.

lunes, 22 de junio de 2020

Enfoque Global / Irma Eréndira Sandoval, integridad a toda prueba frente a las intrigas


José Luis Ortiz Santillán

Las recientes acusaciones insensatas y sin sentido de Carlos Loret de Mola contra la integridad de la Secretaria de la Función Pública, Dra. Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, muestran que el camino de la transformación de México no está exento de peligros y estará plagado de intrigas, de acusaciones sin sustento, de mentiras y de intentos de manipulación del pueblo, de la opinión pública nacional e internacional; plagado de campañas negras como en las elecciones del pasado, de desprestigio en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador y su gabinete.

El 2 de julio de 2018 inicio un cambio en el rumbo de México, la marcha hacia la gobernabilidad democrática y participativa, la cual marcó el fin del neoliberalismo en la política económica seguida durante más de tres décadas. Pero, pese a que los partidos tradicionales perdieron el poder y su hegemonía en el Congreso de la Unión, ni sus dirigentes ni sus seguidores claudicaron en su empeño para mantener sus privilegios y volver a gobernar; de aquí que, las manifestaciones en contra del presidente y las discusiones en los medios, revelen en nivel de la lucha de clases en nuestro país.

El artículo tendencioso publicado por Carlos Loret de Mola y sus cuestionamientos al origen y monto del patrimonio de la Secretaria de la Función Pública y su esposo, el Dr. John Ackerman, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y analista en diferentes medios de comunicación como Russia Today y El Financiero, rayan en lo absurdo y la ignorancia de alguien que desde TELEVISA se situó como un periodista creíble en un sector de la población; debido a que hoy los sistemas de nómina y declaración patrimonial están al alcance del público en general para su consulta y el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), se ha convertido en un medio para acceder a cualquier tipo de información de las instituciones, organismos y empresas productivas del Estado.
A qué funcionario realmente comprometido con la lucha del pueblo por transformar las estructuras económicas y sociales del país, miembro del gabinete del presidente de México, se le ocurriría falsificar su declaración patrimonial y poner en riesgo su reputación y la credibilidad del gobierno, del proyecto de transformación de México; hacer el ridículo frente a la sociedad.

Es probable que aún haya en las filas del gobierno federal algunas personas que no han entendido la nueva ética pública y las líneas de acción del gobierno del presidente López Obrador, que añoren las extravagancias del poder, los salarios exorbitantes, las prebendas de los puestos públicos, los viajes al extranjero a cuenta del erario público y la pantomima de traer camioneta blindada y guardaespaldas corriendo tras de ellos y sus familias. Eso es probable, pero no es el caso de la Dra. Irma Eréndira Sandoval, quien viene de un hogar de luchadores sociales de Guerrero, de personas formadas en las luchas de nuestro país, en los años en que el Partido Comunista Mexicano (PCM) estaba proscrito y los militantes de la izquierda perseguidos.

En el artículo de Loret de Mola, es absurdo cuestionar el valor actual de las propiedades adquiridas hace 15 ó 20 años atrás y registradas en las declaraciones patrimoniales de los funcionarios públicos. La declaración patrimonial y de interés que todo servidor público debe presentar hoy, recoge el valor de los bienes en el momento en que fueron adquiridos, no su valor actual; si después de años los bienes se han revaluado, sí la plusvalía de casas y terrenos adquiridos ha aumentado, en hora buena; siempre y cuando sean producto del trabajo horrado y no fruto de actos de corrupción, de tráfico de influencias y abusos del poder.

Lo cierto de toda esta discusión, de los cuestionamientos a la Dra. Sandoval, a otros miembros del gabinete, al propio presidente, de las manifestaciones en contra de su gobierno, es que si bien las formas de la lucha de clases han cambiado, ésta está presente en México hoy y quienes perdieron el poder no lo cederán fácilmente, defenderán sus ideas y obstruirán las políticas del gobierno federal, las decisiones de los secretarios, subsecretarios, directores generales y directores, para exhibirlos y calificarlos de ineptos, para desacreditarlos frente a los ciudadanos.

Precisamente, de este tamaño es el reto que enfrentan quienes hoy gobiernan, lo cual deberá hacerlos mejores mujeres y hombres, coinvertirlos en ejemplo frente a la sociedad. No hay otra forma de construir una sociedad más justa, más democrática y transparente que con el ejemplo de lo que se debe hacer, sancionando a quienes trasgreden las reglas y se separan del proyecto de nación que apoyó la mayoría de los mexicanos en 2018; sobre lo cual, no me cabe la menor duda que la Secretaria de la Función Pública tiene conciencia y pagará con creces la confianza depositada en ella por el presidente y el pueblo, los que nunca tuvieron voz, los humildes y pobres de México, al que se debe este gobierno.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas