.

jueves, 16 de abril de 2020

Coronavirus y migración en Veracruz

Yamiri Rodríguez Madrid

Nuestro vecino Estados Unidos es ya el país con mayor número de muertos a consecuencia del Covid-19. Hace unos días, medios norteamericanos consignaban la cantidad de migrantes enfermos, de ahí que una de las prioridades del presidente Donald Trump, ante la pandemia, es acelerar la expulsión de por lo menos 10 mil mojados –esos que están de manera ilegal-, pues en centros de detención la cantidad de infectados por el virus es creciente, de acuerdo con el Centro de Enfermedades y Prevenciones (CDC, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, mientras ellos intentan solucionar su problema, en México estamos a punto de enfrentar otro mayor, pues la mayoría de las autoridades estatales y municipales no se han preparado para recibir la oleada de migrantes que está por llegar; mucho menos en estas circunstancias.

De todos es sabido que durante décadas Veracruz ha sido catalogado como una de las entidades expulsoras de migrantes hacia los Estados Unidos, junto con Michoacán, Puebla y Guerrero.  De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), de cada 100 migrantes veracruzanos, 95 se iban a Estados Unidos. A nivel nacional eran 89 de cada 100.

Pareciera que solo el Ayuntamiento de San Andrés Tuxtla, a cargo de Octavio Pérez Garay, es el único que ha emprendido una campaña para preparar a los paisanos y a sus familias ante el llamado Coronavirus. Del resto no sabemos nada.

No se trata de inventar el hilo negro, sino simplemente informarles qué es lo que deben hacer si van a regresar a casa, como el aislarse durante 14 días para evitar contagiar a su familia y a su comunidad. Si bien hay municipios como Landero y Coss, Atzalan y otros más de la región centro de Veracruz que prácticamente se vaciaron años atrás en aras de alcanzar una mejor vida en los Estados Unidos, hoy, el inminente regreso de sus pobladores los toma desprevenidos.

La Dirección de Atención a Migrantes debería ya lanzar una agresiva campaña de prevención en medios electrónicos y digitales, pues muchos de los veracruzanos que migraron se informan a través de esos medios de lo que pasa en el estado, para no desligarse, para sentirse a un parte.  Explicarles, como lo ha hecho San Andrés, lo que deben hacer es más eficiente que entregarles un folleto ya que se bajaron del camión en la terminal. Si no se actúa pronto con nuestros hermanos migrantes, los contagios llegarán hasta esas pequeñas comunidades veracruzanas donde era impensable en solo unos días. Aún estamos a tiempo.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas