.

martes, 24 de marzo de 2020

Enfoque Global / Concertar acciones y políticas para enfrentar el COVID-19

José Luis Ortiz Santillán

Los organismos internacionales han recomendado a los gobiernos que coordinen sus políticas macroeconómicas para hacer frente al COVID-19. Ahora es imprescindible que los agentes económicos del mercado (gobierno, empresas y trabajadores), sean capaces de concertar las acciones necesarias para hacer frente a los desafíos económicos en cada país.

La parálisis de la producción industrial, el cierre de empresas y fábricas, la reducción de vuelos aéreos y de la movilidad de turistas en el mundo, el cierre de las fronteras, la caída de los intercambios comerciales entre los países, el cierre parcial de oficinas de gobierno y la reducción de las capacidades de producción de las empresas en algunos casos; todo ello, implica necesariamente que el gobierno, los empresarios y los trabajadores, acuerden medidas para enfrentar el aislamiento de las personas, sin que ello implique reducir los ingresos de los hogares y de las empresas.

Muchos gobiernos han logrado pactar una tregua con los empresarios y trabajadores, evitando que las empresas se vayan a la quiebra y que los trabajadores pierdan sus trabajos e ingresos. Sin duda alguna, este esfuerzo implica un acuerdo para concertar que los trabajadores puedan seguir recibiendo, al menos parcialmente, sus ingresos por el trabajo que realizan, para sobrevivir en esta coyuntura; a cabio de que las empresas puedan ser exoneradas de pagar impuestos; que los bancos establezcan una tregua en sus cobros a empresas y trabajadores, a cambio del pago de una menor tasa de interés por el dinero que presta el banco de México, en este caso, además de apoyos del gobierno.

Por ejemplo, en la coyuntura actual, Rusia ha considerado a las empresas trasnacionales como McDonald's, Ikea y Auchan, entre unas 600, vitales para su economía y, en consecuencia, ha dispuesto que reciban ayuda del Estado para enfrentar este choque económico. Otros países, incluyendo los de la Unión Europea, han puesto en marcha ayudas millonarias para las empresas y los hogares, a fin de que sus compromisos financieros o el pago de impuestos, no terminen por llevarlas a la quiebra o aumentar sus deudas y hacerlas incobrables,

Es evidente que, el coronavirus provocará un violento shock económico a todos los países. El aislamiento necesario de los ciudadanos para enfrentar la epidemia, la reducción de las capacidades de producción de las empresas o el cierre definitivo de muchas de ellas, la reducción de la demanda de materias primas en el mundo y de manufacturas, terminará por poner fin a la lenta recuperación de una economía capitalista aletargada después de la crisis de 2008.

Atendiendo la gravedad de la coyuntura actual por la que atraviesa el planeta, este lunes pasado, los ministros de finanzas del Grupo de los 20 (G20), al cual pertenecen México, Argentina y Brasil, debatieron sobre la estrategia para enfrentar una grave crisis de salud mundial. Justo Antes de la celebración de la “Cumbre Virtual de Jefes de Estado y de Gobierno del G20“, que el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente chino, Xi Jinping, convocaron para discutir sobre la coordinación de las políticas macroeconómicas para hacer frente al coronavirus.

Los ministros de finanzas del G20 hablaron sobre la crisis de salud que ha provocado en el planeta el coronavirus. Pese a que la reunión de cerca de dos horas no tuvo ningún comunicado de prensa conjunto, la buena noticia es los responsables de los bancos centrales y los ministros de finanzas del G20, han declarado estar listos para tomar medidas que apoyen las economías y coordinarlas globalmente, algo que es un imperativo del proceso de globalización actual de la economía y que, la llegada del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, vino a dislocar.

Steven Mnuchin, Secretario del Tesoro de las Estados Unidos, respaldando esta idea señaló a un noticiero de su país que, era necesario “un esfuerzo de equipo para matar el virus y proporcionar apoyo económico” a los países más necesitados, entre ellos muchos países en desarrollo y pobres, los cuales poseen frágiles sistemas de salud y carecen de recursos para enfrentar una epidemia de tales magnitudes; lucha a la cual se han unido el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Es ocioso enumerar aquí los muertos que ha dejado hasta hoy el COVID-19 y los miles de infectados en el planeta, los muertos en México y los casos registrados, tema sobre el cual diariamente hay cifras nuevas. Debemos esperar que en México se apliquen estrictamente las medidas de aislamiento que dieron tan buenos resultados en China.

Pero no menos importante es que, el gobierno, los empresarios y los trabajadores, puedan concertar una estrategia común para enfrentar la pandemia; de tal forma que no haya trabajadores que pierdan su empleo involuntariamente o que vean desaparecer sus ingresos; para que las empresas puedan seguir pagando sus salarios, a cambio de apoyos fiscales y ayudas del gobierno federal, de la postergación del cobro de créditos por parte de los bancos a hogares y empresas, dentro de una tregua que permita el resurgimiento a México, sobreponerse a este flagelo internacional involuntario.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas