.

lunes, 20 de abril de 2020

Economía y Política / Confianza social en la gestión obradorista de la pandemia

Miguel Ángel Ferrer

Es muy grande, sin duda, la preocupación social que ha generado en México la pandemia en curso. Pero es evidente que esa preocupación social empata con los actos de la población para prevenir los contagios. Ambos fenómenos (preocupación y acción) han ido creciendo, paralelamente, al paso de los días y las semanas.

El temor al contagio ha llevado a la población a seguir, con buena disposición, las indicaciones de las autoridades sanitarias: permanencia en casa, más y mejor higiene, uso de cubrebocas, distanciamiento físico y mayor racionalidad en las salidas de casa.

Estos hechos son reveladores de que es muy alta y obviamente mayoritaria la confianza de la sociedad en la gestión gubernamental de la pandemia. Y esto es así pese a las abrumadoras campañas mediáticas contra el obradorismo por cuenta de la derecha empresarial y pripanista desplazada del poder: noticias falsas, exageraciones, opiniones malévolas y chismes que buscan crear, en actitud perversa, contraproducentemente y hasta suicida, un clima de terror social que tienda a minar el respaldo popular del obradorismo.

Esa confianza social en la gestión obradorista tiene una sólida base objetiva y subjetiva. Esta última se manifiesta en la evidente serenidad y aplomo del Presidente en estos tiempos tan difíciles.

También abona a ese factor subjetivo la conciencia de que la crisis sanitaria está siendo manejada con criterios estrictamente científicos y por especialistas altamente calificados. Y también acrecienta esa base subjetiva la política de comunicación del obradorismo en la delicada materia: oportunidad, transparencia, claridad, mesura y continuidad.

Por cuanto a los factores objetivos es claro que el panorama no es catastrófico, aunque así quiera presentarlo la derecha. México ha hecho, pero de manera más oportuna, lo que han realizado los países que ya han conseguido atemperar contagios y fallecimientos, como, por ejemplo, China, Corea del Sur, Cuba y Venezuela.

Este panorama alentador es igualmente fruto de que, a diferencia de los gobiernos de EU, Italia y España, López Obrador logró vencer las duras y vociferantes resistencias de los empresarios a la suspensión de las actividades productivas no esenciales.

México aún deberá enfrentar la parte más difícil de la pandemia. Pero los datos duros revelan que el camino seguido hasta ahora por el obradorismo conseguirá reducir al mínimo posible el número de contagios y fallecimientos.

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com
mentorferrer@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas