.

martes, 10 de marzo de 2020

Enfoque Global / Economía mundial en peligro frente a la crisis del coronavirus

José Luis Ortiz Santillán

Peor que la crisis de los “Subprime´s”, la crisis sanitaria del coronavirus amenaza con profundizar la crisis del capitalismo iniciada en 2008 y postergar su recuperación. El taller mundial de las manufacturas, China, ha parado su aparato productivo debido a la epidemia del coronavirus y la reducido su demanda de petróleo, lo cual ha provocado una caída de los precios, que ha obligado a los países agrupados en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y Rusia, a replantear su producción.

Lamentablemente, la reunión de la OPEP y Rusia del viernes pasado no pudo llegar a un acuerdo para reducir la producción petrolera y mantener el nivel actual de los precios. Producto de ello, Arabia Saudita ha decidido colapsar los precios del petróleo y se dispone a inundar los mercados petroleros con petróleo barato, en respuesta a la negativa de Rusia no aceptar nuevas cuotas de producción; por lo cual, el aumento de la oferta de petróleo por encima de la demanda mundial actual, combinado con la reducción de su consumo, producto de la epidemia del coronavirus en China, ha provocado una tormenta sin precedentes en los mercados desde la Guerra del Golfo en 1991.

Aunque algunos analistas consideran que esta crisis es coyuntural y pronto se llegará a una solución que beneficie a todos, lo cierto es que Arabia Saudita ha respondido de manera contundente en un mal momento a la negativa de Rusia para reducir la producción. Por la tarde noche del domingo pasado, los reportes de los países asiáticos señalaban un colapso de los mercados financieros; de tal forma que ayer lunes el barril de petróleo Brent cayó más del 26.85%, perdiendo más de 35 dólares, llegando a venderse hasta en 31.26 dólares el barril. En tanto que, el precio del petróleo WTI llegó a venderse hasta en 27.38 dólares el barril y la mezcla mexicana se derrumbó en un 31%, al venderse en 24.43 dólares por barril.

Como consecuencia del desacuerdo OPEP-Rusia, luego del fracaso de las negociaciones entre la OPEP y su aliado ruso del viernes pasado; los mercados financieros sufrieron un infarto inmediato. El índice Dow Jones en Wall Street, caía en 7.79%, el S&P 500 en 7.60% y el Nasdaq 7.29%; el índice Nikkei en Japón cayó en 5% y el CAC 40 en Paris en 8%; una caída sin precedentes desde la crisis de 2008; lo que podría llevando el barril del petróleo a cerca de 20 dólares el barril.

La epidemia mundial del coronavirus está desacelerando la economía mundial y ha destrozado la alianza entre Arabia Saudita y Rusia. La realidad de esta nueva crisis petrolera, es que lejos de cerrar las filas la OPEP y Rusia para enfrentar la crisis, este último país se negó a reducir la producción de petróleo. Según los medios internacionales, la propuesta de la OPEP para hacer frente a la caída de los precios del petróleo, producto de la reducción de la demanda internacional, debido al cierre de empresas y fábricas en China, debido a la epidemia del coronavirus que está castigando la demanda mundial, no fue bien recibida por Arabia Saudita, que respondió de inmediato anunciando que estaba mejorando su producción, la que había estado restringiendo voluntariamente durante los últimos 4 años para evitar la caída de los precios internacionales del petróleo; razón por la cual, estaba bajando sus precios para sus ventas en Europa y Estados Unidos, de 7 a 8 dólares por barril.

Al romperse el pacto entre la OPEP y Rusia, país que no es socio del cartel petrolero, Arabia Saudita podría aumentar su producción de 9.7 millones de barriles por día en marzo a 10.5 ó 11 millones en abril; muy cerca de su capacidad de producción que puede alcanzar los 12 millones de barriles diarios, haciendo que los precios del crudo se desplomen cerca de sus costos de producción, frente a una reducción sustancial del consumo de petróleo, producto de la parálisis del aparato productivo chino.

Por ahora el banco francés, “Societe Generale”, ha calculado que las existencias mundiales de petróleo fueron superares a los 5 millones de barriles por día en el primer trimestre, lo que representa el 5% de la oferta mundial. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), gracias a la crisis del coronavirus, se ha estimado que el consumo de petróleo podría caer en 0.1% en este año, por primera vez después de 2009, como consecuencia del impacto de la epidemia en los mercados petroleros; como resultado de la disminución de los vuelos aéreos y los problemas de movilidad terrestre entre diferentes países. Sólo la aviación representaba casi el 1% del PIB mundial y el 8% de la demanda de petróleo, de acuerdo a la AIE y solo China representaba cerca del 80% del consumo de petróleo en 2019.

El mundo capitalista, afectado por la crisis sanitaria del coronavirus, ahora víctima de la ruptura entre Arabia Saudita y Rusia, perturba la economía mundial y la geopolítica de la energía. Recordemos que en 2016 se desplomaron los precios del petróleo y llegaron prácticamente al nivel de sus costos de producción; por lo cual, la OPEP y otros diez países exportadores de petróleo, entre ellos Rusia, acordaron limitar su producción, ayudando a la recuperación de los precios. Ahora, seguramente los presupuestos públicos de muchos países productores de petróleo, como México, se verán en aprietos producto de los desequilibrios de los mercados petroleros.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas