.

martes, 9 de abril de 2019

La Hidra Digital / Colapso mediático

Margarita Jiménez Urraca
margaritajimenez20@gmail.com
@MargaJimenez4

Los medios de comunicación tradicionales se vienen cimbrando con el auge de las redes sociales, las plataformas digitales como Netflix, Claro Video, Amazon Video, de Spotify en música y “las mañaneras”, más otras. Todo se puede ver y escuchar por Internet en pequeños dispositivos móviles (celulares), ya sea la radio, la tele o películas. La radio de amplitud modulada va perdiendo audiencia, está a punto de morir como tal, a menos que se diseñe un modelo novedoso, quizá para escuchas o programación de perfiles muy especializados.

En Televisa los contratos de exclusividad de los actores han ido desapareciendo y recientemente han sido despedidos varios cronistas deportivos. En Milenio TV y Televisión Azteca se suceden los cambios, mientras la producción de series, películas y documentales están a la alza en las preferencias de las audiencias y las plataformas, en consecuencia, van ganando terreno. Por lo que hace a los noticieros y programas de análisis de radio y TV vespertinos padecen el síndrome de las noticias viejas: a la hora en que se transmiten, ya fueron  difundidas reiteradamente por medios digitales como Digital Mex, durante el día.

Radio Centro, en voz de Francisco Aguirre, el concesionario de diversas radiodifusoras musicales y “habladas” cuestiona los ratings que alcanzan los programas líderes en noticias de Radio Fórmula frente a los propios como el de Carmen Aristegui que no logra la audiencia del pasado en que era detractora del régimen, lo que le producía muchos más escuchas, todo ello validado por INRA (International Research Asociated). Aristegui, hoy como apoyadora, no tiene la audiencia de antes. La icónica RPM se vuelve musical. Radio Centro camina con rumbo incierto.

Los hábitos de exposición y consumo de medios cambiaron al generalizarse el uso de Internet, los que de por sí fragmentados con cerca de mil ochocientas radiodifusoras, más la televisión abierta y la de paga se quedan a la zaga del ritmo de la vida moderna que demanda más y en poco tiempo, exige más contenidos, fácil acceso, diversidad, en suma, MÁS.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas