.

lunes, 23 de diciembre de 2019

Verónica Hernández, a cuatro meses de la Fiscalía

Yamiri Rodríguez Madrid

Han pasado poco más de 4 meses desde que Verónica Hernández Giadáns fue nombrada encargada de despacho de la Fiscalía General del Estado (FGE) y, aunque no al ritmo que quisiera, no cesa en su intento de hacer un cambio al interior de una institución que recibió prácticamente patas para arriba.

Durante años se ha hablado del número de carpetas rezagadas, empolvadas, que se mantenían arrinconadas en algún lugar del inmueble. Hoy, después de mucho tiempo, sabemos que son cerca de 100 mil los casos a los que nunca se les puso un punto final, sin importar el delito.  También comenta que son cerca de 30 mil carpetas las que no estaban en el sistema cuando llegó, pero hoy solo están pendientes 800.

Los retos que se le presentan a la veracruzana –una de las cuatro mujeres fiscales en el país- son muchos, entre estos el poder abatir los números y crear espacios dignos, como los de los Semefos. Por eso el próximo año, aún con recortes presupuestales, se construirá una nueva Semefo en la zona centro, en el municipio de Nogales, que cumplirá por primera vez con los estándares internacionales, como el hecho de tener un laboratorio y un panteón ministerial.

Se trabaja también en la contratación de policías ministeriales con sueldos dignos, de 22 mil pesos, con requisitos como el que deban contar con una licenciatura, dando preferencia a quienes ya laboran dentro de la Fiscalía.  A la par, ya se ha comenzado a hacer reajustes salariales, como el darles un aumento de hasta 7 mil pesos mensuales a personal que tenía laborando ahí hasta 15 años con sueldos de apenas 8 mil.

Mientras la abogada cumple sus ambiciosas metas, intenta limpiar la casa después de haber detectado a su llegada casi 300 aviadores, algo que encontró después de haber implementado el pago por cheque a los trabajadores y, este número, ni siquiera se presentó. Va contra todo aquel que pide dinero, contra aquellos periciales que exigían a los familiares de las víctimas 15 o 20 mil pesos por no practicar una necropsia de ley o por entregar un cuerpo más rápido. Solo han pasado cuatro meses para intentar sacudir una estructura que, desde hace más de una década, la corrupción la carcome. Esperemos que el cambio de logre.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas