.

jueves, 23 de mayo de 2019

La Hidra Digital / El Infierno

Margarita Jiménez Urraca
margaritajimenez20@gmail.com
@MargaJimenez4

Los primeros días de la emergencia ambiental brillaron por su ausencia las autoridades de la megalópolis: de la CDMX, del Valle de Toluca y municipios mexiquenses conurbados del Valle de México, de Cuernavaca, de Pachuca. Los incendios forestales, las partículas PM2.5, el ozono, el calor y por si fuera poco, las explosiones del Popocatépetl, sumadas a la indiferencia o a la incapacidad de los responsables, produjeron un aire irrespirable, letal para los seres humanos, vamos el infierno.
Llegamos a niveles que produjeron temor por la salud de niños, ancianos, cardiópatas y enfermos crónicos de vías respiratorias. Pareciera ser que antes que estábamos mal estábamos mejor.

El análisis de la situación por parte de los expertos y de centros de estudios de la UNAM, el Instituto Politécnico Nacional y otros señalaron que la grave contingencia ambiental alcanzó niveles no vividos antes.

Otra vez, como en el caso de la inseguridad y el desempleo, la población no se sintió respaldada ni orientada a tiempo. Sabían y lo vivían en su propio malestar que la hipercontaminación era un tema en el que el retraso en la atención del problema podría ser mortal.

No lo sabemos, pero en algún momento quizá nos enteraremos por las instituciones de salud o los investigadores del tema, cuántos habitantes en situación vulnerable se agravaron o murieron por la larga contingencia de cinco días, de la que la sociedad hemos aprendido el estado de indefensión en el que vivimos a pesar de contar con una Jefa de Gobierno de la CDMX, experta en el tema, y tres gobernadores responsables de las entidades afectadas.

Tenemos que ser cada día más autogestivos, es decir “rascarnos con nuestras propias uñas” y contribuir con menos emisiones contaminantes ya que el presupuesto para este tipo de contingencias como los incendios ha sido reducido.

De acuerdo al Amlometro de Mitofsky, el domingo 19 de mayo, día álgido de la emergencia, la aceptación de AMLO fue del 60 por ciento, el punto más bajo desde que se empieza a levantar esta medición. El dato habla por sí mismo.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas