.

jueves, 26 de marzo de 2020

Despegues y Aterrizajes / ¿Y “ora”….?

Rosario Avilés

A pesar del pánico desatado en todo el mundo por la crisis del coronavirus y el terremoto económico que azota al mundo, la verdad es que hay que tomar con mucha más calma las noticias que se leen por estos días y, sin dejar de tomar precauciones y estar genuinamente atentos a lo que haya qué hacer, lo cierto es que el mundo no puede permanecer en bancarrota y sin duda, algo se hará.

La decisión de 69 aerolíneas de cancelar operaciones o de limitarlas hasta en 90%, que es el caso de otras 25, entre las cuales están  las empresas más importantes del mundo, ha provocado que muchas aeronaves se encuentren en tierra y esto, desde luego, afecta los pagos, ya sean de arrendamiento puro o financiero y el cese de operaciones pega directo en el empleo y el transporte de viajeros, principalmente, aunque también de la carga asociada.

Por otro lado, Airbus prevé reanudar su producción sólo parcialmente en sus plantas de España y Francia, pero Boeing acaba de anunciar el cese trabajos en sus plantas de Renton y Everett, al menos por 14 días. Embraer, por su lado, ya anunció el cierre de operaciones hasta fin de mes y De Havilland hizo lo propio con su línea de fabricación de aviones en Canadá.

Y justo este momento se ha juzgado el oportuno para retirar de las flotas aeronaves como el A-380 que, además de que ya dejaría de producirse, para algunos operadores, como Lufthansa, Air France y Quantas, resultaba muy costoso aún en condiciones anteriores, pero como se estima que la recuperación del tráfico tardará algunos años, esta aeronave ya resultaría incosteable, por desgracia. Otro tanto podría suceder con el 737 MAX, cuya crisis no ha terminado de amainar, pero que en este momento tardará aún meses en estar listo mientras las aerolíneas se recuperan.

Según algunos conteos, ya hay unas 5 mil aeronaves almacenadas, por ahora en los aeropuertos donde operan las empresas que los están dejando en tierra. Se estima que las horas de vuelo de los A-320 se redujo en un 45% a nivel mundial, en tanto que del 9 de enero al 19 de marzo 2,000 aviones dejaron de surcar los cielos.

Ciertamente no son buenas noticias y es posible que pasemos unos meses y tal vez años de recuperación, pero es un hecho que ésta vendrá. Mientras, veremos reacomodos y quiebras, además de mayor intervención gubernamental en el sector, cosa que no está mal si es para apoyar a las aviaciones nacionales. En ese sentido, hay que decir que México sí estará trabajando en ello, porque la aviación es estratégica y prioritaria y esperemos que pronto se sepan los detalles.

Asimismo, con esta pandemia vemos cómo las aerolíneas se enfocan en apoyar a sus países, tanto para labores de rescate como para detener operaciones, lo cual nos muestra que cada país debe apoyar prioritariamente a sus empresas nacionales que son las únicas que responden. Las libertades del aire son excedentes, no prioridades.

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto. E-mail: raviles0829@gmail.com; twitter: @charoaviles

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas