.

miércoles, 15 de abril de 2020

En las Nubes / La energía vital, fuente de vida

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Un abrazo con An-gel-ical amistad y Susana distancia a don Gustavo Rentería Villa. Hoy acumula un año más de inteligencia y vida. A su esposa Marixel y a sus dos hijos, también.

 En la contingencia por el Coronavirus nos dimos cuenta de lo verdaderamente importante, si te invadió el miedo.

Deja de limpiar el exterior, enfócate y limpia tu casa interior, desecha el sufrimiento, recicla los buenos sentimientos, sana tus heridas, perdona, suelta los apegos del consumismo, agradece y vive el presente.

 En esta gran lección tan dolorosa nos acompaña Mario Benedetti:

“Somos sobrevivientes de un naufragio colectivo, nos sentiremos dichosos solo por estar vivos y le daremos un abrazo al primer desconocido”.

Confía en la fuerza interior, comparte tu energía renovada, la buena actitud se contagia, nos comenta la homeópata Rosa Chávez Cárdenas.

Y añade después de una cortesía, su costumbre:

“Buenos días.

En plena semana de pascua, tan diferente a lo que hemos vivido otros años. Hay que tomar conciencia de lo que tenemos que aprender y de quién tenemos que cuidarnos, un enemigo invisible o los poderosos al acecho.

 Preocupada por la crisis económica que viene, la desesperación de muchos, no sabemos lo que sigue. Me angustia.

En este momento nuestro valor es la Fuerza vital.

Un abrazo en donde quiera que se encuentren, la energía de la que hablo con solo desearlo y recibirla llega y se conecta. Rosa”.

Y agrega que inmersos en la incertidumbre, el miedo, el dolor de las pérdidas por la Corona crisis, en el aquí y ahora concebimos lo vulnerable que somos los seres humanos.

En el opuesto se encuentran los que se sienten invencibles, los sedientos de ambición, de poder.
Los pocos que dirigen el destino del mundo, abusan de los que luchan por la sobrevivencia.

Inmersos en el caos, volteamos la mirada, la poesía invita a soñar y la energía vital, son la luz de la esperanza.

 Albert Camus, escritor francés, Premio Nobel (1957) publicó una colección de ensayos influenciado por la guerra que había vivido, y en vez de llorar y resignarse a la muerte del espíritu, luchó por la supervivencia de la esperanza.

Esa virtud que nos hace encontrarle sentido a la vida y a la propia existencia cuando nuestro mundo ha sido devastado.

En el Verano Invencible, invita a reflexionar:

 “En medio del odio descubrí que había, dentro de mí, un amor invencible.

En medio de las lágrimas descubrí que había, dentro de mí, una sonrisa invencible.

En medio del caos descubrí que había, dentro de mí, una calma invencible. Me di cuenta a pesar de todo eso... en medio del invierno descubrí que había, dentro de mí, un verano invencible. Y eso me hace feliz.

 Porque no importa lo duro que el mundo empuja contra mí; en mi interior hay algo más fuerte, algo mejor, que empuja de vuelta.

 Esa energía de vida que lucha por la sobrevivencia, y se defiende de los invasores”.

Nos dimos a la tarea de buscar sinónimos.

 La energía, según la física, no se pierde, ni se destruye; se transforma.

 El aura, está formada de luz y calor, es la expresión visible de energía que forma parte de los seres vivos.

El Prana, para los hindúes, es la energía de la que está compuesta el universo, la fuerza creadora.

En Japón y China, Ki, Qi. Energía, presencia, voluntad, salud, mente, respiración. circula por canales energéticos o meridianos y el yin y el yang son los opuestos complementarios.

El Qi se encuentra en todos los objetos hasta las piedras.

Los chacras, son centros de energía que giran continuamente, por su centro fluye la energía vital una vez dividida en siete corrientes.

El Tao, es el camino, para la filosofía china.

La Fuerza Vital en Homeopatía, la energía que da vida y equilibra los sistemas: mental, físico, emocional.

En Psicoanálisis, libido y Eros, en otras filosofías: término del griego que se utiliza como una fuerza que denomina las pulsiones de vida (en contraparte a las pulsiones de muerte, Thanatos).

La Vibra positiva en la práctica esotérica, esa que envía y transmite buenos deseos.

El sistema nervioso funciona a base de energía, la tarea es saber aprovecharla, alimentarla y cultivarla como como fuente de vida.

Es necesario, observar dentro, para desarrollar la percepción y la sabiduría de la intuición.

La energía interior, se estimula, vibra, se potencia cuando miramos dentro, en silencio.

El pensamiento racional, sin el sentimiento, es un obstáculo para el desarrollo de esa fuerza invisible, tan poderosa.

Relajados en la meditación, el cuerpo físico, mental y emocional se equilibra, es capaz de sanar enfermedades, volver al equilibrio y liberar de emociones reprimidas.

El amor, la música, el buen humor, el optimismo, el arte en todas sus manifestaciones, son potenciadores de la fuerza interior y se aplican en cualquier actividad, concluye doña Rosa Chávez Cárdenas.

craveloygalindo@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas