.

martes, 11 de febrero de 2020

Comer grasa para perder grasa, ¡en serio!


Marlen Treviño

Las grasas, así como las proteínas y los carbohidratos son uno de los macronutrientes que necesita nuestro organismo para funcionar adecuadamente.

Sin ellas, nuestro cuerpo no podría funcionar bien, pero en exceso o con las grasas incorrectas, las células pueden verse afectadas, lo que trae enfermedades de muchos tipos.

En la actualidad existe mucha información contradictoria sobre los beneficios o riesgos de su consumo y esto hace que sea muy difícil consumirla adecuadamente. Peor aún, si nos guiamos por las etiquetas de los alimentos que dicen ser sanos o light, probablemente nos terminaremos equivocando en nuestra elección.

Las fuentes ideales de grasas saludables son los alimentos naturales no procesados: huevos, carne magra de res y aves, pescados grasos y los mariscos; para las grasas vegetales el aguacate, los frutos secos, las semillas, el aceite de oliva extra virgen y el aceite de coco orgánico.

¿En qué ayudan?

- Disminuyen el colesterol malo y aumentan el colesterol bueno.
- Mejoran la absorción de nutrientes por lo que podemos aprovechar mejor las comidas y nuestro organismo obtiene el alimento que necesita.
- Aumentan la sensación de saciedad pues mejoran el sabor de los alimentos, ayudando así a que se disfrute más cada comida.
- Participan en la producción de hormonas que son necesarias para la síntesis de proteínas en el cuerpo.

Esta síntesis de proteínas es lo que produce un aumento de la masa muscular. Esto se traduce a una tasa metabólica mayor, por consiguiente, mayor es el consumo diario de calorías y ¡más rápido se pierde grasa!

Consume grasas buenas de manera moderada todos los días, evitando las provenientes de frituras, aceites comunes y margarinas. Estos pequeños cambios son la diferencia.

¿Te sirvió esta información? ¡Comparte!

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas