.

lunes, 14 de septiembre de 2020

Concatenaciones / Tiempos mejores

Fernando Irala

No recuerda nadie vivo una circunstancia parecida a la que atravesamos en la víspera de las Fiestas Patrias.

Suspendido el desfile militar, el Grito de Independencia deberá llevarse a cabo sin la multitud que esa noche acostumbra llenar el Zócalo para vitorear a los héroes de la Independencia, y en todas las plazas públicas del país el vacío se repetirá.

Luego de dos siglos como nación soberana, estamos en un momento en que hay poco que celebrar.

Más bien hay motivos para el agobio y el desánimo. Más de setenta mil fallecidos por la epidemia de covid, varios millones de hombres y mujeres que han perdido su empleo, cientos de miles de pequeñas empresas quebradas, y la perspectiva de que el mal no cede y por el contrario, en México enfrentaremos la siguiente oleada de contagios sin que hayamos podido salir de la primera.

Tiempo de duelo, debería ser además momento para la recapitulación y el análisis. La tragedia sanitaria era inevitable, pero no es tan complicado ubicar qué se hizo bien y qué no, dónde hubo fallas y, dado que la pandemia se alarga y la crisis económica también, plantearnos qué debemos enderezar y hacerlo con premura.

Pero eso no ocurrirá. La respuesta gubernamental es que todo va de lo mejor en el mejor de los mundos posibles, y quien no lo vea así es neoliberal y conservador, socio o beneficiario de la mafia del poder, que debería pensar en irse de México.

Nuestro país por supuesto no se acabará, aunque sí terminará notablemente golpeado y lastimado luego de esta etapa oscura y lamentable.

Sin embargo, lo más sensato por todos los conceptos es guardar algún ánimo celebratorio, si lo hubiere, para mejores tiempos.

Porque siempre vendrán, como dice alguna canción, tiempos mejores.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas