.

martes, 16 de junio de 2020

Nuestra vinculación estratégica con Europol

Fabián Medina
Jefe de Oficina del Secretario Marcelo Ebrard

Lo único que redimirá a la
humanidad es la cooperación.
Bertrand Russell

El tráfico ilícito de armas ha dado a la delincuencia organizada en México un alto poder de fuego con el cual ha extendido sus brazos a diversos tipos de crímenes: tráfico de drogas y ahora de medicamentos y equipo contra COVID-19, extorsión, estafas en línea, secuestros, robo de combustible y trata de personas, entre otros.

Por ello, en la estrategia que se ha propuesto articular la SRE con otras dependencias del Ejecutivo federal, por mandato del presidente López Obrador, era fundamental integrar un componente de inteligencia para detener, en primer lugar, el tráfico ilícito de armas como herramienta sustantiva de todos los demás delitos.

Dado que México, como miembro fundador de Interpol desde 1955, tiene acceso a sus bases de datos y cuenta con su presencia en nuestro país, decidimos concretar una alianza con la Agencia de la Unión Europea para la Cooperación Policial (Europol), proyecto que la administración anterior dejó de lado, para reforzar la capacidad de inteligencia de nuestras fuerzas de seguridad, al ser 30% de las armas aseguradas al crimen organizado en México de fabricación europea.

Así, en diciembre de 2019 empezamos negociaciones para adoptar un acuerdo de trabajo con Europol, en colaboración con la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC), y cerrar el círculo de colaboración con Interpol y EUA, punto de origen del 70% de las armas aseguradas en México.

En un tiempo récord menor de 6 meses cerramos estas negociaciones vía videoconferencia, con el decidido respaldo del secretario Ebrard y el apoyo de la Consultoría Jurídica, así como de nuestra representación en Países Bajos.

El pasado 10 de junio, el Consejo de Administración de Europol, su principal órgano de gobierno integrado por representantes de cada Estado miembro de la Unión Europea (UE) y de la Comisión Europea, mandató a su directora ejecutiva, Catherine de Bolle, a suscribir el acuerdo de trabajo con Alfonso Durazo, secretario de SSPC.

Así, dimos el gran paso que faltaba: tras cerrar un nuevo acuerdo con la UE y un TMEC fortalecido con América del Norte, el acuerdo con Europol permitirá asegurar que los flujos de comercio, servicios e inversión entre nuestras naciones contribuyan al bienestar de nuestras sociedades, con pleno resguardo de su seguridad. Sin duda, es un importante logro, cuya firma concretaremos en julio, para entrar inmediatamente en vigor e iniciar diversas actividades de cooperación.

En particular, permitirá al Gobierno de México combatir con inteligencia a la delincuencia organizada transnacional, mediante el intercambio de información de la huella balística y fichas rojas, al acceder en tiempo real a bases de datos de Europol y de sus 27 Estados miembros, además de 43 países asociados. Esto significará la colaboración con más de 230 entidades policiales enlazadas con 1,400 distintas autoridades mediante plataformas con la tecnología de encriptación más avanzada. Pero también dará acceso a una cooperación estratégica internacional ampliada a otros delitos graves del crimen organizado, al incluir el acuerdo 30 rubros de interés prioritario para ambas partes, en la coyuntura actual de preparación hacia un mundo post-COVID-19.

El alcance estratégico del acuerdo de trabajo entre México y Europol

Europol nace en 1995 tras fundarse la UE, pero solo hasta 2010 se convirtió en una agencia por decisión del Consejo de la UE, lo que le permitió aumentar su capacidad de interacción con los países miembros. Desde 2012, el Consejo de Administración de Europol consideró incluir a México, junto con Brasil, Georgia y Emiratos Árabes, a la lista de socios prioritarios para suscribir acuerdos, acción que concretó hasta 2014, tras avanzar en la protección de datos personales. Para 2017, se fortaleció la capacidad supranacional de Europol en la lucha contra el terrorismo, la criminalidad cibernética y otras formas graves de crimen organizado, con apoyo de las fuerzas policiales y judiciales de la UE y en coordinación con sus pares a nivel regional y global.

El acuerdo de trabajo adoptado es una herramienta estratégica de inteligencia que permitirá a la SSPC y Europol, como autoridades centrales, coordinar acciones con las diversas fuerzas del orden en México, tanto federales –incluida la Guardia Nacional– como estatales y municipales. Abarca el tráfico ilícito de armas, sus componentes, municiones y explosivos, así como datos del país de origen del fabricante, comprador y vendedor.

Pero también cubre el combate a otros delitos que coinciden con las prioridades de las autoridades mexicanas: narcotráfico; trata de personas; ciberdelincuencia; lavado de dinero; delitos medioambientales; tráfico ilícito de especies animales y vegetales protegidas; contaminación por buques; delitos contra la propiedad intelectual y falsificación de mercancías, de moneda y medios de pago; tráfico de documentos administrativos falsos; fraude y estafa; chantaje y extorsión; terrorismo; tráfico de vehículos robados, de órganos y tejidos humanos, de sustancias hormonales y otros factores de crecimiento; secuestro, retención ilegal y toma de rehenes; racismo y xenofobia; tráfico ilícito de bienes culturales y obras de arte; delitos financieros con información privilegiada y manipulación del mercado; corrupción; abuso y explotación sexual, incluido de menores.

En todos estos temas, el acuerdo contempla la capacitación de las fuerzas de seguridad mexicanas en la evolución de los delitos y en el uso de nuevas tecnologías: manejo de plataformas inteligentes de rastreo y de deep web. Asimismo, considera la protección de datos personales, conforme a la normativa vigente en México y los compromisos que asumimos al suscribir la Convención del Consejo de Europa en la materia.

El acuerdo también ofrece la oportunidad a la SSPC de asignar a un oficial de enlace al equipo de Europol en La Haya, donde trabajará de manera confidencial y directa con más de mil funcionarios –de aduanas y otros servicios de seguridad y orden público– de países miembros de la UE, junto a otros 260 oficiales de países como Australia, Canadá, Colombia, EUA (FBI, DEA, ATF, USPIS, CBP), Noruega, Suiza y Turquía. Dichos enlaces son sujetos a un examen de confiabilidad y a estrictas reglas de seguridad y confidencialidad.

En suma, Europol se perfila como un aliado estratégico de México para determinar la magnitud de los flujos, canales y rutas del tráfico ilícito de armas hacia nuestro país, con mecanismos de rastreo eficaces y oportunos que complementará nuestra colaboración con los principales países europeos exportadores de armas. Al incrementar su trazabilidad, esta nueva alianza reforzará también el combate a los diversos crímenes que se realizan con ellas, y a la violencia, terror y muerte que generan.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas