.

miércoles, 12 de junio de 2019

Alcaldes y Gobernadores / Cuauhtémoc Blanco, el peor de los gobernadores

Gustavo Rentería*

El peor gobernador del país milita en el partido Encuentro Social y es muy cercano al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador. Sí,  Cuauhtémoc Blanco Bravo, de Morelos, es el mandatario estatal “más chafa” del país.

En contraparte, el panista Mauricio Vila Dosal, de Yucatán, es el mejor evaluado. Le sigue en la lista el tricolor, Quirino Ordaz Coppel, de Sinaloa. En tercer lugar, el panista Francisco Cabeza de Vaca (Tamaulipas). El también honroso cuarto lugar se los lleva, el priísta Omar Fayad, de Hidalgo. Y el quinto lugar se lo llevó el panista Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes.

Comparte el futbolista de Tepito, el cuadro de los “peor aprobados”, con el tlaxcalteca tricolor, Marco Antonio Mena; el panista quintanarroense Carlos Joaquín González; el disque independiente regio, Jaime Rodríguez Calderón y el panista bajacaliforniano, Francisco Vega Lamadrid.

Todo lo anterior, de acuerdo  a la más reciente encuesta nacional sobre las condiciones de gobierno en México, elaborada por la casa Arias Consultores, publicada en la Revista32.

El estudio también indica que la priísta, Claudia Pavlovich, inspira mucho mayor confianza que la  morenista, Claudia Sheinbaum Pardo. Por ende, en la tabla donde se pregunta que si ha mejorado la confianza de los empresarios para invertir, Sonora aparece muy por arriba que la Ciudad de México.

De igual manera, en esta competencia entre damas, Pavlovich está mejor evaluada en entrega de apoyos a personas de escasos recursos que Shienbaum; y también gana la sonorense en mejoramiento de obra pública estatal, comparada con la chilanga.

¿Cómo están los morenitas? Ya dijimos que el americanista está de la patada: a Blanco deberían sacarle la “tarjeta roja”, porque sencillamente no da una: el 75 por ciento de los morelenses lo desaprueba. El chiapaneco, Rutilio Escandón, es el mejor evaluado de la 4T.

Le sigue el tabasqueño, Adán Augusto López (que apenas alcanza 27 por ciento de aprobación); seguido por la defeña, Claudia Sheinbaum (con 66 por ciento de gobernados que la reprueban); Cuitláhuac García deja muchísimo que desear: lo reprobaron el el 66.3 por ciento de los veracruzanos, aunque lo ven muy cercano a AMLO.

Entre los tricolores el sinaloense Quirino Ordaz se lleva la medalla de oro y no sorprende que el tlaxcalteca Marco Antonio Mena sea el peor evaluado: pasará a la historia como gobernante gris, desdeñable, infame, deficiente, minúsculo, desastroso e ínfimo.

Vale la pena destacar el crecimiento sostenido de Omar Fayad, que ha tejido fino en materia política y ha trabajado en campo de manera seria.

El único perredista, mejor dicho disque de izquierda que milita en el PRI, el michoacano, Silvano Aureoles, también aparece muy abajo en la tabla: el 73.6 por ciento lo reprueba.

Quien es un fracaso es el panista Javier Corral: solamente lo aprueba el 22.6% de su gente, porque percibe que llegó solamente para meter a la cárcel a César Duarte Jáquez, y ni eso  logrará.  Es más, aparece en el último lugar de la tabla, en cuanto a su relación con el Presidente de la República.

Quien ha ido mejorando y aparece a mitad de las tablas, es el gobernador de Colima, el priísta José Ignacio Peralta. De igual manera, quien escala posiciones entre encuesta y encuesta es el potosino, Juan Manuel Carreras.

El gobierno que es una tragedia, es el de Puebla, ya que la gente percibe que la inseguridad es el peor problema por resolver para Luis Miguel Gerónimo Barbosa Huerta de Morena. De igual manera, prende un foco rojo el estudio: Quintana Roo de Carlos Joaquín González, es considerado peligroso.

En cuanto al combate a la  corrupción, la encuesta de Luis Octavio Arias Ortiz indica que que Alejandro Tello (Zacatecas), Alejandro Moreno Cárdenas (Campeche), Diego Sinhué (Guanajuato) y Francisco Dominguez Servién (Querétaro) han logrado cambiar la percepción de sus gobernados.

Bien por Vila y Cabeza de Vaca, muy mal Kiko Vega (que afortunadamente ya se va); Bien por Quirino y Fayad, pésimo Marco Mena (qué horror, se va hasta el 2021).

¿Qué espera el presidente de la República para jalarle las orejas, o enviarle refuerzos al Cuauh? Sabemos que hay división de poderes, y que las entidades son libres y autónomas, pero el futbolista lo está haciendo de la patada.

* Periodista, editor y radiodifusor.

@GustavoRenteria
www.GustavoRenteria.mx

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas