.

martes, 18 de febrero de 2020

Enfoque Global / Comercio y crecimiento mundial detenido por el coronavirus

José Luis Ortiz Santillán

La crisis de los “subprime” y la inestabilidad desatada en los mercados por los especuladores en 2008, marcó el inicio de una nueva crisis del capitalismo; luego vino la crisis de la deuda soberana en los países desarrolladas y desde entonces la economía mundial entró en un “letargo” pronunciado, sin que las medidas de estímulo monetario pudieran reactivar el crecimiento; por si eso fuera poco, la llegada del presidente estadunidense, Donald Trump, y su reforma fiscal, lejos de estimular el crecimiento mundial, sus política comercial y desprecio al libre comercio, terminó por prolongar el estancamiento, gracias a su absurda guerra comercial contra china y sus amenazas de imponer aranceles para lograr sus propósitos.

Precisamente, esas políticas de chantaje seguidas por el presidente Trump, son las que han paralizado el crecimiento del comercio internacional. Los datos proporcionados en el último barómetro de la Organización Mundial del Comercio (OMC), dan cuenta de un mayor deterioro en el comercio de bienes en el mundo, la cual ahora se profundiza con la crisis desatada por el coronavirus; la cual ha detenido el flujo de contenedores en todo el mundo, de acuerdo al barómetro de la OMC.

China, motor del comercio mundial está enfrentado a una crisis mucho más complicada que las barreras arancelarias del presidente Trump, se trata de barreras sanitarias que han detenido las reuniones de negocios, los eventos internacionales, los intercambios comerciales, el transporte aéreo, paralizando el comercio de componentes electrónicos, de materias primas y el tráfico de personas, el cual hace del turismo una industria floreciente en muchos países. De aquí que, el barómetro trimestral sobre el comercio, publicado por la OMC este lunes, muestra que los intercambios de bines está cada vez más deteriorado, situando el índice general en 95.5, frente a 96.6 en noviembre pasado.

El nivel actual del índice, muestra que el crecimiento del comercio internacional está muy por debajo del promedio deseado. Durante el tercer trimestre de 2019, según los datos de la OMC, el volumen de bienes comercializados fue 0.2% menor que el observado durante el mismo período de 2018; por lo que en el último trimestre de 2019 y en el primero de este año, seguramente, veremos un estancamiento total de los intercambios comerciales.

En México, la oposición tendrá más elementos para atacar las políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, para culparlo del estancamiento de la economía nacional; sin embargo, olvidan que, con la globalización de la economía mundial, las economías nacionales están interrelacionadas y un estornudo en una de ellas, a la larga, se convertirá en una epidemia de gripe generalizada y México, por sí sólo, no puede hacer frente a la desaceleración del comercio mundial; aun cuando bien pudiera dirigir parte de sus bienes, que hoy no tienen demanda mundial, al comercio interno, para hacer del estímulo de la demanda interna, a través de créditos blandos, el mecanismo para enfrentar esta coyuntura.

El coronavirus en China, no sólo está obstaculizando el crecimiento del comercio internacional, sino deteniendo el crecimiento de las economías nacionales como la mexicana. La tregua firmada entre Beijing y Washington para poner fin a la guerra comercial de nada ha servido, este virus amenaza con ser más poderoso que los aranceles de Donald Trump; al margen de las estimaciones de los datos del barómetro de la OMC; pues si bien el sector automotriz muestra estabilidad hasta ahora, el resto de los indicadores presentados son rojos.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas