.

martes, 19 de marzo de 2019

Callejón Informativo

José Alam Chavez Jacobo

* Miente alcalde de Tlalnepantla. Fitch Ratings mejoró calificación tomando en cuenta al gobierno de Ugalde
* Fitch establece que la disciplina financiera del 2015 al 2018 fue clave para elevar la calificación crediticia de Tlalnepantla
* Desataca la ratificación del Tesorero como positiva para que continúa la inercia 
* OPDPM y seguridad pública, los talones de Aquiles 
* Salario Rosa beneficiará a mujeres mexiquenses 
* De regreso Juan Pedro García. Rinde protesta como dirigente de “Unión Revolucionaria”

Miente el alcalde de Tlalnepantla, Raciel Pérez Cruz, cuando presume la mejora en la calificación crediticia a su gobierno, por parte de la empresa “Fitch Ratings”, pues de acuerdo con la misma esto fue producto de una serie de medidas implementadas por la ex presidenta Municipal, Denisse Ugalde Alegría, por lo que echa abajo aquellos comentarios del propio edil quien en campaña acusó posibles actos de irregularidades financieras.

De acuerdo con “Fitch Ratings”, la “Perspectiva” de calificación positiva en la mejora de la calidad crediticia es resultado del continuo desempeño financiero favorable que Tlalnepantla presentó durante los últimos 3 años y que se refleja en sus métricas de flexibilidad financiera, nivel de endeudamiento y posición de liquidez.

La calificación incorpora fortalezas logradas en los últimos tres años, como un nivel bajo de endeudamiento y sostenibilidad fuerte de la deuda, una generación elevada de ahorro interno (AI) producto de una capacidad alta para recaudar, así como una posición fortalecida de liquidez, ausencia de contingencias en seguridad social y su relevancia económica en el contexto estatal y nacional.

Sin embargo la calificadora establece que la calidad crediticia está limitada por una contingencia manejable relacionada con el organismo de agua y una presión en el gasto en seguridad pública dado que Tlalnepantla es uno de los municipios con mayor incidencia delictiva en la entidad.

Al cierre de la administración anterior (31 de Diciembre del 2018), “Fitch Ratings” clasificó el factor deuda y liquidez del municipio con estatus fuerte con tendencia estable. Al 31 de diciembre, Tlalnepantla reportó un saldo de deuda directa de 432 millones de pesos, cifra que incluye un prepago por cumplimiento parcial en compromisos del Fondo Estatal de Fortalecimiento Municipal (FEFOM) y equivale a 0.13 veces los ingresos fiscales ordinarios (IFOs).

La calificadora consideró este nivel dentro de rango bajo. El saldo corresponde a un crédito contratado con la banca de desarrollo en 2013 (BANOBRAS). Tlalnepantla no cuenta con créditos de corto plazo ni cadenas productivas. En 2018 no contrató deuda adicional. De acuerdo con estimaciones de la empresa, la sostenibilidad de la deuda al cierre del ejercicio fiscal fue alta (9.7% del AI) y para 2019 se proyecta que se mantenga fuerte (9.4% del AI).

En cuanto a las obligaciones contingentes por pensiones y jubilaciones, revela que la administración de Ugalde cumplió al 100 por ciento el pago de cuotas ante el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM), aunque esto es derivado de que el dinero se le descontó al ayuntamiento de sus participaciones.

Las cuotas que realiza el municipio al ISSEMYM están al corriente, dado que para el pago se le retiene de las participaciones federales que le corresponden. A diciembre de 2018 reportaron un total de cinco mil 533 empleados, mil 440 son sindicalizados y cuatro mil 093 de confianza. El gasto en seguridad social representó 5.6 por ciento de los IFOs en el ejercicio fiscal.

La calificadora señaló que en materia de agua, el Organismo Público Descentralizado para la Prestación de los Servicios de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Municipio de Tlalnepantla (OPDM), ha representado una carga financiera para Tlalnepantla ya que le realizan descuentos al Fondo IV del Ramo 33 para el pago de la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

“En 2018 les descontaron 446.4 millones de pesos que el municipio reportó en su totalidad como pago del servicio de agua dentro el capítulo 3000. OPDM muestra una situación financiera limitada. También destaca que Tlalnepantla es aval de una línea de crédito contingente con BANOBRAS por 28.9 millones de pesos, misma que se destinó para el pago de la obra de construcción y equipamiento del Colector Semiprofundo Río San Javier, Planta de Bombeo y Colectores.

Fitch clasificó el factor de gestión y administración de Tlalnepantla con un estatus neutral con tendencia positiva. “Tlalnepantla se mantiene en cumplimiento tanto en armonización contable como en los requerimientos de información de la Ley de Disciplina Financiera para las Entidades Federativas y los Municipios.

El 1 de julio de 2018 se celebró una jornada electoral que renovó la alcaldía en Tlalnepantla, en la cual resultó ganador Raciel Pérez Cruz por el partido político Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). Su período de gestión comprende de 2019 a 2021. Cabe mencionar que el tesorero municipal se mantiene en el cargo como responsable de las finanzas públicas. Fitch dará seguimiento a los planes financieros y de inversión que presente la administración nueva”, agregó la calificadora.

Por eso al inicio de este espacio se señala que miente Raciel Pérez cuando mandó mensajes públicos en el sentido de que su administración va tan bien que mejoró la calidad crediticia del ayuntamiento, cuando en realidad “Fitch Ratings” entregó el 12 de Marzo pasado el resultado de la evaluación a los tres años de gestión de Denisse Ugalde, por lo que el primer trimestre del 2019, que ni siquiera concluye aún, no están valorados.

La propia calificadora prevé que continúen los buenos resultados financieros de Tlalnepantla con la permanencia del Tesorero de la anterior administración, lo que -como se ha dicho en este espacio- significa un reconocimiento de Raciel Pérez a la gestión de Dennise Ugalde. Interesante.
Atajos

Por el centro: No es difícil ver que el ánimo estatal en el PRI está de capa caída, apenas hace unos días se sintió buen ambiente en los eventos relacionados con el “Salario Rosa”, programa emblema en el primer año del gobernador Alfredo del Mazo Maza. Las mujeres mexiquenses se han dado cuenta que no solo es un apoyo económico, sino que además implica capacitación, educación, empoderamiento dentro de su familia y su vecindario, se les ve felices porque sienten que les cambio la vida.

Por el centro2: Juan Pedro García Martínez rindió protesta como presidente de la “Unión Revolucionaria” (UR) en un acto celebrado el fin de semana en el Comité Directivo Estatal (CDE) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), estuvo cobijado por personajes conocidos en el priismo mexiquense, entre ellos gente considerada cercana al Gobernador Alfredo del Mazo Maza. La toma de protesta la llevó a cabo Alejandra del Moral Vela, la presidenta sustituta del PRI mexiquense.

De esta forma, Juan Pedro García fue acompañado por Adrián Fuentes Villalobos quien fue presentado como representante personal del ex gobernador Eruviel Ávila Villegas; Miguel Torres Cabello, director General del Sistema DIFEM; Juan Millán Márquez, diputado local; Víctor Curioca Ramírez, subsecretario de Administración, Melissa Vargas Camacho, titular del CEMyBS y el experimentado operador político mexiquense, Eduardo Bernal Martínez, ex cónsul de México en Mcallen, Texas, entre otros.

Juan Pedro García está de regreso en la escena política, reconstruyendo alianzas, cuyos resultados se verán en el corto plazo, sea cual sea el saldo de las mismas.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas