.

miércoles, 11 de diciembre de 2019

Callejón Informativo

José Alam Chávez Jacobo

* Duro golpe al entramado Calderonista. Los vínculos de García Luna con mexiquenses 
* En 2010 trascendieron presuntas acusaciones de venta de plazas desde SEGOB
* Grupo de García Luna y las conexiones con la corriente de Castillejos-Medina Mora
* Apuesta PVEM por la zona norte. Edgar Castillo y priistas con gente del PVEM
* Hechos lamentables en Teatro de UAEM 

Aunque la detención de Genaro García Luna atiende a un procedimiento judicial de Estados Unidos, el hecho significa, hasta el momento, un duro golpe -mediático- al sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, identificado en la narrativa del discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, como uno de sus principales adversarios; con este personaje están vinculados otros muy cercanos a la corriente de Humberto Castillejos Cervantes, sin olvidar que en 2010 versiones periodistas vincularon
 a un ex senador panista del estado de México en presuntas negociaciones con el crimen organizado.

La periodista Anabel Hernández, experta en temas de narcotráfico, publicó en 2010 el libro “Los Señores del Narco”, donde, entre otras “historias”, se señaló que Ulises Ramírez Núñez, líder del extinto “Grupo Tlalnepantla del PAN” habría vendido la plaza del estado de México al cartel de los Beltrán Leyva, en 10 millones de dólares, no obstante que también se tenía comprometido con la organización delictiva de Joaquín “el chapo” Guzmán Loera.

Lo anterior, dijo Anabel Hernández, habría ocurrido cuando Juan Camilo Mouriño Terrazo (+) era secretario de Gobernación de Felipe Calderón Hinojosa y Ulises Ramírez era el coordinador de asesores. De acuerdo con lo publicado por la periodista, “el chapo” calificó al ex senador mexiquense como “un pillo”.

Quienes leyeron el libro recordaron el hecho tan pronto se anunció la detención de Genaro García, quien ocupó espacios neurálgicos tanto en las instancias de seguridad nacional, como de seguridad pública en los gobiernos de Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada y Felipe Calderón, con quien se empoderó ostentado el cargo más importante de su carrera: secretario de Seguridad.

Con Calderón, García Luna fue uno de los secretarios del gabinete más importantes y eje central de lo que se llamó “guerra en contra del crimen organizado”, pero sin duda el de confianza era Juan Camilo Mouriño, quien inició el sexenio como jefe de la Oficina de la Presidencia y el 16 de Enero de 2008 fue nombrado secretario de Gobernación, donde se desempeñó hasta el cuatro de Noviembre del mismo año cuando murió en un accidente de avión en la Ciudad de México.

Ulises Ramírez fue el mexiquense más cercano al calderonismo, en el contexto del PAN, fue su coordinador de campaña presidencial en el estado de México; inició en 2006 su ejercicio como senador de la República y en 2008 se integró como coordinador de asesores de Mouriño en Gobernación.

Del equipo de García Luna, un hombre muy importante fue Luis Cárdenas Palominos, quien fue yerno de Marco Castillejos Escobar, padre de Humberto Castillejos, ex consejero jurídico del ex presidente Enrique Peña Nieto, de donde se desprende otra interesante cadena de personajes mexiquenses o ligados al grupo estado de México que también han sido señalados en diversas versiones periodistas por sus excesos como Alfredo Castillo Cervantes, quien enfrenta denuncias formales por parte del ex gobernador interino de Michoacán, Jesús Reyna.

Marcos Castillejos fue asesinado en 2008, afuera de su despacho ubicado en la calle de Mazatlán,102, en la colonia Condesa, de la Ciudad de México, en esa época se destacó que el hijo, Humberto Castillejos había sido coordinador de asesores de Eduardo Medina Mora en la Procuraduría General de la República (PGR) y que Cárdenas Palominos, el segundo de a bordo de García Luna, era yerno. Medina Mora, por cierto tuvo que dejar su lugar en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por investigaciones por presunto lavado de dinero.

Con la influencia de Medina Mora, el grupo colocó al frente de Comunicación Social en la SCJN a César Castillejos, familiar, a quien el grupo incrustó en su momento en la campaña de Alfredo del Mazo Maza, para operar con los medios nacionales en favor del priista.

Otro personaje vinculado en el entramado es el actual Fiscal General de Justicia mexiquense, Alejandro Gómez Sánchez, quien llegó impuesto al gobierno de Eruviel Ávila Villegas, desde la Presidencia de la República peñista, donde se desempeñaba como asesor, precisamente de Humberto Castillejos.

Este grupo mantuvo el control de las instancias de seguridad pública en el gobierno federal, tanto en el sexenio de Vicente Fox como en el de Felipe Calderón, a través de Genaro García Luna y Luis Cárdenas Palominos.

La influencia de este grupo fue tal que Luis Cárdenas dejó el control de la Policía Federal para asumir el mando de seguridad de Grupo Azteca propiedad de Ricardo Salinas Pliego.

Luis Cárdenas es hijo de Cuauhtémoc Cárdenas Ramírez, ex director de la policía judicial con Carlos Hank González en el Distrito Federal y colaborador de la Dirección de Seguridad Nacional con Pedro Vázquez Colmenares y Jorge Tello Peón, dejó la función pública en medio de diversos cuestionamientos públicos solo para convertirse en jefe de seguridad del Grupo Salinas, en aquellos años.

Habrá que esperar el avance de las investigaciones, de momento García Luna se declaró no culpable; entre los cargos que se le imputan en Estados Unidos es señalado por recibir sobornos del cartel de Sinaloa que dirigió Guzmán Loera, de ser así la pregunta entonces sería si operó sólo o con el respaldo de sus colaboradores y otros personajes con influencia en el gobierno calderonista y los siguientes. Interesante.

Atajos

Por la izquierda: Llama la atención la operación política del Partido Político Verde Ecologista en el norte del Estado de México, una región que había sido considerada mayoritariamente priista y que fue pieza fundamental para que ganara el Gobernador Alfredo del Mazo.

Diversos actores políticos relevantes migraron a otros partidos, mientras otro tanto están fuera del radar priista.

Bajo esta coyuntura es común observar reuniones como la de este martes donde personajes como Rafael Osornio Sánchez, de Aculco y Edgar Castillo, ex diputado federal y líder de la CNC se reunieron con líderes de la oposición al PRI, pero muy afines a partidos como MORENA y el Verde Ecologista.

Por el centro: Lamentable desde cualquier punto de vista lo ocurrido con una profesora de danza de Toluca, quien fue localizada sin vida en el interior del Teatro de los Jaguares de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). Diversas versiones sobre el hecho, sin embargo coinciden en que la hoy occisa había solicitado una orden de restricción a la Fiscalía General de Justicia mexiquense por temor a su pareja sentimental.

Habrá que esperar mayor información oficial sobre el tema, pero de ser así, de nueva cuenta sale a relucir que las autoridades pudieron evitar esto si hubieran accedido a la medida. Las reacciones son justificadas por parte de la sociedad, pero no puede aceptarse que grupos antagónicos en la institución aprovechen la muerte de la profesora para arremeter en contra de la rectoría.

Por el centro2: El PRI en riesgo de perder la región que ha sido considerado la más afín. Actores políticos que han sido importantes para el tricolor han marcado su separación y otros están por hacerlo. El escenario anterior advierte la posibilidad de que el Revolucionario Institucional pierda al menos 15 municipios y con ello la región que había sido considerada más priista del estado.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas