.

martes, 28 de enero de 2020

Enfoque Global / 50ª Reunión del Foro Económico Mundial bajo la preocupación por el planeta

José Luis Ortiz Santillán

Qué nos ha dejado la 50 edición del Foro Económico Mundial de Davos. Sin duda, la necesidad de impulsar la revolución ecológica y la necesidad de modificar las reglas del juego del desarrollo actual de la sociedad de consumo, del desarrollo depredador del capitalismo inhumano, de sus las empresas y la economía, que está obligada a dar un salto en su desarrollo para modernizarse.

La lucha contra la destrucción del planeta, contra el calentamiento global y la preservación de la vida está haciendo surgir nuevos líderes y los niños se están sumando a la defensa de su planeta. En la cumbre de Davos, quien hasta hace poco fuera una niña, que llamara a todos los niños en el mundo a realizar una huelga todos los viernes, en contra de los adultos que conducen las políticas para enfrentar el calentamiento global del planeta, la sueca Greta Thunberg, ha acaparado la atención del 50 Foro Económico Mundial.

La información vertida por los organismos internacionales en el Foro Económico Mundial, de lo cual dimos cuenta en esta columna, desató la discusión desde su inicio. El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento para 2020 y planteó no sólo las implicaciones de las tensiones geopolíticas existentes, sino también el impacto de los problemas ambientales; crenado un ambiente de pesimismo en el Foro.

La información revisada indica, por ejemplo, que Bob Moritz, de PwC, que la encuentra de CEO señalaba que el 53% de los ejecutivos creían que el crecimiento disminuirá en 2021; mientras que, Richard Edelman, de la empresa de relaciones públicas con su nombre, planteaba que el 56% de los habitantes del planeta cree que el capitalismo hace más daño que bien, entre 34 mil personas encuetadas en 26 países; con lo cual se aumentaba el pesimismo entre los inversionistas adversos al riesgos, que no quieren ver reducidas sus ganancias con un colapso financiero.

Pero lo relevante del Foro Económico Mundial en su edición 50, es que por primera vez los temas considerados como más peligrosos, dentro del informe de riesgos publicado por los organizadores del Foro, antes de iniciar los debates en Davos, todos estaban relacionados con el medio ambiente. La carta anual de Larry Fink, de BlackRock, habló de la emergencia climática y planteó que promoverá la venta de activos relacionados con el carbón; en tanto que, Microsoft anunciaba que la compañía emitirá menos carbono del que absorberá en 2030 y absorberá todas sus emisiones de CO2 desde su creación.

Pero hubo otros temas, se habló de la carrera de entrenamiento por parte de Google, para dar a mil millones de personas las habilidades que necesitan en la cuarta revolución industrial; del futuro de los autos autónomos; de los del cambio vertiginoso de las habilidades requeridas en el trabajo y de los conocimientos técnicos; de la revolución de recalificaciones; de los aviones no tripulados; de los drones de Amazon y de la empresa de mensajería UPS; de los drones, registro, entrenamiento y certificación de pilotos; de las finanzas de los Estados Unidos y de la impostergable llegada de China como principal potencia económica del mundo; del desarrollo tecnológico y del espionaje, apoyado el tema por el húngaro millonario, George Soros, quien cada año en Davos impulsa su cruzada contra las redes sociales. En fin, la 50 Cumbre del Foro Económico Mundial, dispersa entre tantos temas, estuvo dominada así por la preocupación de hombres de negocios, líderes mundiales, científicos, activistas e intelectuales, por la preocupación sobre el medio ambiente y el calentamiento global y sus consecuencias.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas