.

martes, 7 de mayo de 2019

La resiliencia y sus características

Marlen Treviño

La resiliencia es la capacidad que tenemos de adaptarnos y afrontar las situaciones menos favorables. Un concepto bien conocido por la psicología, pero poco explorado por el ser humano en general. La resiliencia es una herramienta que todos los seres vivos tienen a su disposición aunque de formas diferentes.

La resiliencia es una llave con la que es posible afrontar los malos tiempos y sobrevivir.

Forma parte de un complejo mecanismo en el que influyen otros muchos factores como, por ejemplo, la actitud que tomamos frente a un problema. Y quizás por esto, algunas personas parecen afrontar de una manera distinta, con más facilidad, las situaciones conflictivas o desagradables, mientras a otras les cuesta más resistir o afrontar los malos tiempos. O quizás el esfuerzo sea el mismo, pero la actitud que se toma sea diferente.

¿Qué define a las personas resilientes?

* Son capaces de detectar la causa de los problemas
Las personas resilientes llevan a cabo las estrategias necesarias para evitar que la situación problemática vuelva a repetirse nuevamente. Esto implica también autoanalizarse, ya que a veces el detonante de un conflicto no proviene del exterior, sino de nuestro interior.

* Saben manejar sus emociones
Las personas resilientes son capaces de manejar sus pensamientos, ya que cualquier emoción parte de aquí. Pensamos, luego sentimos. Las personas resilientes controlan sus pensamientos para no dejarse llevar por los que tienen una carga negativa y que, por ende, tienen capacidad para generar emociones negativas.

* Mantienen la calma en situaciones de mucha presión
Todos atravesamos momentos difíciles a lo largo de nuestra vida y lo importante es saber mantener la calma cuando estos se presentan. Las personas resilientes son capaces de estar centradas y tranquilas cuando se encuentran en una situación de caos y confusión momentáneas.

* Son realistas
Mucho y mal se ha hablado sobre el optimismo, generando la idea global de que ser positivo implica negar ciertos aspectos de la realidad que son inevitables y están presentes en la vida de muchas personas. Son realistas pero esperan siempre lo mejor, es la mejor manera de describir el optimismo característico de las personas resilientes.

* Confían en sí mismas
Las personas resilientes tienen confianza en su valía y en su competencia para superar las adversidades. Lo que nos decimos es lo que termina formando nuestra realidad, así que si creemos que no somos capaces de superar un obstáculo, desde luego no lo seremos.

* Son empáticas
Las personas con mayor capacidad para afrontar los problemas de una forma correcta saben leer las emociones de los demás, comprender lo que sucede a su alrededor y actuar en consecuencia. Según una investigación de Fenández, Márzque-González y López (2008) las personas que se muestran más felices son capaces de empatizar más con los demás. Por otro lado, las que presentan depresión se centran en sus propias necesidades de un modo defensivo. Esta teoría encaja en el hecho de que las personas resilientes sean más empáticas. Al tomarse la vida de otro modo y afrontarlo todo como un aprendizaje su forma de ver la vida es más positiva, optimista y esto la convierte en una persona más feliz.

* Son capaces de automotivarse
No todas las personas somos iguales. A algunas nos motivan los retos y a otras las oportunidades de cambio. Las personas resilientes saben buscar nuevas formas de obtener satisfacción de la vida. Mantienen la motivación siempre alta y son capaces de detectar y atraer cosas positivas a sus vidas.

* No se preguntan por qué, sino cómo
Una de las características de las personas que tienden a derrumbarse ante los problemas es que se dejan llevar por pensamientos de reproche, donde se cuestionan constantemente por qué la situación negativa que les angustia les ha sucedido a ellos.

Las personas resilientes emplean su energía en entender cómo pueden manejar o salir de la situación conflictiva.

La resiliencia se va cultivando y ejercitando con el paso de la vida, y aunque no lo percibamos en plenitud, todos de alguna u otra manera contamos con actitudes resilientes ante diversas situaciones. La diferencia entre las que lo son más y las que lo son menos puede estar en aspectos claves de la forma de ser tanto como en la práctica.

Si comienzas a mirar las cosas desde otra perspectiva, los problemas comenzarán a tener menos apariencia de dramas y más de retos que, depende de las circunstancias, puedes incluso disfrutar. ¿La clave? La voluntad para cambiar.

Fuente: La mente es maravillosa.

¿Te sirvió esta información? ¡Comparte!

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas