.

viernes, 28 de febrero de 2020

Comentario a Tiempo / Agradecimiento y aclaración (VII)

Teodoro Rentería Arróyave*

A nuestro flamante académico, el abogado humanista, Saúl Uribe Ahuja, quien en la víspera ingreso a nuestra ilustre Academia Nacional de Historia y Geografía, AMHG, patrocinada por la Universidad Nacional de Autónoma de México, UNAM, Felicidades.   

 SÉPTIMA Y ÚLTIMA PARTE

Con esta entrega concluimos la narrativa del sismo 85, y sus efectos en el Instituto Mexicano de la Radio, IMER:

“También es importante decir que me entró la suspicacia reporteril, y me pregunté por qué un edificio tan moderno como el arrendado con opción de compra por el IMER, se había venido abajo en el sismo. Decidí que se hicieran las investigaciones pertinentes con peritaje de laboratorio, y el resultado fue de señalamientos verdaderamente criminales: en lugar de que los castillos y las trabes se sustentaran en varillas de calibre necesario, se usaron más delgadas amarradas con alambrón, y la mezcla del cemento utilizado era de la más baja calidad. El propietario del inmueble era el muy conocido político Guillermo Martínez Domínguez. Con todos estos elementos presenté la denuncia correspondiente ante la Procuraduría General de la República. Pero no importaron los daños patrimoniales a la nación y mucho menos las vidas humanas perdidas; las autoridades, como siempre, no hicieron nada: Exoneraron a los responsables, directos e indirectos de la tragedia.

Todo esto lo describo porque desde el mismo momento en que me enteré por la vía de NOTIMEX de la desventura que vivía mi querida ciudad de México, dispuse que todas y cada una de las radiodifusoras del Instituto Mexicano de la Radio cancelaron sus transmisiones habituales y dedicaran las 24 horas de sus emisiones a la emergencia. Todas respondieron al mandato. El Sistema Nacional de Noticieros, que dirigió toda la operación, se portó a la altura. Otras radiodifusoras privadas respondieron en la misma forma, pero luego fueron regresando a sus labores habituales. Las emisoras del IMER se mantuvieron al servicio de la emergencia durante tres meses, día y noche sin parar un instante, y Radio México Internacional, la estación de onda corta de la República, que después desmantelaron mis sucesores, fue el enlace importantísimo, fundamental y único con otras partes del mundo, y sobre todo con mexicanos que sólo a través de esas frecuencias tuvieron contacto con la tragedia que se vivió en la capital de la República.

Carlos Borbolla: por este trabajo periodístico o si se quiere humanístico, como prefieran llamarlo, nos entregaron un Premio Nacional de Periodismo. De los ocho que he recibido, este es para mí el más sentido.

Lo demás ya quedó aclarado desde el principio de la serie: La actual sede del IMER de Mayorazgo 83, colonia Xoco, ahora Alcaldía Benito Juárez, de ninguna manera fue una dádiva, fue una compraventa. Nuevamente nuestro agradecimiento a la colega Daniela Jurado Cano, cuyo reportaje publicado en el diario “El Universal” con motivo del Día Internacional de la Radio lo dedico al Instituto, con la mención única de este periodista, como director general fundador del instrumento de comunicación social pública.

* Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org y el portal www.libertas.mx

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas