.

lunes, 27 de mayo de 2019

Enfoque Global / Periodistas millonarios a costa de un pueblo engañado

José Luis Ortiz Santillán

Los ciudadanos desean que el presidente, Andrés Manuel López Obrador, pase del discurso a los hechos. Finalmente, millones de mexicanos conocen la verdad sobre los pagos millonarios a periodistas por parte del gobierno federal; tema que el presidente había expuesto y la revelación de los nombres se había convertido en una exigencia por parte de la mayoría de los mexicanos, quienes deseaban constatar con pruebas irrefutables los hechos.

Sin duda, nos enfrentamos a la existencia de dos mundos. Por un lado, el de los periodistas asesinados por hacer su trabajo, por atreverse a denunciar la complicidad entre gobernantes, funcionarios públicos y el crimen organizado; por otro, están los periodistas que han hecho de la profesión un negocio millonario; algunos de ellos, como Joaquín López Dóriga, un español llegado a México en los años setentas, que jamás hubiera soñado hacer la fortuna que ha podido hacer en México y que en su país de origen, España, le habría sido imposible, lo niega.

Nombres, nombres y más nombres, todos los periodistas estelares de la mayoría de los medios están ahí en las listas publicadas por el gobierno. Por supuesto, todos niegan y rebaten los hechos, todos pretenden explicarles a los ciudadanos que se trata de una casería de brujas, que se pretende callar las criticas al presidente López Obrador y su gobierno con tales acciones, que se está instalando un Estado totalitario, un Estado que pretende amordazar a la prensa, bla bla bla… todo para tratar de justificar lo injustificable, seguir engañando a los ciudadanos y proyectar un ejercicio del gobierno fuera de la realidad; presentar un México prospero que sólo existía en su imaginaria, forjada sobre los millones de pesos entregados por el gobierno.

Joaquín López Dóriga, ha sido señalado como el personaje que más dinero recibió en el sexenio pasado gracias a sus cuatro empresas, un total de 251 millones 482 mil; pero para desmentir los hechos ha señalado que se “trata de callar la crítica con infamias”. Probablemente, algunos puedan pensar que lo son, pero este personaje ha estado siempre cerca del poder y ha sacado provecho de su cercanía; recuerdo que, trabajando en la Cancillería en 2010, por error recibí un correo donde solicitaba la renovación de su pasaporte ¿para que molestarse haciendo lo que un ciudadano común hace para ello, si podía hacerlo de otro modo?

No se trata si los pagos millonarios están o no apegados a la ley, sino el hecho de que esos periodistas se confabularon durante años con el sistema, con el régimen, con los gobernantes para hablar de su gestión, para hablar de un México moderno, de progreso, mágico, pero no de su realidad; nunca de los pobres, de las infamias, de la corrupción, de los ajustes de cuentas, de la verdad sobre los asesinatos políticos de finales del Siglo XX, que marcaron la historia de México.

Lamentablemente, México sigue siendo un país colonizado, sometido aún por las grandes empresas y los medios que controlan. Intelectuales en los que muchos mexicanos creyeron algún día, hoy están en la lista de los que predicaban una cosa y hacían otra; por eso, el historiador Enrique Krauze, ha afirmado que se trata de una lista incompleta de pagos realizados entre 2013 y 2018, calificándola de tendenciosa e infundada.

Por supuesto, a Krauze no le ha gustado aparecer públicamente en una lista que deja claro su rol en la campaña negra que montó con sus amigos contra el hoy presidente de México, cuando inició su campaña presidencial; por eso ha escrito una carta donde explica que los millones que obtuvo son producto de su trabajo limpio y honesto en Clío y Letras Libres ¿Usted qué opina?

Hace tiempo que los ciudadanos quieren ver acciones por parte del presidente y no sólo revelaciones sobre actos de corrupción. Los ciudadanos quieren llevar de tras de los tribunales a quienes les han mentido y robado durante años; a quienes se han enriquecido con su pobreza y burlado de ellos; a quienes sólo en épocas de elecciones les han sonreído, visitado en sus comunidades rurales, en sus barrios, pero los han ignorado cuando llegaron al poder; a quienes han visto enriquecerse de la noche a la mañana, pasando del barrio al Club de Golf y de ahí a Rubén Darío en Polanco, al Pedregal de San Ángel, a San Gerónimo o Santa Fe, a Miami o Paris.

Definitivamente, la lucha contra la corrupción no será fácil ¿Pero ¿cuándo una revolución, de cualquier tipo que sea, ha sido fácil realizarla? El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió efectuar una revolución ética, una revolución moral en México y este es sólo el inicio de un gobierno que deberá mostrar a los ciudadanos que, en efecto, se trata de instaurar un nuevo régimen en el país, el de la verdad, el de la trasparencia frente al pueblo, el de la justicia social, el del fin de lucrar con la pobreza de los más de 55 millones de pobres que viven a lo largo y ancho del país y nunca han tenido nada, que no sea esperar la época de lluvias para poder comer; el México de la auditoría social permanente de los ciudadanos sobre los actos del gobierno, sobre los recursos públicos.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas