.

lunes, 6 de julio de 2020

En las Nubes / Lo que se permitía antaño

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Acertado como siempre el maestro historiador don José Antonio Aspiros Villagómez amplía nuestro trabajo.

Estimado amigo: en tus Nubes de hoy mencionas de pasada al ex presidente Álvaro Obregón, lo cual me recordó que en uno de los muchos paseos a que me llevaba mi abuelito por Chimalistac durante mi infancia (años 40).

De entre toda la información que tengo archivada sobre ese personaje, rescato dos versiones sobre las cuales habría que investigar más:

Tiene razón cabal, aceptamos nosotros. Es cierto:

1.- Que el brazo no lo perdió en la batalla de Celaya contra los villistas, sino cerca de un pueblo llamado Santa Ana del Conde, cuando se iba a reunir con sus oficiales para planear una ofensiva.

Una granada explotó cerca de donde él se encontraba. (Casi como pasó en Nicaragua cuando el Comandante Cero dio una conferencia de prensa, y explotó una granada puesta por sus enemigos y fueron otras las víctimas, no él).

2.- Que cuando lo asesinaron en La Bombilla, fueron disparadas más balas de las que cabían en la recámara del arma de León Toral, e incluso recibió disparos en ambos lados del cuerpo.

Según esos datos, por órdenes militares no le hicieron la autopsia ni embalsamaron el cadáver, para eliminar tales evidencias. (Casi como las historias, ciertas o no, nunca se sabrá, sobre el asesinato de Luis Donaldo Colosio. ¿Hubo más de un tirador?).

Hay cosas que eran una práctica común en el pasado, pero que parecen casi increíbles hoy.
Nos sugiere la doctora homeópata y de muy buen humor, doña Rosa Chávez Cárdenas la mejor prueba casera para el bicho.

Ella lo denomina como El TEST DEL COVID.

“Todos los días a las 7 pm hazte la prueba para el COVID 19:

(Nosotros cambiaríamos a las 13 horas, por aquello de una a la una)
Abre una botella de tequila y si percibes su aroma, no estas contagiado.

 Posteriormente sírvelo en una copa y si lo puedes degustar definitivamente estas sano.
 Esta es información que cura. de varios doctores:

 José Cuervo, Herradura, Orendain, El Patrón, Sauza, Tres Generaciones. Casa Dragones, Don Julio.  Los que tienen el mejor aroma o bouquet”. O de wiski, para que, como yo –en primera persona—sigas tan campante.

O de Mezcal, aconsejaría don F, desde San Juan del Río, Querétaro.

Después de la broma

Nos referiremos a los más increíbles, como permitir el envío de niños por correo.

Enviar y recibir paquetes nos parece algo obvio ahora, pero en realidad fue una innovación que cambió la vida a principios del siglo XX.

Cuando se introdujo el paquete postal de la oficina de correos en enero de 1913, dio a millones de estadounidenses acceso a todo tipo de bienes y servicios que antes no tenían.

 Pero también tuvo una consecuencia inesperada y sorprendente: algunos padres intentaron enviar a sus hijos por correo.

Apenas unas semanas después de que comenzara Parcel Post, una pareja de Ohio envió a su bebé James de 8 meses a su abuela, que vivía a pocos kilómetros de distancia.

Baby James pesaba poco menos del límite de 11 libras en paquetes y su entrega costó a sus padres solo 15 centavos, más barato que un boleto de tren.
ç
La historia llegó a los titulares, y durante varios años, surgieron historias similares sobre niños que se pasaban por correo en áreas rurales, con sellos adheridos a sus ropas.

Según el Smithsonian, lo que podría parecer una negligencia para el lector moderno es en realidad una indicación de cuánto confiaban las comunidades rurales en el correo.

A principios del siglo XX, la cocaína no se consideraba una sustancia adictiva peligrosa, sino una medicina.                                                   

Fue utilizada como analgésico y anestésico, y también recreativamente para mejorar la salud y la vitalidad.                                              

La cocaína disfrutó de tal ola de popularidad a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX que sus efectos negativos se pasaron por alto en gran medida.

Todo comenzó con exploradores y colonos europeos en América del Sur que notaron la costumbre indígena de masticar hojas de coca.  

Los europeos adoptaron la costumbre, y se corrió la voz sobre la capacidad de las hojas de coca para evitar el agotamiento y la propagación del hambre a Europa.                                                                  
Los científicos del siglo XIX finalmente extrajeron cocaína pura de la planta, en forma de una sustancia cristalina blanca que era decenas a cientos de veces más poderosa que masticar una hoja de coca.

La moda de la cocaína pronto llegó a los Estados Unidos y fue respaldada por figuras prominentes, como el cirujano pionero William Stewart Halsted y Sigmund Freud.

 A medida que los casos de adicción devastadora y daños a la salud (incluidas las historias de vida de Halsted y Freud) comenzaron a relacionarse con el consumo de cocaína, la droga cayó en desgracia.
Finalmente fue ilegal y prohibida, en 1914.

Fumar se comercializó en gran medida tanto para mujeres como para médicos durante las décadas de 1940 y 1950.

 La recomendación común era que las mujeres embarazadas limitaran su hábito de fumar a 4 cigarrillos al día, pero ciertamente no dejarían de fumar por completo.

 Algunos médicos incluso alentaron a las mujeres a fumar durante el embarazo para "calmar sus nervios".
Se creía que la "histeria" y la "neurosis" eran más dañinas que el humo del cigarrillo.

Las marcas de cigarrillos incluso utilizaron el respaldo y las declaraciones de los médicos, como "los especialistas en garganta reconocidos concluyeron que ¡ningún caso de irritación de la garganta se debió a fumar cigarrillos!".

 Fue solo con la publicación del Informe del Cirujano General sobre el vínculo entre fumar y el cáncer de pulmón en 1964 que la opinión pública sobre fumar comenzó a cambiar gradualmente.
Sólo para que te enteres.

craveloygalindo@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas