.

jueves, 15 de agosto de 2019

La Hidra Digital / ¿Asombrada Yo?

Margarita Jiménez Urraca
margaritajimenez20@gmail.com
@MargaJimenez4

Hemos perdido la facultad de asombrarnos, de las maravillas de la tecnología que nos rodea, de los milagros de la ciencia o los triunfos de nuestros heróicos deportistas. Los niños mexicanos que ganan la olimpiada de matemáticas, deportistas sin ningún apoyo que ganan 136 medallas en los Juegos Panamericanos, y ya después vendrá el premio, un científico mexicano que identifica la secuencia del gen del aguacate, otro más que posiblemente, ha encontrado la manera de detener el alzhaimer, mientras tanto los Institutos de Salud con el más alto nivel de investigación y atención de casos difíciles atendidos, convertidos en experiencia de vida, no cuentan con recursos, al tiempo que se desaparece el Seguro Popular.

Y no para en ello la incapacidad de sorprendernos con la velocidad a la que nos comunicamos por un celular,  por Internet, que cada día es mayor y las posibilidades inimaginables: mapas geográficos, cerebrales, planos, robótica y diseños realizados con inteligencia artificial. El milagro de la vida y el misterio de la muerte han pasado a ser cuestión cotidiana.

En el lado opuesto, noticias sobre ocho mexicanos muertos y seis heridos en una masacre en un centro comercial en El Paso, Texas, a manos de un psicópata lleno de odio por lo mexicano, alentado por una ola del discursos supremacistas blancos. Diecinueve personas asesinadas y mutiladas en una noche de horror en Michoacán. Balacera en el Periférico Norte, aquí en el Estado de México. Secuestros, linchamientos frecuentes a manos de la sociedad.

Siempre presentes, las declaraciones del Presidente López Obrador en La Mañanera, el encarcelamiento por un presunto delito y el juicio mediático de Rosario Robles, las acusaciones a Plácido Domingo por acoso sexual, la cínica elección de Alito Moreno como Presidente de lo que queda del PRI, la aprobación por el Congreso Bajacaliforniano que aprueba la extensión de una gubernatura de dos a cinco años sin mediar la aprobación ciudadana y pasando por encima de la Constitución, y más y más y más asesinatos frente a nuestros ojos, antes de ir a dormir. ¿Sorprendida yo?  Que va, así está nuestro amado México de hoy.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas