.

jueves, 2 de abril de 2020

Despegues y Aterrizajes / Susto para el MRO de Mexicana

Rosario Avilés

La semana pasada, la Secretaría de Hacienda revocó de forma sorpresiva el permiso de los almacenes fiscalizados de Mexicana de Aviación, que ahora forma parte del MRO, empresa que, como se sabe, es el único patrimonio que poseen los extrabajadores de la empresa y que servirá para que -una vez vendida- puedan resarcir, aunque sea en una pequeña medida, los quebrantos del que fueron víctimas.
Aun cuando inmediatamente se movilizaron los sindicatos y los empleados de confianza para solicitar que se anule la revocación, lo que obtuvieron fue una prórroga de cuatro meses, al término de los cuales se revisará si se les vuelve a otorgar la concesión o no.

Desde hace muchos años, el hoy presidente López Obrador se sumó a la causa de los 8,650 trabajadores que quedaron en la indefensión cuando la aerolínea dejó de volar el 28 de agosto de 2010. No sólo en campaña, sino ya en funciones de gobierno, a los trabajadores damnificados por la quiebra fraudulenta de la Primera Línea Aérea de Latinoamérica, se les ha ofrecido el apoyo, tal vez ya no para poder volver a volar, cosa que se veía improbable antes de la crisis del Coronavirus y ahora sería mucho más difícil, pero sí para que el patrimonio que está resguardado en el MRO pueda venderse de la mejor manera.

Los sindicatos y el Consejo de Administración del MRO, se han reunido varias veces con el titular de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, de quien han recibido apoyo aunque no se vea fácil la solución. Sin embargo, la sorpresiva decisión de Hacienda sembró la alarma entre los extrabajadores de la empresa porque en rigor, los almacenes fiscalizados no son una propiedad, pero la concesión definitiva sí les garantizaría una buena retribución de parte de algún interesado.

Los almacenes manejan el 30% de la carga internacional del Aeropuerto de la Ciudad de México, que representó el año pasado 75 millones de toneladas destinadas al comercio exterior. De hecho, cuando se supo de la revocación, tanto Cathay Pacific como Emirates se apresuraron a rescindir sus contratos: una pésima señal.

Estos almacenes fiscalizados son los más importantes de entre los que están instalados en el AICM, siempre han cumplidos sus obligaciones fiscales y las rentas que importan, por lo que nadie entendió la decisión de la dirección de aduanas.

En la reunión que sostuvieron los trabajadores y el síndico Alfonso Ascencio Trujeque con las autoridades, les comentaron que la excusa para revocar el permiso fue que una de las causales para ello en el contrato es la quiebra de la empresa. Se les hizo saber, sin embargo, que la quiebra aún no causa estado y que el daño patrimonial al MRO sería fatal para los trabajadores.

Ojalá que esta revocación no sea más que un asunto erróneo que se corrija enseguida. Lo único que no necesitan los trabajadores en este momento es ver mermada su posible liquidación.

Lo oí en 123.45: Como se ve, Emirates no es precisamente el más solidario de los clientes. Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas