.

miércoles, 5 de agosto de 2020

Transformación Educativa... Ojalá

Oscar Glenn
@OscarGlenn

Con el anuncio del Secretario de Educacion Pública, Esteban Moctezuma Barragán, que el ciclo escolar iniciará el próximo 24 de agosto, a distancia, con apoyo de cuatro televisoras para difundir los contenidos de los diferentes programas educativos de nivel básico, se ratifica lo incierto del momento de volver a las clases en las aulas, pues el semáforo de riesgo sanitario difícilmente tiene para cuando cambiar al color verde.

Muchas preguntas vienen después de este anuncio lleno de voluntad y esperanza, más que de certezas, pues en el ciclo escolar previo que se concluyó también en la modalidad a distancia, dejó la sensación que sería necesario un esfuerzo compensatorio al regresar a  las aulas, para generar el aprendizaje que no se consiguió y ahora habrá que continuar en un nuevo ciclo, con un modelo para el que muchos profesores y alumnos no estaban preparados.

Quienes en el mejor de los casos tuvieron acceso a computadoras, conexión a internet, o televisión y además apoyo de los padres en tiempo y recursos para guiarles en este proceso desconocido, algo habrán aprovechado, y quizá se hayan habilitado para seguir adelante, pero no se ha siquiera evaluado a detalle hasta donde se pudo aprovechar.

El otro sector de quienes sufrieron grandes limitaciones de recursos, que contra toda adversidad trataron de seguir adelante y al final del ciclo obtuvieron el pase al siguiente nivel educativo, nuevamente tendrán que ingeniárselas para tratar de continuar y no desertar en este intento, otros más quizá se darán por vencidos y tampoco se tiene hoy idea de cuántos y quienes son, o cómo hacer que no desistan.

El problema no será que administrativa o documentalmente se les asegure a los alumnos la continuidad; el verdadero reto a mi parecer será como crear una estrategia integral y poderosa que aproveche al máximo los recursos disponibles, sin afanes demagógicos ni populistas,  para poner realmente a todas las escuelas públicas en condiciones adecuadas para cumplir con sus objetivos, garantizar el derecho a la educación y recuperar el tiempo perdido.

Asimismo, con la atención central que está recibiendo el sector educativo y las carencias que está exhibiendo en medio de esta emergencia, más allá de una estrategia remedial, ¿estarán viendo  los secretarios de educación del país y de los estados la oportunidad y la responsabilidad que tienen para diseñar una transformación educativa que permita a estas generaciones aprovechar su potencial y participar en la solución de los retos de este mundo? Ojalá no regresáramos al punto donde nos quedamos en marzo.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas