.

jueves, 7 de marzo de 2019

La doble moral de Marigraz

Yamiri Rodríguez Madrid

María Graciela Hernández Iñiguez ha tenido un papel más que tibio como diputada local en la LXV Legislatura.

La panista tuvo su minuto de fama cuando subió a Tribuna a fijar su postura en contra del aborto por fomentar la irresponsabilidad entre las jovencitas.

Sin embargo, si bien está en su derecho de defender la vida, la señora es incongruente pues se quedó muy calladita después de la despescuezada de patos, este fin de semana, en Misantla, el municipio donde supuestamente gobierno su papá, Othón Hernández Candanedo.

Fracturarle el cuello a una parvada de patos bajo el argumento de ser una tradición, es simplemente una barbarie. Ni que decir que es una franca violación a la Ley de Bienestar Animal y al Código Penal Estatal por asesinar vida silvestre, pero claro, ahí no importa el derecho a la vida.

Difícil se vislumbra que la Fiscalía Especializada en Delitos y Maltrato contra Animales y el Medio Ambiente pueda proceder en este hecho, pues al estar Jorge Winckler Ortiz como titular de la Fiscalía General del Estado y ser aliado del munícipe y su hija la diputada, a lo mucho, y por presión social, podría haber solo una amonestación.

Sin embargo, los activistas y la sociedad en general están muy molestos con el “festejo” de esta comunidad misanteca que, por cierto, ya se tornó nota nacional por su salvajismo.

Bien haría la novata diputada en ponerse a estudiar las leyes pues no es lo mismo administrar la tienda de materiales familiar, que intentar construir ordenamientos legales, sus reformas y adiciones.

Ahí le encargo a la diputada Marigraz el artículo 28 de la Ley de Bienestar Animal porque creo que nunca la ha leído. Ojalá le regale una copia a su padre el presidente municipal y que este hecho que toleraron no se vuelva a repetir si es que en verdad se considera una defensora del derecho a la vida.

@YamiriRodriguez

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas