.

lunes, 10 de febrero de 2020

Enfoque Global / China, entre la guerra comercial y el coronavirus

José Luis Ortiz Santillán

Aún no se han reportado casos en México, pero el retorno de mexicanos desde china, la cencelación de viajes de negocios y vuelos, la alerta dentro del sistema de salud nacional, mantienen en vilo a las autopridades y preocupados a los ciudadanos por el coronavirus. Hoy, y después de 5 semanas, la organización Mundial de la salud (OMS) ha declarado una alerta internacional por la epidemia de coronavirus en China; luego que en a principios de diciembre pasado se filtrara en los medios de la aparición de un extraño virus en China, la epidemia ha infectado a más de 20 mil personas y ha provocado afectaciones económicas al turismo y los negocios en el mundo, provocando la cancelación de encuentros de negocios, eventos y viajes aéreos; así como el cierre de fronteras y la detención en los puertos de cruceros, la repatriación de ciudadanos de diversos países y la erogación de recursos imprevistos para reforzar los sistemas de salud.

Sí bien la guerra comercial contra China del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, parece haber hecho una tregua y todos esperábamos la reactivación del comercio y el crecimiento de las economías nacionales, la epidemia de coronavirus bien podría afectar el crecimiento esperado, no sólo de la economía china, sino de la economía mundial.

Aun cuando fue hasta finales de diciembre, cuando China alertó al mundo sobre un caso de neumonía de origen desconocido en Wuhan, ciudad situada en el centro de ese país, desde hacía varias semanas se atrás se había filtrado ya la aparición de un extraño virus en China; noticia a la cual nadie hicimos caso entonces, pese a que en ese país habían surgido diferentes enfermedades contagiosas.

Si bien es cierto que las autoridades chinas alertaron al mundo el 31 de enero de la existencia de coronavirus y de los riesgos de expansión, la OMS intentó minimizar el caso y, hasta esta semana al menos, evitar declarar una alerta mundial. No obstante, 5 semanas después de su aparición oficial, la epidemia sigue desarrollándose y el nuevo coronavirus está impactando negativamente en millones de chinos, en la industria turística, en los negocios y en los ingresos de las aerolíneas, lo cual tendrá un efecto negativo en las economías locales y en su crecimiento.

Por ahora, lo que se sabe es que ya hay más de 20 mil personas contaminadas y más de 560 muertos; en tanto que el número de casos de personas afectadas por el coronavirus aumenta paulatinamente en el mundo. Si es cierto que hasta ahora las muertes son exclusivas de China, hay una alerta mundial que tiene en vilo a los sistemas de salud nacionales como el mexicano, que, aunque no han reportado casos aún, la preocupación crece cada día con las nuevas noticias de su expansión.

Un aliciente para las autoridades de la salud en los países, es que hasta ahora la tasa de mortalidad del coronavirus es de alrededor del 2%, lo cual hace que este virus sea clasificado como mucho menos letal que el del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS), el cual terminó con la vida de más de 774 personas en todo el mundo entre 2002 y 2003.

Los medios internacionales dan cuenta del impacto que el coronavirus está teniendo en la economía mundial. Al día de hoy, numerosas aerolíneas como American Airlines, United Airlines, Air France, British Airways, Air Canada, Lufthansa, American Airlines, Delta, entre otras, han suspendido sus vuelos a China desde finales de enero pasado, con el fin de frenar la propagación del virus.
Solamente, del 23 de enero y el 3 de febrero, se ha reportado ya la cancelación de algo más del 30% de los vuelos nacionales y el 26% de los vuelos internacionales programados fueron cancelados en China.

Aunque los medios hablan de las afectaciones del coronavirus a la economía china, motor del crecimiento mundial, en realidad, el fantasma de sus efectos se expande por todo el mundo; en una economía globalizada e interdependiente, donde la mala suerte de un país termina afectando el crecimiento de otro, dentro de una coyuntura de estancamiento de los intercambios comerciales debido a la guerra comercial, con efectos nocivos para el crecimiento de las economías nacionales.

Por ahora, la Economist Intelligence Unit (EIU), ha publicado un estudio donde señala que, se la epidemia termina en marzo, el crecimiento de China podría ser del 5.7% en 2020 y no del 5.9% previsto; pero si fuera más allá de marzo, entonces el crecimiento sería de 5.4%; en tanto que, si se prolonga por más de 6 meses, el crecimiento sería de sólo 4.5%; por lo que el impacto negativo de la nueva epidemia de coronavirus podría ser incuantificable para la economía mundial, además de la enorme incertidumbre que está provocando en el mundo de los negocios.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas