.

jueves, 23 de abril de 2020

Despegues y Aterrizajes / IATA en su aniversario 75

Rosario Avilés

El 19 de abril de 1945, en La Habana, Cuba, 57 aerolíneas de 31 países, la mayoría de Europa y Estados Unidos, decidieron crear  la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA). Hoy, el flujo de transporte aéreo en todo el mundo es cien veces más grande que en 1945, mientras que IATA agrupa ya a 290 miembros de 120 países de todo el mundo y tiene la misión de representar y servir a las aerolíneas, pero llega a su aniversario numero 75 en medio de la peor crisis de la historia de la aviación.

Para el tamaño y la importancia que ha logrado el sector, la historia del desenvolvimiento de la industria aérea es breve, apenas alcanza un poco más de 115 años. Durante el siglo XX la aviación comercial logró consolidarse y crecer, gracias al empuje de la tecnología aplicada y aunque el inicio del siglo XXI estuvo marcado por grandes retos, como el terrorismo del 9/11 que cambió las normas de seguridad, la amenaza del SARS y otros escollos, en realidad esta es la primera vez que la crisis toma grandes dimensiones y la caída en número de pasajeros e ingresos rebasa más del 50%, pues tan solo en 2020 las aerolíneas podrían perder 314 mil millones de dólares.

Pero la peor parte es el impacto que la falta de los aviones ha tenido en la economia mundial que hoy ya roza las predicciones de caída de hasta 7% del PIB global, en gran parte causado por la parálisis del transporte aéreo y el cierre de los espacios aéreos de los diversos países. Al mismo tiempo, hay voces -pocas y bastante trasnochadas, pero las hay-  que hoy claman por la reducción de vuelos e incluso por la desparición del transporte aéreo (en cuyo lugar proponen transportar personas y mercancías ¡en veleros! que no usen combustible).

Es obvio que este tipo de pensamiento cuasimágico no entiende de qué se trata el mundo. Una cosa es que el futuro se vea incierto y que todas las industrias deberán trabajar por un lado en la reducción de emisiones y por la otra, en salvaguardar la salud de la población. Pero es otra muy distinta que podamos prescindir de un motor de desarrollo tan formidable como lo es el transporte aéreo.

La buena noticia es que existe la IATA. A lo largo de todos estos años, la organización se ha hecho resiliente y ha logrado la interlocución con los organismos multilaterales y los gobiernos de los diversos países para mostrarles la importancia del sector aéreo en la vida económica. El ADN de la aviación, en su disciplina y estructura bien organizada, permite a la IATA hacer frente a las crisis con razones y documentación sistemática de las mejores opciones para mitigar los impactos.

Alexandre de Juniac y su equipo designado para cada área, han sido el intermediario y la voz de las aerolíneas ante el mundo. Sin duda seguirán dándole rumbo, altura y velocidad a este sector tan importante.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto. E-mail: raviles0829@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas