.

lunes, 6 de julio de 2020

Concatenaciones / Incómoda visita

Fernando Irala

A media semana se encontrarán en Washington los mandatarios de México y Estados Unidos, en la nueva era del llamado TMEC; no obstante, no está definida la asistencia del Primer Ministro de Canadá, quien tiene sus reservas sobre la pertinencia de la reunión.

No sólo es él. En México muy diversas voces, no sólo los interesados en alguna bandera política, también diplomáticos eméritos, incluso algunas figuras cercanas al régimen, han manifestado diversos inconvenientes a la visita.

El más notorio es el momento político en Estados Unidos, a escasos cuatro meses de la elección presidencial.

El segundo es la evidencia de que precisamente por ello, el inquilino de la Casa Blanca quiere usar la presencia del mandatario mexicano para llevar agua a su molino; así lo hizo hace cuatro años cuando se autoinvitó a Los Pinos, y muchos situaron en esa entrevista el punto de despegue de su campaña para ganar la elección.

Entonces y ahora, ante la presión de Trump, a los presidentes de México no les queda mucho terreno para donde hacerse.

El asunto levanta polvaredas porque desde la campaña electoral y durante el cuatrienio del empresario estadounidense, México ha recibido agravios y amenazas cumplidas, como la de construir el muro fronterizo y pretender además que nuestro país lo pague, entre otros.

Para nuestro país, el riesgo es mayor ante la tendencia a la baja de la posible reelección de Trump, pues en caso de ocurrir una victoria demócrata el nuevo presidente no olvidará tan fácilmente la colaboración para con su adversario.

Así, la primera gira por el extranjero de López Obrador se ha vuelto muy incómoda.

Hasta el viaje en sí, pues la obstinación en trasladarse en vuelos comerciales, lo obligará a hacer escala y trasbordar para arribar a Washington, a usar cubreboca en los trayectos aéreos, y a hacerse una prueba de covid.

Aunque todas esas son las menores.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas