.

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Enfoque Global / Donald Trump contra el planeta

José Luis Ortiz Santillán

En 2017 la llegada de un candidato inédito a la Casa Blanca abría la posibilidad de que el sistema político de los Estados Unidos y la geopolítica del planeta, fuera revolucionado hacia un estadio superior de desarrollo. Sin embargo, la realidad ha sido diametralmente opuesta; lejos de los esperado, en los Estados Unidos y en el mundo se ha producido una contrarrevolución capitalista.

El presidente estadounidense se ha declarado enemigo del libre comercio y partidario de las barreras arancelarias, de las cuotas y de la imposición de barreras no arancelarias, como las normas fitosanitarias para obstruir el comercio; ha sacado a su país de los acuerdos internacionales para detener el calentamiento global del planeta, para detener la proliferación de las armas nucleares, para atender el tema de las migraciones, entre otros, desafiando a la comunidad internacional y a los propios estadounidenses.

Si bien es cierto que es complejo desmantelar los acuerdos internacionales firmados por los Estados Unidos, como los Acuerdo de París o el propio Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado con México y Canadá, nada detiene las ambiciones del presidente Trump y su locura de diseñar el futuro del planeta a su antojo. De una forma u otra ha sacado a su país del TLCAN, entregando a cambio un Acuerdo Comercial con Aranceles para mexicanos y canadienses, un acuerdo que no estimula el comercio ni el crecimiento en el norte del continente, pero que preservará algunos negocios entre los tres países y algunas exportaciones mexicanas a los Estados Unidos.

Los defensores de la lucha contra el calentamiento global en el mundo, aún tienen esperanzas. El presidente de los Estados Unidos puede abandonar los Acuerdos de Paris, pero tendrá que esperar un año más y garantizar su reelección para que el retiro de su país se materialice; algo sobre lo cual no puede tener certeza de lograr. Por esa razón es que resulta absurdo apresurarse a ratificar el nuevo acuerdo comercial con los Estados Unidos y Canadá, pues el mejor avanzar en la integración regional de América del Norte, que volver a la vieja política comercial de los aranceles y las cuotas; algo que puede materializarse en el relevo del presidente Trump en las próximas elecciones.

Recordemos que el 1 de junio de 2017, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció su decisión de retirar a su país del Acuerdo de París sobre el clima. Es verdad que el presidente Trump tiene hoy en sus manos la posibilidad de retirar a su país de los acuerdos de París sobre el clima; pues desde el lunes 4 de noviembre, han pasado dos años después de la entrada en vigor de este histórico acuerdo; por lo que ahora él tiene el derecho a iniciar el procedimiento de retirada definitiva de su país, oficialmente, ante la Secretaría de la ONU.

El presidente Trump ha ido dando cumplimiento a sus compromisos de campaña y tiene en mente no fallarle a su electorado, en el camino a la reelección presidencial. El presidente de los Estados Unidos tiene pensado en concretar todo lo prometido; sin embargo, los resultados de las próximas elecciones presidenciales no son claros aún y nadie puede asegurar que sea reelecto; pues es muy probable que presenciemos su derrota el próximo 3 de noviembre de 2020; con lo cual, se frenaría la retirada de los Estados Unidos de los Acuerdos de País y, posiblemente, podría continuar en vigor el TLCAN; pues los demócratas tienen una concepción diferente del mundo y podrían detener la contrarrevolución capitalista del presidente Trump.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas