.

sábado, 28 de marzo de 2020

Enfoque Global / Frente común en la cumbre virtual del G20 contra el COVID-19

José Luis Ortiz Santillán

Acorralados por la pandemia del coronavirus, se realiza la primer video cumbre del Grupo de los 20 (G20). En una videoconferencia inédita, los Jefes de Estado y de Gobierno del G20 han confluido en una cumbre extraordinaria de 90 minutos, organizada por la presidencia saudita del Grupo de países desarrollados y emergentes, donde los mandatarios reafirmaron su determinación de unir sus fuerzas para crear un frente común contra la pandemia del COVID-19.

Se ha tratado de la primera cumbre del G20 donde participa el presidente de México. El presidente Andrés Manuel López Obrador, señaló en su conferencia matutina que había tenido una teleconferencia con los dirigentes del G20, donde expuso su visión sobre la pandemia del COVID-19 e informó de lo que se está haciendo en México, de las medidas de recuperación económica previstas; y en la cual expresó su solidaridad con los países afectados.

La realidad es que los países del G20 deben dar ahora prioridad absoluta a la atención de las consecuencias sanitarias, sociales y económicas que viven. Es cierto que no anunciaron ninguna medida concreta, acorde con los desafíos que enfrentan y la necesidad irrefutable de coordinar sus políticas macroeconómicas para hacer frente a ello y a las sombrías perspectivas económicas que se vislumbran para todo el planeta, pero valió la pena que los líderes del G20 pudieran coincidir en la necesidad de cerrar filas para enfrentar la pandemia al menos.

La agencia calificadora de Wall Street, Moody's, el miércoles advertía a los países del G20 sobre la recesión general que enfrentarán en este año. La calificadora señaló que las economías del G20 sufrirán un shock sin precedentes en la primera mitad del año y se contraerán durante todo el año antes de recuperarse en 2021, afirmaba la calificadora; por lo cual, es evidente que hoy más que nunca es preciso coordinar las políticas para impulsar la recuperación económica cuando todo pueda volver a la normalidad.

Al respecto, en el comunicado de tres páginas, el G20 señaló que, los países estaban comprometidos a hacer lo que sea necesario y a utilizar todas las herramientas políticas disponibles para minimizar el daño económico y social de la pandemia, restaurar el crecimiento global, mantener la estabilidad del mercado… y dispuestos a inyectar más de 5 mil millones de dólares en la economía mundial, en el marco de sus políticas presupuestarias, medidas económicas y sistemas de garantía específicos, para contrarrestar los impactos sociales, económicos y financieros de pandemia; de tal forma que la crisis sanitaría podría servir, al menos, para terminar con la absurda guerra comercial de los Estados Unidos y comenzar a inyectar recursos a la recuperación económica, a facilitar el comercio internacional y coordinar las respuestas para evitar interferencias innecesarias con el tráfico y el comercio internacional, como lo señala el comunicado.

A pesar de ello, debemos subrayar que, la solicitud del presidente chino, Xi Jinping, para que los países del G20 reduzcan sus aranceles no fue escuchada; pero se señaló que la decisión de varios países de cerrar sus fronteras por las medidas de emergencia, para proteger la salud de sus ciudadanos, debería ser específicas, proporcionada, transparente y temporal; permitiendo pensar que es probable que después de la debacle que está provocando el virus, los países puedan mejorar sus intercambios comerciales.

El FMI está preocupado por los efectos del COVID 19 en los países pobres, por lo que solicitó el apoyo de los líderes del G20 para consolidar la defensa de la salud en África. En este sentido, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, pidió a los estados que dupliquen su financiamiento de emergencia a la institución, la cual por ahora sólo dispone de 50 mil millones de dólares para enfrentar esta crisis.

Los países del G20 y el planeta entero, enfrentan la peor de las crisis sanitarias. Aunado a ello, el enfrentamiento entre Arabia Saudita y Rusia por la producción de petróleo, está provocando que los precios del petróleo se acerquen a sus costos de producción, lo cual afectará la supremacía de los Estados Unidos en los mercados y pondrá en riesgo a miles de empleos, si es que los países del G20 no logran acuerdos sustanciales para estabilizar su precio.

Entre tanto caos y decepción entre los ciudadanos del mundo por la forma en que se enfrenta esta crisis sanitaria, surgen nuevas esperanzas. Las investigaciones en China y en Francia, han comprobado que las mujeres tienen un menor riesgo de morir que los hombres por coronavirus. Según los investigadores del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CCDC), la tasa de letalidad de los hombres es del 2.8%, en comparación con el 1.7% de las mujeres.

En Francia, los datos publicados por “Santé Publique France”, la agencia encargada de monitorear la epidemia, apuntan en la misma dirección. De las 1,388 muertes registradas por la organización desde principios de marzo, 818 se refieren a personas del sexo masculino, o casi el 59% de las muertes. Mientras que los datos del CDDC, señalan una tasa de hombres infectados del 51.4% y de 48.6% para las mujeres.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas