.

viernes, 11 de octubre de 2019

Enfoque Global / Guerra entre gigantes paraliza la economía mundial

José Luis Ortiz Santillán

La guerra comercial desatada por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha paralizado la recuperación de la economía mundial y atascado su débil crecimiento después de iniciada la nueva crisis del mundo capitalista en 2008. La Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), prácticamente todos los organismos multilaterales coinciden en el daño que la guerra comercial del presidente Trump ha provocado a la recuperación de la economía mundial.

Este jueves y viernes, prosiguen las conversaciones entre estadounidenses y chinos para arreglar sus diferencias y alcanzar un acuerdo comercial, conversaciones que se han frustrado más de una vez por los arrebatos del presidente Trump y su arma preferida en esta guerra: su cuenta de Twitter. Los hombres más poderosos del mundo acaparan la atención del planeta entero, los mandatarios del resto del mundo están preocupados porque sus políticas macroeconómicas se ven limitadas para reactivar el crecimiento de sus economías y la creación de empleos, debido al atascamiento del comercio mundial.

En esta guerra desatada por el presidente Trump, el presidente de China, Xi Jinping, ha mostrado paciencia y sobriedad. China, silenciosamente ha ido conquistando el mundo y arrebatando el liderazgo a los Estados Unidos, mercados de bienes, de servicios, entre ellos financieros, hoy están en manos de China; mientras que estadounidenses y europeos se disputan las inversiones chinas, las cuales están fluyendo hacia África, espacio que estadounidenses y europeos abandonaron por no redituar a sus inversiones.

El presidente Donald Trump no termina de salir del atolladero en el cual se ha metido y está al borde de una crisis nerviosa en medio de su campaña presidencial y sus desaciertos; enfrentado a los demócratas que esperan el momento preciso para destituirlo y poner fin a su mandato, ahora se enfrenta al reproche de republicanos y demócratas por dejar a los kurdos sirios a merced de las tropas de Turquía que pretenden aniquilarlos, después que fueran ellos quienes detuvieran al Estado Islámico en el capo de batalla.

Por otro lado, el presidente Xi Jinping parece estar cansado de las amenazas del presidente Trump y sus indefiniciones, de su arrogancia. El presidente chino mostró el poderío militar de su país el martes 1 de octubre, en la inmensidad imperial de la Plaza Tiananmen, en Beijing, mandando el mensaje a Washington de que no está dispuesto a tolerar más sus desaciertos y vacilaciones.

El colmo del presidente Trump, los medios han señalado que, mientras mantiene una guerra comercial con China, él solicitó a los chinos que investigaran a la familia de Joe Biden, uno de los candidatos demócratas en las elecciones de noviembre de 2020, a raíz de que el hijo de Biden, Hunter Biden, tienen una oficina de consultoría en Beijing.

Lo lamentable de esta guerra comercial absurda es que tiene al mundo en vilo y detenido el crecimiento económico. Las inversiones y los empleos que podrían generar se siguen deteniendo, no por desconfianza de las medidas macroeconómicas de los gobiernos nacionales, como señalan los analistas en México, sino por la incertidumbre mundial que embarga al planeta y la desconfianza de los inversionistas sobre el futuro de los mercados.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas