.

lunes, 29 de junio de 2020

Comentando / El INE representa a ciudadanos, no al gobierno ni a partidos

* Los mexicanos debemos defender al INE para evitar caiga en manos de López

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com 

A los mexicanos nos quedan 2 bastiones –que defenderemos férreamente- para evitar que Andrés Manuel López Obrador consuma su pretensión de imponer la dictadura, preservando la democracia que hemos luchado por mantener como nación de libertades (él es muestra de ello), republicana y civilizada.

Nuestras fortalezas liberales son el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) a quienes el Peje tiene en la mira y pretende aniquilar para saciar su enfermedad de controlar TODO, absolutamente todo, imponiendo la tiranía, que viene construyendo desde el 1 de diciembre de 2018, cuando en el acto republicano más solemne de la democracia protestó “cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes que de ella emanen”… dándole legitimidad que en las urnas ganó y lo tiene en Palacio Nacional.

Sin embargo, desde sus periplos campañeros durante 18 años maquinó, urdió, tramó cómo vengarse, joder  al país, según sus tendencias comunistoides (pese a haber militado en el PRI) y su enfermiza paranoia por amasar poder, dinero y control.

No es casual, sino causal, que a lo largo de sus intentos por ganar la Presidencia de México haya planeado denostar, increpar, insultar a los ricos, clase medieros y adoptar la bandera de la marginación para investirse como el paladín de los “jodidos”, al pregonar siempre “primero los pobres”.

Esto le dio valor agregado a sus malas intenciones. Aprovechó el hartazgo popular contra los gobiernos priistas y panistas, para dejar al PRD (porque no era el centro de las acciones… sino uno más de las tribus que dominaron ese muégano amarillo) y construir un negocio familiar que denominó Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en donde es patrón, mesías, líder, propietario, jefe, ídolo, etc. Desde ahí fraguó cómo “convencer” a los ingenuos de ser la opción para llegar al poder y acabar con los grupos neoliberales, fifís, “delincuentes de cuello blanco”, “mafia del poder” que dominaron durante 88 años (PRI 76, PAN 12) los destinos del país.

Tonto, no es. Maquiavélico, absolutamente; maquinador, desde luego, manipulador, su especialidad. Democrático, negado; tirano, siempre. Independiente, nunca, ha estado a la sombra de sus ídolos dictadores, Fidel y Raúl Castro, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Evo Morales, Daniel Ortega, de quienes ha mamado su interpretado comunismo, que con “sus datos” quiere llevarnos a la dictadura chavista/madurista; castrista, orteguista. Por eso le estorban el INE y el TEPJF contra quienes trae una campaña (bottista, chairista) al grado del insulto, la denostación y el menosprecio.

Pero ante los vergonzosos, desastrosos, lastimeros resultados de su gobierno fallido –apenas 18 meses-, Transformación de 4ª, la gente ya no lo respeta, lo detesta, lo increpa. Ya aprendimos los mexicanos que su actitud beligerante, agresiva, soez, mentirosa y acciones buscan enfrentar a los mexicanos entre sí.

Quiere asirse a algo (yo tengo otros datos), culpar a los gobiernos pasados de su incapacidad para gobernar. Manipula a través de redes sociales (botts, amlovers, chairos, pejesombies, ninis, etc.) para justificar sus carencias. Ya no hay credibilidad, confianza, apoyo –incluso de millones de los que votaron por él en 2018- como reacción arremete contra todo y todos quienes impedimos su sueño ideal: la dictadura.

Hoy toca el turno (de agredir) al INE y al TEPJF. Lleva dos semanas exhibiendo, desde su púlpito mañanero, lo que para él representa el Instituto Nacional Electoral (el mismo que organizó, arbitró, desarrolló, cuidó, contó, legitimó y aprobó su triunfo en la contienda presidencial de 2018 que lo tiene en Palacio Nacional). Calificado legal constitucionalmente por el  Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. No podía ser de otra forma, pues más de 30 millones de votos le dieron el triunfo en un proceso democrático incuestionable, que no se judicializó. Fue limpio y transparente.

Desde la administración del país (no gobierna porque no sabe/no puede) presiente que el poder se le va de las manos y que en 2021 será derrotado en las urnas para perder la mayoría en la Cámara de Diputados y no ganar más de 3 gubernaturas de las 15 en juego. A un año de distancia (julio de 2021) ya justifica su intervención, injerencia y manipulación de la jornada electoral, enfrentando a sus chairos contra el INE y el Tribunal Electoral, a través de sus operadores en redes sociales con acusaciones –sin pruebas- para influir en la animadversión ciudadana contra ambas instituciones.
El conflictivo mayor de la T4a, desde su maniqueo mañanero de Palacio Nacional acusó, vituperó al INE “éste, es el ejemplo más claro de que no hicieron nada, lo crearon para simular (acusó); que se hiciera de la vista gorda. El INE es un aparto carísimo, el más caro del mundo para organizar elecciones”.

Con ira, odio y rencor, su ADN, el Peje siguió “el Instituto NUNCA garantizó elecciones libres y limpias en el país”. Injurias, mientes, Andrés Manuel, a lo largo de mi vida ciudadana he acudido a votar libre y cívicamente depositar mi voto por quien juzgo es la mejor opción para gobernarnos. No hables por mí. No tienes derecho de acusar –como siempre, sin pruebas- de turbia o negación del  voto sólo porque no ganaste 2 procesos presidenciales, te ganaron legalmente Felipe Calderón (PAN) y Enrique Peña (PRI) porque los sufragios a tu favor no fueron suficientes. Haz sido mal perdedor
El torpe, sin medir sus palabras, alharaqueó, presumió, blasfemó “en 2018 mi triunfo fue posible sólo porque fue una ola, lo que dificultó que esta institución (INE) pudiera realizar fraude… Pero las elecciones anteriores lo permitió el Instituto Nacional Electoral”, escupió.

Insensato. Como ganó, incuestionablemente, no aplicó su muletilla de 2006 “voto por voto, casilla por casilla” Para él 2018 fue elección democrática ¡porque ganó! Pero las de 2006 y 2012 fueron fraudulentas ¡porque perdió! Ha sido mal perdedor.

En un alarde de soberbia, egocentrismo, dislate, López Obrador, como poseído, blasfemó “más allá  de las funciones del INE, el Presidente ¿cuál? se mantendrá como “guardián” para que no se pueda dar un fraude en las elecciones del próximo año”.

Con esta declaración Andrés Manuel, está justificando –un año antes- inmiscuirse en un proceso ciudadano, manipulando para imponer su voluntad.

El tipo, en vez de atender los problemas urgentes del país, consecuencias y recuperación social después del COVID 19, ya opera desde Palacio Nacional el proceso electoral intermedio, sin ser autoridad, además que las leyes le prohíben, por ser funcionario público, ser juez y parte de una elección para la cual existen las instancias constitucionales, aunque le estorben.

Andrés, ¿quién te nombró, autorizó o pidió ser “guardián” de la jornada comicial de 2021? Esa no es tu función, el cargo que representas limita esa facultad. Eres ciudadano, sólo con voto, no con voz para participar en la preparación, organización, vigilancia, desarrollo, conteo y calificación de la misma. El tuyo, será un voto más, sólo eso. Por el contenido de tus palabras, en mala leche, estás azuzando a tus seguidores atacar al INE y al TEPJF.

Desde ahora maquinas una elección de Estado. El Ejecutivo Federal está manipulando un proceso ciudadano y con tu lengua viperina, un día sí y otro también, cuestionas, acusas y vituperas al órgano legal que organiza el proceso.

Con tu actitud en el más estricto sentido del derecho vienes cometiendo “bullying” contra el INE y el TEPJF. Permítaseme usar el término (aunque éste se aplica para acosar a algún alumno) para hacer símil y acusar a López Obrador de acoso a ambas instancias, pues su agresión es un comportamiento violento e intimidatorio de manera verbal, psicológica y social, con maltratos continuos aplicados intencionalmente, con el propósito de agredir, generar inestabilidad y entorpecer el desenvolvimiento de los árbitros electorales.

El acosador escolar recibe como sanción, prisión de tres meses a dos años o multa pecuniaria. En el caso del Peje, ¿cuál sería el castigo?… debe haberlo por ser quién protestó cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes que de ella emanen. Está más obligado a acatarlo, de lo contrario estaría cometiendo desacato.

Por obvias razones el Presidente Consejero del INE, Lorenzo Córdova, tenía que responder a las locuaces palabras del mesías de Morena.

“México, dijo en sus redes sociales, ya tiene un guardián de las elecciones, un organismo autónomo que es garante de nuestra democracia. Vigila y vigilará que todos los funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno y los partidos políticos se apeguen a la Constitución, a las reglas del juego democrático ahora y durante el proceso electoral 2020-2021”.

Con sensatez reviró “quiero pensar que López Obrador pretende colocarse por encima de la Constitución. Su llamado debe ser a los funcionarios que tienen el manejo de dinero público de los Programas Sociales, para que no incidan en las elecciones de julio de 2021”.

Por su parte el Consejero, Ciro Murayama, replicó al inquilino de Palacio Nacional, mostrando dos preceptos de la Carta Magna que limitan facultades de los burócratas, trátese de quien se trate: Articulo 41.- las elecciones las realiza el INE autónomo.

Artículo 134.- los gobernantes (López Obrador lo es) deben abstenerse de influir (el Peje lo  hace) en los comicios.

Murayama, espetó “el INE no es parte de la oposición, no se alinea con el gobierno;  es independiente y autónomo”.

¿Entiendes esto Andrés Manuel, o te lo explico con peras y manzanas, como a un tar..o?

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Latitud Megalópolis (LM).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas