.

viernes, 27 de marzo de 2020

México compra ‘armas’ contra la pandemia; en la lista destacan los antibióticos

CIUDAD DE MÉXICO. El sector salud se está recetando millones de insumos para enfrentar al coronavirus.

Excélsior obtuvo la lista de medicinas y equipo de protección médica que el Insabi compra para distribuir en los hospitales del país que atenderán a los enfermos por COVID-19.

Entre las 217 claves de productos destacan los antibióticos, batas, cubrebocas, guantes y material de curación e higiene como jabones, gel antibacterial y abatelenguas, además de 118 mil 400 respiradores desechables. En total se necesitan 24 millones 63 mil 313 insumos.

La primer medicina en la lista es paracetamol en solución oral y también inyectable. De cada presentación se requieren 147 mil 384 dosis. Los principales antibióticos a adquirir son colistimetato, ceftazidima, dobutamina, ceftriaxona, imipenem, vancomicina y meropenem.

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a involucrar a la ONU en el control y distribución de medicamentos durante esta crisis.

Hay escasez y, al mismo tiempo, acaparamiento de los que tienen más capacidades económicas; tiene que darse un trato humanitario, no especulativo”, dijo en una teleconferencia con países integrantes del G20.

HAY ACAPARAMIENTO DE MEDICAMENTOS

En la teleconferencia que tuvo ayer por la mañana con los demás integrantes del G20, donde se abordaron las medidas mundiales para combatir los efectos de la pandemia de COVID-19, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que se debe involucrar a la ONU en el control y distribución de medicamentos e insumos durante esta crisis.

Hice mención de la urgencia de que la ONU controle todo lo relacionado con el comercio de medicamentos y equipos, porque hay escasez y al mismo tiempo acaparamiento de los que tienen más capacidades económicas, y tiene que darse un trato humanitario, no especulativo”, planteó López Obrador.

El titular del Ejecutivo dio su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional tras participar en la teleconferencia, en la que puntualizó que en el proceso de recuperación económica se deberá proteger, sobre todo, a la economía local y a microempresas que serán las más perjudicadas en esta pandemia.

Hablé de que en el proceso de recuperación económica debe darse especial a las microempresas familiares y a todos los que trabajan en la llamada economía informal, los que se buscan la vida como pueden, que al paralizarse la economía están resultando muy afectados. Que toda la cooperación, el apoyo mundial debe tomar en cuenta a estos sectores”, sentenció el titular del Ejecutivo.

Relató que en su intervención hizo hincapié en que las grandes potencias mundiales y las corporaciones económicas no deben especular con la pandemia.

Las hegemonías deben actuar sin cierre de fronteras con medidas arancelarias unilaterales, que no prevalezcan los monopolios, que no se use el petróleo para afectar la economía de los pueblos (...) y cerrarle paso a la especulación financiera estabilizando la economía mundial”, sostuvo López Obrador.

El titular del Ejecutivo sostuvo que mantiene en pie su gira de fin de semana por los estados de Nayarit, Sinaloa, Sonora, y Baja California.

-Arturo Páramo

ANTE VIRUS, COMPRAN ANTIBIÓTICOS

Para la emergencia en el combate al COVID-19, la lista de medicamentos, principalmente antibióticos, y equipo de protección médico, como batas quirúrgicas, cubrebocas y guantes, que está comprando el gobierno federal a través del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), se cuenta por millones y millones.

Excélsior obtuvo la lista de 217 insumos médicos, material de curación e higiene que el sector salud distribuirá principalmente en los 11 hospitales de todo el país para tratar los casos de personas que resulten contagiadas del virus que azota al mundo entero.

El total de insumos requeridos es de 24 millones 63 mil 313, donde también se cuentan jabones, gel antibacterial, abatelenguas de madera y 118 mil 400 respiradores desechables.

El primer medicamento en la lista es el paracetamol, en solución oral de 100 mg en envase con 15 ml con gotero calibrado a 0.5 y 1 ml integrado o adjunto al envase que sirve de tapa, del cual se requieren 147 mil 384 dosis, y también paracetamol en solución inyectable, en un gramo, se necesitan otras 147 mil 384 dosis.

De acuerdo con la lista de compras del Insabi, los principales antibióticos requeridos son colistimetato de sodio (368 mil 460 dosis); Ceftazidima (330 mil 286); Dobutamina (184 mil 230); Ceftriaxona (128 mil 962); Imipenem (368 mil 460); Vancomicina (368 mil 460) y Meropenem 289 mil 190 dosis).

Entre los 217 requerimientos están seis millones 516 mil 61 batas quirúrgicas; cubrebocas en una cantidad de seis millones 410 mil 744; guantes, dos millones 478 586; protectores respiratorios, un millón 263 mil 305 y un millón 984 mil 133 gorros.

De acuerdo con información de tablas científicas, el colistimetato de sodio, uno de los medicamentos requeridos por el Insabi para la contingencia sanitaria en México, sirve en el tratamiento de infecciones graves del tracto respiratorio inferior y del tracto urinario, siempre que los antibióticos convencionales estén contraindicados o sean ineficaces debido a la presencia de resistencias. Su administración es por vía inhalatoria.

También está indicado para el tratamiento de infecciones pulmonares causadas por cepas sensibles de pseudomona aeruginosa en pacientes con fibrosis quística.

La Ceftazidima está indicada en el tratamiento de pacientes con las siguientes infeccione bacterianas: del tracto respiratorio inferior (neumonía); de la piel y de las estructuras cutáneas, del tracto urinario, septicemia bacteriana; infecciones de huesos y articulaciones, y ginecológicas.

La Dobutamina, según los médicos, está indicada en pacientes que requieren un apoyo inotrópico positivo en el tratamiento de la descompensación cardiaca producida como resultado de una depresión de la contractilidad a consecuencia de una enfermedad orgánica del corazón o tras cirugía cardiaca, especialmente cuando aparecen asociados un gasto cardiaco bajo a una presión capilar pulmonar aumentada.

La Ceftriaxona es un antibiótico bactericida, de acción prolongada para uso parenteral, y que posee un amplio espectro de actividad contra organismos grampositivos y gramnegativos.

La inyección de Imipenem se usa para tratar algunas infecciones graves que son provocadas por bacterias, incluyendo la endocarditis (infección de las válvulas y revestimiento del corazón) e infecciones del tracto respiratorio (incluyendo la neumonía), del tracto urinario, abdominales (área del estómago), ginecológicas, de la sangre, de la piel, de los huesos y de las articulaciones. El Imipenem pertenece a una clase de medicamentos llamados antibióticos de carbapenem.

La Vancomicina está indicada como tratamiento de segunda elección en pacientes alérgicos a penicilinas, en infecciones causadas por microorganismos sensibles y en enfermedades en las que han fallado otros tratamientos como: enfermedades estafilocócicas, endocarditis, septicemia, infecciones óseas, del tracto respiratorio bajo, piel y tejidos blandos.

Y el otro antibiótico requerido por el Insabi, en miles de dosis, es el Meropenem, que sirve para combatir las bacterias y se usa para tratar infecciones severas en la piel o el estómago, igual que para tratar la meningitis bacteriana (infección en el cerebro o la médula espinal).

Fuente: Excelsior.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas