.

lunes, 26 de agosto de 2019

Comentando / ¿Qué mentiras Informará López el 1 de septiembre?

* Maquina AMLO erigirse en  libertador de Centroamérica

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

El Gobierno de la Transformación de 4ª, que regentea Andrés Manuel López Obrador cumple 9 meses, tiene la obligación constitucional que el 1 de septiembre rinda o entregue al Congreso de la Unión el documento que detalle el estado que guarda la Nación. Protocolo que seguro acata… pero, ¿qué dirá a los “representantes populares” (boñigas) sobre la realidad que padecemos más de 126 millones de mexicanos?; verdad que ha incumplido, desacatado, engañado y mentido a sus 30 millones de votantes, porque el resto del Padrón Electoral que no votaron por él, (unos 55 millones de ciudadanos), somos incrédulos, nos ha  timado, tomado el pelo, con su T4a.

La corrupción, impunidad, inseguridad, desempleo, pobreza extrema, insalubridad,  abandono  a la clase media y baja es evidente pues al protestar el cargo (1 de diciembre 2018) ya arrastraba pecados en contra de los más necesitados: retiró las guarderías infantiles a madres y padres trabajadores del gobierno, suspendió el suministro de medicamentos al sector salud, despidió miles, sí miles de burócratas, so pretexto de “combate a la corrupción”. Jodió por más de dos meses a todos los mexicanos al racionalizar, bloquear las tuberías de gasolinas y diésel, según él para “combatir el huachicoleo”, que sigue practicándose ante la vista y permisividad del gobierno lopezobradorista.
En sólo 9 meses de su sexenio (de ocurrencias, reactivo, vengativo, incapaz, inmoral, corrupto, etc.) la inseguridad y los asesinatos han crecido exponencialmente. Un ejemplo que pinta de sangre el inicio de su gestión. El número de homicidios dolosos antes del 1er Informe de Gobierno (sólo nueve meses) de Jefes del Ejecutivo de los partidos que han detentado el poder: Felipe Calderón (PAN), 7 mil 61, Enrique Peña Nieto (PRI) 12 mil 528. Andrés Manuel López Obrador (MORENA) 23 mil 27, insisto, no en un año, sólo en 270 días. Cómo se lee la cifra es contundente.

Durante su tercera campaña presidencial (2108) ante los números de asesinatos de la delincuencia organizada en el sexenio de Enrique Peña Nieto, el señor López, realizó un “pacto” no escrito (y sigue en la T4a, como lo dijo la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero) con los Cárteles a quienes prometió amnistía, borrón y cuenta nueva, a cambio de “portarse bien”, para no perseguirlos, ni encarcelarlos. Estos le tomaron la palabra… y bueno, las cifras son elocuentes 23 mil 27 asesinatos en el país, y en  efecto, no persigue a los delincuentes. Su mal ejemplo cunde en la CDMX, con su impuesta jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, quien dispuso no enfrentar a quienes realicen vandalismo, destruyan propiedad pública y privada, alteren el orden público (que es delito) para no caer en “provocación”… La Ciudad en caos, destrozada, insegura y la Sheinbaum concediendo impunidad a las y los rijosos.

No es cosa menor, de verdad, 23 mil 27 homicidios dolosos en el país en sólo nueve meses, es alarmante, muestra de incapacidad o complicidad del gobierno con el crimen organizado, que ya adelantó Sánchez Cordero, la administración federal a través de su dependencia negocia con los líderes de los Cárteles deponer las armas… ¿Pero saben cuándo estos asesinos entregarán sus armas? NUNCA, Andrés, Olguita, Ricardo Peralta. Alfonso, es su modo de vida, ingresos y terrorismo para asustar a la gente y por supuesto al gobierno de la Transformación de 4ª, mientras miles de mujeres quedan viudas, miles en la orfandad, familias desintegradas, pueblos fantasma, soldados, marinos, policías, civiles masacrados.

¿Qué dirá López en su discurso del 1 de septiembre en Palacio Nacional, como parte del protocolo del Informe de Gobierno? Seguro eso no. Pero dirigido a sus incondicionales  invitados al patio central del inmueble aplaudirán por ser convenencieros, oportunistas, mientras en las calles del país continúan los homicidios, violaciones, asaltos, secuestros, levantamientos, agresiones contra mujeres, en tanto en el Zócalo los borregos de López celebrarán con porras, vivas, aplausos, idolatrías.

A nueve meses de mal gobierno, acuña nueva frase, que es de y para engañabobos. Dice el insensato Andrés Manuel “los mexicanos están felices, felices, felices”. Ocurrencia, que sin sustento real se “sacó de la manga” para desviar las verdaderas razones de la crisis que padece México.

Cito textual su visión y aberración: "se dan estos casos (vandalismo de las mujeres en protesta), pero en general, lo voy a decir, hasta se los adelanto, en mi Informe. El pueblo está feliz, feliz, feliz, hay un ambiente de felicidad, el pueblo está muy contento, mucho muy contento, alegres. Entonces, no hay mal humor social".

¿Habrase escuchado sandez más torpe, infame, irracional? La respuesta la tienen, Andrés, los familiares de los 23 mil 27 asesinados en tu T4a, las madres y padres a quienes quitaste las guarderías infantiles; los más de 5 mil desempleados, los 61 millones de pobres y pobres extremos. Los consanguíneos de esos enfermos, muchos de ellos de Sida, cáncer, diabetes, en fase terminal. Pero no sólo quitaste medicamentos, sino corriste –literalmente- doctores, enfermeras, asistentes, especialistas, administrativos del sector.

¿Con qué base científica, técnica, metodológica, estratégica, investigativa y con qué enfoque, te basas López Obrador, para asegurar, alharaquera, afirmar, presumir, instigar, que en México somos felices, felices, felices? Explícalo, deja de decir tonterías y ocurrencias para esconder la dramática situación económico/social/política/financiera del país. No es verdad. Los mexicanos no somos felices, felices, felices… bueno, al menos 55 millones o más desacreditamos tu pronunciamiento. Amenazas con incluirlo en tu perorata del primero de septiembre en Palacio Nacional… ¡Aaah, claro, tus acarreados y aplaudidores, convidados lanzarán loas, vivas, besos! Afuera, el pueblo, la realidad, repudian tu falsa felicidad y la de tus compinches de la Transformación de 4ª.

Es tan ilógico, imprudente, megalómano, narcisista, con complejo de superioridad Andrés Manuel, que en este episodio de su felicidad, dicta que por Decreto todos debemos ser felices, felices, felices y que no existe mal humos social. Para los psicólogos esta atrofia mental lo convierte en arrogante, de naturaleza agresiva, que utiliza la sutileza para esconder su insolencia, con chistes o apodos como “vamos requetebién”, “fifís”, “me canso ganso”, “lo que diga mi dedito”, “amorcitos”, “feliz, feliz, feliz”, “mafia de la información”, “chayoteros”, “delincuentes de cuello blanco”, “mafia del poder”, “el innombrable”,  etc. Sus chairos y botts replican en redes sociales sus ocurrencias, deslices y tonterías, su egocentrismo se eleva, cree tener absoluta verdad y “control” de los hilos que mueven el país.

Es un hecho, ante tal actitud, insisten los psicólogos, López Obrador es incapaz de empatizar con los demás, sólo su palabra y decisiones cuentan. Quien lo contradice es su enemigo. Ejemplos, varios: Banco de México, CNDH (a la que pretende desaparecer), CONEVAL, Jorge Ramos (periodista de Univisión), Loret de Mola (“petición” de AMLO a Emilio Azcárraga, para despedir de Televisa a su critico más férreo).

Además de lo anterior, en su mamotreto de discurso en Palacio Nacional, Andrés Manuel debe asimilar la verdadera razón del porqué vox populi lo llama “traidor a la patria”. Pues prefiere fortalecer la economía e impulsar el empleo en El Salvador, Guatemala y Honduras, países centroamericanos, a quienes destinará mensualmente 105 millones de dólares,  mientras en México el desempleo, la pobreza, pobreza extrema, abandono al campo, etc. son vergonzosamente ignorados por la Transformación de 4ª, al grado de considerarlo en esos países  como “el mejor presidente que han tenido”.

Está clara su intención política y no humanitaria -con dinero ajeno (de los mexicanos)-, de erigirse en libertador/líder del hemisferio, ante la inminente caída del dictador venezolano Nicolás Maduro y los dictadorsuchos de Nicaragua, Daniel Ortega, de Bolivia, Evo Morales. López Obrador pretende abrogarse el liderazgo, como Simón Bolívar “Libertador de América”, para extender una eventual dictadura desde el Río Bravo, hasta Venezuela.

No es casual ese “gesto” politiquero a guanacos, chapines y catrachos, NO quiere posicionarse, colocarse, ubicarse como mesías de la región para sus perversos intereses de tirano.

A partir del 1 de septiembre, que inicia el segundo periodo de sesiones del primer año de  la LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, veremos el tamaño de la democracia que debe imperar en San Lázaro y en Reforma 135, ambas Cámaras con mayoría morenista, que deben poner en su lugar al ineficiente gobierno de la Transformación de 4ª. Demostrar la autonomía de poderes, la calidad (si la tienen) moral y ética de diputados y senadores para enmendar la plana y locuras a López Obrador.
La oposición debe fajarse el cinturón, ser verdaderos defensores de la ciudadanía, exigiendo al inquilino de Palacio Nacional, dejar sus arranques irracionales, encausar al país por la senda del desarrollo; cobrar las “facturas” pendientes del sexenio de Peña Nieto y secuaces. Representar dignamente a quienes votaron por ellos, no ser paleros y del régimen, sino entes propositivos, imparciales y dignos (ahora no lo son) por la encomienda que los electores dieron al votar por su causa.

De López Obrador y secuaces no espero nada mejor, seguirán navegando en la indolencia, parcialidad, corrupción (Baja California, Puebla, Gobernación –Peralta, Sánchez-) desinterés popular e impunidad.

Ninguna cuenta clara dará a conocer y pronunciará Andrés Manuel, porque es un engañabobos y eso hará ante sus “llevados” al patio central de Palacio Nacional, para cómo focas aplaudan, alaben, halaguen y vitoreen al egocéntrico tabasqueño, que sólo en su sueño vive feliz, feliz, feliz… porque la realidad lo ha rebasado.

¿O no, Pinocho?

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Latitud Megalópolis (LM).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas