.

martes, 28 de julio de 2020

Enfoque Global / 26 de julio en Cuba, el humanismo de la revolución frete al COVID-19

José Luis Ortiz Santillán

Este 26 de julio se celebró en Cuba el “Día de la Rebeldía Nacional”, el ataque al Cuartel Moncada en Santiago de Cuba que dio inicio a la revolución. Un grupo de jóvenes, al frente de Fidel Castro, asumió entonces la lucha para consumar la verdadera independencia de Cuba frente a los Estados Unidos, quien ocupó la isla desde 1898 e impuso gobiernos títeres como el de Fulgencio Batista para salvaguardar sus intereses durante décadas.

Este año, en medio de la pandemia internacional por el COVID-19, los cubanos festejaron el asalto al Cuarteles Moncada dando muestras en todo el mundo de los valores y el humanismo que la revolución cubana ha inculcado en todos sus hijos, al desplegar “ejércitos” de médicos en muchos países del planeta para hacer frente al Coronavirus y salvar vidas.

Desde México a Argentina, pasando por el Caribe; los países de Europa, África y Asia han recibido el apoyo de las brigadas médicas cubanas en la lucha contra el COVID-19. Por supuesto, otros países como Brasil, Ecuador y Bolivia han lamentado no poder contar con su apoyo y ver multiplicar las muertes por la pandemia, a falta de especialistas decididos a entregar sus vidas por salvar las de muchos hombres y mujeres afectados por el COVID-19.

Si en agosto de 2019 Cuba tenía 66 brigadas médica con 38 mil 262 integrantes, de ellos 18 mil 384 médico; hoy las cifras se han multiplicado debido a que el Ministerio de Salud ha informado que por la pandemia Cuba ha enviado 24 brigadas médicas a 22 países, los cuales han solicitado su cooperación, a pesar de los obstáculos que el gobierno de los Estados Unidos y los enemigos de la revolución han querido imponer a esa cooperación humanitaria.

Pero lamentablemente hacer frente a la pandemia del COVID-19 requiere más que el apoyo de las brigadas médicas cubanas. Es necesaria la cooperación de los esfuerzos de todos los países y la participación de todo el personal médico; lo cual implica que los gobiernos mejoren sus salarios y prestaciones, considerando los riegos de esta feroz lucha, donde nadie sabe cuando y donde puede caer.

No obstante, en el plano internacional hay una enorme contradicción; el deseo de superar el aislamiento social, el poner fin al confinamiento e iniciar la recuperación de las economías nacionales, está chocando con la realidad. Precisamente, el fantasma de la recesión mundial ha llevado a muchos gobiernos a poner fin al confinamiento en medio del inicio del verano en los países del norte, donde los jóvenes frenéticamente parecen olvidar los riesgos; pero donde lamentablemente, las consecuencias iniciales parecen ser desastrosas y muchos gobiernos están reconsiderando sus decisiones, llamando a la población a volver a recluirse en sus hogares, ante el aumento de casos y muertes.

Las cifras de la Agencia REUTERS son alarmantes, pues si bien el 28 de junio pasado el número de infectados por el COVID-19 en el planeta sumaba 10 millones 172 mil 430 personas y los decesos 503 mil 853, casi un mes después los casos han pasado a ser 16 millones 325 mil 220 y los muertos 651 mil 142 en este 26 de julio; es decir, un incremento de 60.5% de casos y de 29.2% en los decesos. Un ejemplo del avance implacable de la pandemia lo ofrecen los Estados Unidos, donde el 23 de junio pasado tenían 2 millones 377 mil 268 infectados y 122 mil 528 muertos, mientras que este 26 de julio las cifras señalaban la existencia de 4 millones 362 mil 755 casos, un incremento de 84%; en tanto que el número de muertos pasó a 149 mil 731, 22% más.

Pero eso no es todo, mientras en Europa la alarma aumenta por el incremento de casos, debido al desconfinamiento y la relajación de las medidas de distanciamiento social, América Latina se ha convertido en el continente más afectados por la pandemia. Luego del aumento de nuevos casos en Brasil, México, Perú, Colombia y Argentina, el continente ahora concentra más del 27% de los casos registrados en el planeta.

México que durante los primeros 5 meses del año estuvo alejado de los 15 países más afectados por la pandemia, a finales de junio escaló el octavo lugar entre los países con más casos y el quinto con más muertes. Lamentablemente hoy, México ocupa ya el sexto lugar entre los países con más casos, 385 mil 36, y el cuarto con más muertos por la pandemia, 43 mil 374 decesos, detrás del Reino Unido que totaliza 45 mil 752; de Brasil con sus 2 millones 419 mil 91 casos y sus 87 mil 4 muertos hasta ayer 26 de julio; así como de los Estados Unidos que encabeza todas las cifras récord.

La pregunta es ¿este será el momento para poner fin al distanciamiento social y al confinamiento?, cuando aumentan los temores en el mundo por el incremento de casos del COVID-19; cuando en Estados fronterizos de los Estados Unidos con México, España y Francia, entre otros, se observa una aceleración en el número de nuevos casos diarios, mientras otros países europeos endurecen las medidas de salud para frenar la propagación del virus, como la cuarentena impuesta por el Reino Unido a todos los viajeros que regresen de España.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas