.

miércoles, 24 de junio de 2020

Enfoque Global / Desconfinamiento multiplica casos de COVID-19 en el mundo

José Luis Ortiz Santillán

Con más de 9 millones 118 mil 324 casos en el mundo y 473 mil 185 decesos por la pandemia del COVID-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha declarado alarmada por la cantidad de nuevos casos que se han multiplicado en el mundo. En medio del regreso a la nueva normalidad y el caso omiso a los protocolos establecidos en los diferentes países para hacer frente al COVID-19, la OMS ha manifestado este lunes su preocupación por el ascenso de nuevos casos registrados el domingo pasado; lo cual ha hecho que lance un SOS al considerar que la propagación de la pandemia se está acelerando.

Lo absurdo y la ignorancia parece haberse apoderado del planeta frente al confinamiento de millones de seres humanos durante semanas. Ahora estamos viendo reaccionar a los gobiernos de los diferentes países como si la pandemia de coronavirus hubiera terminado, más preocupados por reactivar sus economías que por preservar la vida de sus ciudadanos, frente a las presiones de la oposición y los cuestionamientos sobre la forma en que han hecho frente a la pandemia.

Este lunes, la OMS fue contundente al precisar que los contagios se están acelerando, luego que advirtiera de un nuevo récord de casos en todo el mundo, los cuales habían llegado el fin de semana a 183 mil 20 personas infectadas en sólo 24 horas, 2 mil más que el récord anterior del 18 de junio. El viernes pasado, el Director General de la OMS, Tedros Adhanom, había dicho que la humanidad estaba entrando a una nueva y peligrosa fase, al iniciarse la desconfinación de los ciudadanos en muchos países; incluso, al abrir sus fronteras y propiciar la vuelta a la normalidad en medio de la pandemia.

La OMS ha señalado que dos tercios de los nuevos casos se encuentran en la América. Los países de América parecen convertirse ahora en el epicentro de la pandemia, en buena medida porque en los Estados Unidos su presidente se siente inmune al COVID-19, ha desatendido todas las medidas aconsejadas por la OMS de la cual ha sacado a su país y sus fanáticos seguidores creen estar cobijados con su inmunidad; mientras que el presidente brasileño, Yair Bolsonaro, sigue los mismos pasos en América del Sur, ahora bajo los efectos del invierno.

Brasil se ha convertido en el segundo país con más casos, 1 millón 90 mil 349, y muertos, 50 mil 737, detrás de los Estados Unidos que acumulan ya 2 millones 377 mil 268 casos y 122 mil 528 muertos. De tal manera que, ahora el planeta parece estar dividido en dos, aquellos países que siguen luchando por contener la pandemia y donde los casos diarios, las hospitalizaciones y muertes tienden a disminuir en comparación con los registros de abril a mayo, y aquellos países donde los casos y las muertes van en aumento a la par del proceso de desconfinamiento.

Los medios recogen la evolución del COVID-19 en el mundo y presentan hoy a América Latina como la región más afectada por la pandemia en el mundo. Si bien se suponía que la reacción de los gobiernos en América Latina permitiría enfrentar exitosamente la pandemia y reducir los contagios, hoy el COVID-19 está causando estragos y aumentando el número de pobres en muchos países del subcontinente americano; no sólo se trata de Bolsonaro y su desprecio por la vida en Brasil, sino de los efectos del invierno que están afectan a países como Perú, Chile, Ecuador y Argentina.

En esta semana que concluyó, mientras que Brasil rompía el récord de 35 mil nuevos pacientes infectados en un día, los datos en Perú, con apenas una población de 32 millones, lo situaban como el segundo país de América Latina con más casos después de Brasil, al contabilizar 257 mil 447 y 8 mil 223 muertes, seguido por Chile con 246 mil 963 casos y 4 mil 502 decesos; en tanto que México llegaba a 180 mil 545 casos y 21 mil 825 muertos; Colombia a 68 mil 652 casos y 2 mil 237 perdidas humanas por el COVID-19; seguido este país por Ecuador, donde hay 50 mil 915 casos registrados oficialmente y 4 mil 246 muertes, pero donde se dice extraoficialmente que los fallecimientos superan ya  20 mil; de tal forma que es irrefutable la rápida propagación del virus.

En el caso de nuestro país, desde principios de junio no ha parado el número de muertos e infecciones. Por ahora, en México se producen poco más de 4 mil casos nuevos por día; sin embargo, en los Estados donde hay una mayor concentración de la población como la ciudad de México, el Estado de México y Nuevo León, los espacios en los hospitales han comenzado a escasear; por lo cual, un regreso total a las actividades productivas, escolares y públicas debería ser detenidamente estudiado, para evitar una catástrofe sanitaria.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas