.

martes, 19 de mayo de 2020

Enfoque Global / Asamblea Virtual de la OMS sobre COVID-19

José Luis Ortiz Santillán

Las discrepancias se multiplican en el mundo sobre cómo encarar la guerra contra el COVID-19 y las medidas que los países deben adoptar para enfrentar la crisis sanitaria mundial. En una Asamblea General Virtual de dos días, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reunió a sus 194 miembros que participan en la gestión del tema de la salud mundial en el organismo multilateral, a fin de debatir la evolución de la pandemia del COVID-19, la cual ha arrebatado ya la vida a más de 318 mil 343 personas en todo el mundo e infectado a más de 4 millones 808 mil 355 hasta este lunes 18 de mayo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en medio de la crisis de Covid-19, se está esforzando por evitar las controversias y buscar la cooperación de todos los países. Sin embargo, le esta costando mucho atenuar las criticas abiertas de los Estados Unidos y los cuestionamientos por el tema de Taiwán, que sigue reclamando un puesto de observador en la OMS, una demanda impensable para China que se opone a ello.

Por ahora, en una primera sesión virtual de la Asamblea General de la ONU, que concluirá este martes, los 194 países que dirigen el tema de salud en la ONU, se disponen a debatir sobre la situación de salud mundial, afectada por la incursión del COVID-19, que ha llevado a millones de seres humanos a refugiarse en sus casas y a la mayoría de las economías a la recesión, multiplicando el número de pobres en el mundo.

Casi 5 millones de personas infectadas y más de 300 mil muertes por el COVID-19; de ellas 91 mil 320 en los Estados Unidos, 34 mil 796 en el Reino Unido, más de 32 mil en Italia, 28 mil 108 en Francia, 27 mil 709 en España, 16 mil 370 en Brasil, contra 5 mil 117 en México; sin duda, esas cifras no son del agrado del Secretario General de la ONU, el portugués Antonio Guterres.

Es por esta razón que, en la apertura de los debates virtuales de la 73ª Asamblea Mundial de la Salud, el Secretario General de las Naciones Unidas criticó a los países por ignorar las recomendaciones de la OMS para responder a la pandemia, precisando que el mundo estaba pagando hoy un precio muy alto por la aplicación de estrategias divergentes, las cuales a veces son contradictorias, a los resultados que se busca obtener.

Después de la llegada del presidente Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, conflicto tras conflicto han detenido el crecimiento de la economía mundial y el desarrollo del planeta. Primero fue su declaración del fin del libre comercio, luego su salida de los Acuerdos de Paris sobre el calentamiento global y sobre las migraciones en el mundo; posteriormente sacó a su país de los acuerdos nucleares con Irán y de la no proliferación de las armas nucleares con Rusia, para desatar posteriormente una guerra comercial absurda contra China y paralizar el comercio; ahora, en medio de la pandemia del COVID-19, ha alimentado las tensiones de los Estados Unidos con China y con la OMS

Donald Trump ha calificado a la OMS de ser un organismo internacional prochino. Al presidente estadounidense no le ha gustado que OMS replicara medidas y criterios para enfrentar el COVID-19 utilizados en el país donde surgió el brote del nuevo Coronavirus, por lo cual, el presidente Trump decidió en abril pasado suspender la contribución de su país al organismo de las Naciones Unidas y ahora hace campaña para que Taiwán vuelva a ser observador en la OMS, argumentando la excelente gestión de la crisis del COVID-19, algo sobre lo cual no ha aprendido, pues los Estados Unidos se han vuelto el mayor cementerio del planeta; en tanto, sigue acusando a China de ocultar información, lo cual ha hecho que el propio presidente chino, Xi Jinping, se declare partidario de una investigación sobre el tema.

En medio del enfrentamiento entre Beijing y Washington, la Unión Europea trata de mediar para salir adelante en esta amenaza a la salud mundial. Se espera que los países adopten una resolución presentada por los europeos, donde se propone examinar las medidas tomadas por la OMS para detener la pandemia; exhortando a la OMS su colaboración con la Organización Mundial de Sanidad Animal, así como la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), con el propósito de identificar la fuente del virus y determinar cómo pasó a los seres humanos; no sin antes exhortar a los países para que faciliten el acceso a todos los productos para responder a la pandemia.

Sin duda alguna, en la coyuntura planetaria actual, más que disputas y querellas entre países, es preciso intensificar la colaboración internacional, en todas sus formas, para detener la pandemia, dejar a un lado las causas que nos dividen y hacer de lo que nos une, el eje principal de la acción de la raza humana frente al COVID-19. No quisiera imaginarme, bajo la ficción, cuál sería la reacción de todos los países y sus gobernantes, si hoy estuviéramos bajo una amenaza extraterrestre real.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas