com
Facebook: Leopoldo Mendívil
Twitter: @Lmendivil2015
Blog: leopoldomendivil.com 

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas