.

martes, 21 de enero de 2020

Enfoque Global / Frágil recuperación de la economía mundial anunciada por el FMI

José Luis Ortiz Santillán

Es probable que la oposición al presiente Andrés Manuel López Obrador continúe culpándolo del estancamiento de la economía, aun cuando él no pueda gobernar los destinos de un planeta en crisis. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha actualizado sus proyecciones de crecimiento para este año y señala que el crecimiento global parece estar estabilizándose, pero no se han resuelto todas la tensiones geopolíticas que han estancado el crecimiento mundial.

"En su edición de octubre", subraya el FMI, en las “Perspectivas de la economía mundial señalamos que la economía mundial estaba en medio de una desaceleración sincronizada, con riesgos a la baja cada vez mayores que podrían descarrilar aún más el crecimiento.”; ahora plantea el organismo internacional que, “Desde entonces, algunos riesgos se han disipado parcialmente con el anuncio de la primera fase del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y la menor probabilidad de que se produzca un Brexit sin acuerdo.”, precisa el organismo multilateral.

Ahora el FMI indica que, “La política monetaria ha continuado respaldando el crecimiento y las condiciones financieras favorable”, permiten “vislumbrar señales de que el crecimiento mundial quizá esté estabilizándose, aunque en niveles moderados.”; de aquí que, el FMI indique que en las “Perspectivas de la economía mundial proyectamos que el crecimiento aumentará modestamente, de 2,9% en 2019 a 3,3% en 2020 y 3,4% en 2021. Las leves revisiones a la baja de 0,1% para 2019 y 2020 y de 0,2% para 2021 se deben en gran medida a los recortes de las previsiones para India.”, indica el Fondo en el umbral del inicio del Foro Económico Mundial en Davos.

En consecuencia, el Fondo predice un crecimiento global de 3.3% este año después del 2.9% de 2019, cifras que podrían haber sido más bajas (en un medio punto) sin los estímulos monetarios. Pese a ello, la recuperación de la economía mundial no está garantizada, debido a que los riesgos que afectan las perspectivas del crecimiento no han desaparecido completamente, lo cual precisa el FMI al publicar sus nuevas perspectivas de crecimiento en Davos este lunes.

El Fondo hace justicia a los bancos centrales y las políticas seguidas por ello, precisando sus esfuerzos para salvar el escaso crecimiento potencial de la economía mundial. Al publicar sus nuevas previsiones en el Foro Económico Mundial de Davos, el FMI estima que, sin estímulo monetario, el crecimiento global en 2019 y 2020, el crecimiento habría sido menor en medio punto; por lo que, la Reserva Federal y el Banco Central Europeo (BCE), entre otros bancos centrales, han evitado lo peor con sus políticas monetarias.

Pero el Fondo no ha echado las campanas al vuelo. La banca multilateral de desarrollo precisa que, la actividad sigue siendo muy débil, por lo que, aun cuando vislumbra algunas insipientes posibilidades de que repunte el crecimiento, ello no está garantizado. De aquí que, en el curso de 2020, el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial debería ser del 3.3%, luego que en 2019 creciera sólo en 2.9%. En tanto que, para 2021 prevé 3.4%, revisando las cifras a la baja en -0.1 y -0.2 puntos, en comparación las proyecciones de octubre pasado; por lo que, no se puede hablar aún de estabilidad, según el Fondo.

El FMI precisa que hay varios factores que pueden afectar aún la recuperación del crecimiento económico; entre ellos, los ajustes en la industria automotriz a los nuevos estándares de emisión de gases; una ligera mejora en la confianza de los líderes empresariales; una mejora en los pedidos de exportación, particularmente a los países emergentes y una leve mejora en el comercio mundial, lo cual puede resumir los signos alentadores que podrían tener un impacto positivo en el crecimiento o desalentarlo; paralelamente a la aparente tregua en la guerra comercial del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, contra China; así como la clara perspectiva de que habrá una salida ordenada del Reino Unido de la unión Europea, lo que indica un Brexit sin sobresaltos y pactado.

El FMI prevé que en los Estados Unidos el crecimiento debería disminuir al 2% en este año y logre un 1.7% en 2021, debido a que marcaría el fin del estímulo fiscal del presidente Trump a la economía. Mientras que, en la zona del euro, las previsiones no han cambiado, 1.3% en 2020 y 1.4% en 2021; con ello, Francia crecería en un el 1.3% para este año y 2021; Italia de 0.5% en 2020 y de 0.7% en 2021; en tanto que la economía de Alemania se estaría deteriorando, su actividad manufacturera se contrajo a fines del año pasado y su crecimiento sería de solo 1.1% en 2020 y el 1.4% en 2021, luego de haber crecido sólo en 0.5% en 2019; España crecerá en 2020 y 2021 en 1.6%, después de haber crecido 2%; mientras que el reino Unido podría crecer en 1.4% en 2020 y 1.5% en 2021.

En los países emergentes, el FMI señala que China se está desacelerando y sólo crecerá en 6% en 2020 y 5.8% en 2021, después del 6.1% en 2019. Pero el crecimiento en India, donde la demanda interna se ha debilitado más de lo esperado, según el FMI, crecerá en 5.8% en 2020 y no el 7% lo esperaba en octubre, pero lo hará en 6.5% en 2021; Rusia, por su parte, crecerá en 1.9% en 2020 y 2% en 2021. En tanto que los países de América Latina y el Caribe, podrán crecer en 1.6% en este año y 2.3% en 2021, luego del raquítico crecimiento de 0.1% en 2019; de tal forma que México podría crecer en 1% en 2020 y 1.6% el próximo año, muy por debajo de las proyecciones oficiales y de las proyecciones para Brasil de 2.2% y 2.3%, respectivamente.

Pero pese a las proyecciones del FMI, no hay nada escrito al respecto, el aumento de las tensiones geopolíticas en Medio Oriente, entre Irán y los Estados Unidos, entre sus aliados y Rusia; la inestabilidad en el norte de África y los conflictos en América Latina, pueden afectar la reactivación del comercio mundial y provocar aumentos en los precios del petróleo, reducir la inversión privada, de por sí ya disminuida, así como, afectar el desempeño de las actividades del gobierno y sus reformas, afectando la confianza en las instituciones y provocando mayores conflictos sociales; sin contar con los efectos del cambio climático y los movimientos migratorios, por supuesto; por lo que este sería el mejor momento para concertar  las políticas entre los países y unir esfuerzos entre la iniciativa privada, el gobierno y las instituciones internacionales, en pro del crecimiento y el desarrollo; y al interior, entre las fuerzas políticas.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas