.

miércoles, 16 de junio de 2021

Los Otros Datos / Arrancan…

Héctor Herrera Argüelles

“Antes de aceptar una crítica, hay que saber de quién viene. 
Si la fuente es respetable, escúchala; si no lo es, descártala”:
Walter Riso 

A pesar de las fluctuaciones históricas, el sistema político presidencialista tiene sus tiempos políticos bien ponderados. A nadie cabe duda que, pasada la elección intermedia caracterizada por su alta participación y el voto razonada de los ciudadanos, viene la siguiente etapa que, es la carrera por la Presidencia de la República.

Tras una elección donde la Alianza Va por México pudo contener la aplanadora morenista, viene la reconfiguración del mapa político y el reacomodo de las fuerzas vivas en pos del 2024. En diciembre del 2023, a más tardar, los partidos políticos deben tener claridad acerca del candidato o candidata que deseen postular.

Queda claro que, con un 50% de participación, a la Alianza Va por México, si considera proseguir unida hasta el 24, no le alcanzaría para obtener la presidencia. Y ahí está su principal obstáculo, lanzar una candidata o candidato sumamente “atractivo” para contrarrestar el músculo y la base de voto de Morena que, ya mostró su alcance aún con la disminución de su fuerza en la CDMX y en el EDOMX.

¿Qué cartas traen los partidos en la manga?

La opción más clara para el Pri, después de recuperar una votación copiosa para la Alianza y para su partido en el Estado de México, es el gobernador Alfredo del Mazo, quien de manera callada ha logrado cierta gobernabilidad en el Estado, y ha encontrado formas de conciliación política con el gobierno federal y la CDMX.

El Pri también tiene la opción de Miguel Angel Osorio Chong, aunque su luz se ha visto opacada sobre todo por el señalamiento y la investigación de la Secretaría de la Función Pública, por un patrimonio que alcanza los 14 millones de pesos, suma que no está documentada entre el 1 de enero del 2014 y el 31 de diciembre del 2017.

Las cartas visibles en el Pan, son Margarita Zavala y Ricardo Anaya, ambos ya trabajan en el objetivo de obtener la candidatura. Zavala es diputada federal electa, lo que le permitirá establecer alianzas de cara al futuro. En tanto, Anaya va en solitario por fuera.

Sin embargo, aquí viene el primer detalle, el Pri con Del Mazo, tiene un candidato que, por sí solo, podría enfrentar a cualquier candidato de Morena e incluso estaría ante la posibilidad de arrebatarle el triunfo. Con esta óptica, resulta bastante improbable que, los priístas acepten a Zavala o Anaya como su abanderad@. Es más probable que, el Pri en el segundo tramo de cara al 24, se mantenga más cerca del gobierno federal y de Claudia Sheinbaum, que del Pan o del Prd.

El panismo es la segunda fuerza electoral del país. No necesita al Pri ni al Prd, para mantener su vigencia. Tanto Zavala como Anaya, podrían convencer a las clases medias tan repudiadas por el presidente de que, pueden ser una buena opción de gobierno. Su apuesta es por la mínima memoria histórica de los votantes, considerando que el Pan en su turno, con Fox y Calderón, no tuvieron buenos gobiernos. Tan es así que, el sistema tuvo que derrotar a López Obrador para evitar su triunfo en el 2006, y Calderón perdió la presidencia con Peña quien, a su vez, fue derrotado por Morena. En estas condiciones luce inviable, un candidat@ del Pri adoptado por el Pan y viceversa.

En el caso de Morena, parece muy claro que, los candidat@s son Claudia Sheinbaum, y Marcelo Ebrard. Ricardo Monreal, puede ser el fiel de la balanza. Aunque hasta el momento, ha mantenido una alianza con Ebrard, las condiciones de su apoyo, podrían modificarse a petición del señor del palacio.

Ebrard y Sheinbaum están tocados por el accidente de la Línea Dorada. El manejo de la investigación y sus resultados, podrían ser vitales para sumar o restar las aspiraciones de ambos. Aunque de cara al público, finjan mantener una “buena relación” por el bien de la 4T, ya hay una confrontación que electriza.

Ebrard está más cerca del “neoliberalismo” que el presidente tanto aborrece, y la jefa de gobierno de la CDMX, contiene en mayor medida, el espíritu de la transformación que inspira al primer mandatario.

Sin embargo, aquí viene otro detalle, Ebrard tiene un pie puesto en el esqueleto del Prd, y otro, en el velero que representa el Partido Verde que, puede ser el partido bisagra. Si Sheinbaum, resultará la candidata de Morena, no dudo que tanto Prd como el Verde, abran la puerta al ahora canciller para ser su abanderado. El canciller está convencido de que, debe ser el candidato a la presidencia, sea como sea. Su intervención a través de Mario Delgado, en las candidaturas en la CDMX y en el EDOMX, dieron un resultado adverso a Morena en la zona que, es la principal fuente de votos para un proceso electoral. Ebrard, podría entonces ser uno de los ganadores de la partición de la capital del país, y su zona metropolitana de cara al 24. ¿Será el fuego amigo al que se refiere el presidente?

El senador Manuel Velasco, también podría ser candidato del Verde, aunque dada la capacidad adaptativa de su partido, y de acuerdo a sus cálculos políticos, podría aceptar a Ebrard o sumarse a Morena.

Movimiento Ciudadano, por su parte, tiene en Enrique Alfaro y ahora en Samuel García, gobernador electo de Nuevo León, dos cartas utilizables. García quien es apoyado por la clase empresarial regia podría lanzarse con permiso de por medio para dividir el voto, y favorecer con ello, a Morena. No es secreto que García tiene el apoyo de López Obrador quien mantiene una asociación política con Dante Delgado, líder de ese partido.

En este escenario resulta muy probable que Pri y Pan, compitan por separado. Morena tendrá el apoyo del PT. El Verde puede acompañar a cualquiera de acuerdo con su conveniencia e incluso competir solo dada su calidad de cuarta fuerza electoral. Situación que resultaría inédita

El zombi del Prd, debe recurrir a un candidat@ externo o sumarse a Pri y Pan y seguir sumiéndose en la ignominia.

Movimiento Ciudadano es muy probable que compita en solitario, y pueda confirmarse como una opción, aunque el gobierno de Enrique Alfaro en Jalisco, hasta el momento, haya resultado un fiasco dado que, la inseguridad y el crimen organizado, se han apropiado de la entidad.

En sus marcas, listos, fuera.

De la libreta

° Preocupado está el Presidente por el resultado electoral de Morena en la CDMX y en el EDOMX. Parece que el discurso de confrontación del primer mandatario ya caló, en efecto, entre las clases medias. Creo que el primer mandatario se equivoca cuando se lanza contra este segmento. En su conjunto, las clases medias son “aspiracionistas” como cualquier ciudadano con ganas de escalar socialmente, pero no son, en su totalidad, “conservadoras”. Una fracción de esa clase media, también tiene una visión de carácter social, y esa fracción es la que votó por él hace tres años. Creo que ahora sí presidente, se está dando un tiro en el pie izquierdo.

@HectorHerreraAR

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas