.

viernes, 27 de noviembre de 2020

Farol de la calle...

 


Jesús Zambrano Grijalva

@Jesus_ZambranoG

Durante su participación en la Cumbre de Jefes de Estado del Grupo de los 20 (G20), el presidente Andrés Manuel López Obrador compartió ante sus homólogos la “receta mexicana” para enfrentar la crisis económica originada por la pandemia del Covid 19. 

Recomendó que el rescate de las economías debiese hacerse “de abajo hacia arriba”; es decir, supuestamente ayudando a los pobres y no instrumentando acciones gubernamentales cuya finalidad sea la de defender los empleos e ingresos de millones de familias mediante la inyección de fondos públicos a micro, medianas y pequeñas empresas o a instituciones financieras en quiebra o que se hayan visto seriamente afectadas.

Sin embargo, la receta del presidente de México ha demostrado su rotundo fracaso puesto que ha acabado por afectar no solo a empresarios de todo tamaño, sino especialmente a los sectores de la población más necesitados, a los que dice tener como prioridad. Según datos publicados el viernes pasado por el Coneval, ese postulado de “primero los pobres” contrasta con la realidad y con los resultados de los primeros dos años de gobierno de AMLO. 

De acuerdo con los datos de este organismo,  el porcentaje de personas que tienen un ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria aumentó de 35.7 a 44.5 por ciento entre el primero y el tercer trimestre de este año 2020.

Aunado a ello, en el tercer trimestre de 2019 la diferencia entre el 20% de la población con los ingresos más elevados y el 20% con los ingresos más bajos fue de “solo” 34 veces. En el tercer trimestre de este año, ese factor de desigualdad ascendió a 146 veces.

El Presidente ha dicho que la emergencia sanitaria le ha caído a México “como anillo al dedo”, frase que repitió, hace apenas unos días, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval. Y efectivamente, la pandemia será el pretexto perfecto para que AMLO no cumpla con su promesa: "en diciembre del próximo año —afirmó en su conferencia mañanera del 6 de noviembre de 2019— estará terminada la obra de (la) transformación”. Ese lapso, agregó aquella vez, era tiempo suficiente. “Dos años, éste y uno más; o sea, que ya en diciembre del próximo año (2020) ya está listo (…) Nada más falta un año, falta poco” para que se consumase la gran transformación que prometió en campaña.

Como señala el portal Infobae, México es la nación del G20 que menos recursos como porcentaje de su Producto Interno Bruto está destinando a medidas para afrontar la pandemia; según el FMI, mientras la cifra de muertos por la enfermedad COVID-19 superó esta semana los 100,000 y el número de casos ha superado el millón. Ello, la fallida estrategia gubernamental, ha incidido directamente en que el propio Banco de México pronostique la peor contracción de la economía en casi 90 años.

Además, la “brillante” estrategia obradorista fue exhibida a nivel global luego de que un estudio recientemente publicado por Bloomberg titulado “Ranking de Resiliencia al Covid” determinara que nuestro país es el peor lugar en el mundo para vivir con Coronavirus. En dicha publicación México aparece en el lugar 53 de 53 países analizados. Una vergüenza. Estamos, por mucho, por arriba del peor escenario estimado por el doctor -venido a abyecto propagandista de la “4T”- López Gatell.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas