.

viernes, 30 de agosto de 2019

Enfoque Global / Equilibrios macroeconómicos o pueblo en vísperas del Informe Presidencial

José Luis Ortiz Santillán

“Seré respetuoso del Banxico, pero me importa más que la gente tenga para comprar básicos”:
Presidente Andrés Manuel López Obrador

Durante años, la clase política gobernante ha priorizado los equilibrios macroeconómicos sobre el empleo y el acceso de la mayoría de la población al consumo, a la educación y la salud, al bienestar. Después de la publicación del Informe del Banco de México (BANXICO), el presidente ha señalado que a los tecnócratas les obsesionan los números de crecimiento, pero a él le interesa más la economía popular; sin embargo, precisó que será respetuoso con BANXICO, pero que a él le importa más que la gente tenga para comprar básicos, para comer.

Sin embargo, es evidente que el fantasma de crecimiento sigue cautivando la atención de todos los medios nacionales. La oposición al proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador seguirá usando el tema del crecimiento económico como su principal arma para denostar su política económica y cuestionar sus políticas sociales. Los medios han hecho del crecimiento económico y de las políticas implementadas por el presidente su principal medio para calificarlo, a él y a su gabinete, de inepto e ignorante, sin morderse la lengua para lanzar esos calificativos descalificadores y provocadores.

Es difícil de concebir como en el sexenio pasado, los medios olvidaron rápidamente el compromiso adquirido por el presidente Enrique Peña Nieto de hacer crecer la economía a tasas superiores al 5%, en promedio anual. Los medios alimentaron el engaño del presidente hacia el pueblo de México entonces y se concentraron en hablar sobre las virtudes de unas reformas estructurales fallidas, que nunca dieron fruto, pero sirvieron para profundizar el saqueo del país y la corrupción; los medios nunca vieron las tasas de crecimiento efímeras y mediocres logradas en cada trimestre y año en ese sexenio, las cuales permitieron un crecimiento sexenal del 2%, en promedio anual; pero ahora cuestionan y critica.

El BANXICO, en su Informe Trimestral abril-junio 2019, ha reducido sus proyecciones sobre el crecimiento del PIB nuevamente y los medios han enfilado sus baterías de nuevo contra el presidente, cuya reacción no se hizo esperar. El banco central de México ha reducido su proyección de crecimiento económico para 2019 a un rango de entre 0.2 y 0.7%, señalando en su Informe que las “perspectivas de crecimiento de la economía mexicana para 2019 se modifican de un intervalo de entre 0.8 y 1.8% en el Informe anterior a uno de entre 0.2 y 0.7%.” mientras que, para 2020, BANXICO proyecta un crecimiento del PIB entre 1.5 y 2.5%, menor que el de entre 1.7 y 2.7% de su Informe anterior.

No obstante, la banca central del país prevé que la inflación anual termine alrededor del 3% en 2019, luego que se ha disparado por encima del 4%. El Informe señala que la inflación promedio anual “aumentó entre el primer y el segundo trimestre de un promedio de 4.10 a 4.21%”, pero precisa que “su comportamiento reciente ha mostrado una tendencia decreciente y alcanzó 3.29% en la primera quincena de agosto.”; de aquí la proyección del banco para este año.

Lo inevitable dentro de las cifras macroeconómicas anunciadas por BANXICO, algo de lo que hemos hablado en esta columna, es la caída del comercio internacional, en gran medida, gracias a la política proteccionista del presidente estadounidense Donald Trump y su absurda guerra comercial. En este sentido, el banco central del país anticipa que la cuenta corriente para 2019 sea deficitaria; por lo que la balanza comercial podría acusar un déficit de 7.8 mil millones de dólares y la cuenta corriente de 15.2 miles de millones de dólares, lo que representaría un 0.6% y 1.2% respecto al PIB, menor a las proyecciones previas de 1.0% y 1.9%, respectivamente.

Algo positivo en el Informe, que contrasta con las omisiones en los emitidos en el sexenio pasado, es que se advierte de los riesgos que se desprenden de un contexto internacional adverso al incremento del comercio y al crecimiento económico. En los archivos históricos de esta columna, están los cuestionamientos al optimismo del gobierno en 2013, 2014 y 2015, los cuestionamientos sobre las antiguas proyecciones de crecimiento engañosas para justificar las reformas estructurales fallida, para alimentar un sueño de desarrollo y de éxito.

Ahora el BANXICO precisa, como “la amenaza de la imposición de aranceles a las importaciones de productos mexicanos por parte de Estados Unidos, así como con las revisiones a la perspectiva o a la calificación de la deuda soberana y de Pemex por parte de algunas agencias calificadoras”, ha influido en la volatilidad en los mercados de divisas, frenando las inversiones en México producto de la aversión al riesgo de los inversionistas; reconociendo que, “más reciente se han dado episodios adicionales de volatilidad que han estado relacionados con la intensificación, desde inicios de agosto, de las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, así como con la desaceleración mayor a la esperada de algunas economías,” precisa en Informe del BANXICO.

En definitiva, pensar en el crecimiento de la economía mexicana al margen del contexto económico global es una aberración. Exigir al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien presentará su primer Informe de Gobierno este 1 de septiembre, que anuncie sus propuestas de política económica para hacer crecer la economía nacional, sin tomar en cuenta lo adverso del contexto internacional, es absurdo hoy. No obstante, sí se puede esperar que anuncie medidas para seguir impulsando el consumo interno y la demanda interna, de tal forma que las empresas puedan vender el mercado interno lo que no han podido exportar, producto de la desaceleración de la economía mundial. Estoy convencido que se puede diseñar una nueva política económica pensando en el pueblo, conservando los equilibrios macroeconómicos, con crecimiento y desarrollo.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas