.

lunes, 10 de diciembre de 2018

Enfoque Global / La vida en el planeta se deteriora: COP 24

José Luis Ortiz Santillán

 El cambio de gobierno en México ha distraído la atención de los medios sobre la realización de la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 24), la cual se está realizando en Katowice, Slaskie, Polonia, del 3 al 14 de diciembre. De tal modo, que durante dos semanas, se llevarán a cabo negociaciones cruciales para la supervivencia de la vida en el planeta y detener el calentamiento global.

Para ello, los líderes de 197 países y miles de interesados en el tema, expertos y activistas, se han dado a la tarea de buscar un consenso entre las partes para cumplir los compromisos acordados en París hace tres años, en la COP 22; de los cuales los Estados Unidos se han deslindado, luego que su presidente sacara a este país de los acuerdos, por considerar que el cambio climático no existe y sólo “es una invención de China” para conquistar sus mercados.

No es tiempo para dudar de los efectos devastadores del calentamiento global en el planeta, todos estamos sufriendo sus estragos. Los expertos han señalado que las emisiones globales de carbono aumentaron en un 16% en 2017 y se espera que aumenten un 2% en 2018; pero los países más contaminantes, China, Estados Unidos y la India, no están haciendo su parte para detener el deterioro de la vida en la Tierra, mientras que las “temperaturas siguen aumentando, las acciones decisivas que se requieren van con retraso y las oportunidades se acaban.”, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Un poco de historia sobre la COP, nos deja ver que no es fácil evitar que el hombre destruya la única nave espacial por la que sigue viajando en el universo. En 1992, la ONU organizó en Brasil la “Cumbre de la Tierra”, la cual adoptó la Convención Marco sobre el Cambio Climático (UNFCCC), en la que los países se comprometieron a “estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera”; compromiso que ha sido firmada por 197 países y anualmente, desde la entrada en vigor de la convención, se efectúa una Conferencia anual en cada país para discutir sobre los avances; en 2010 ésta se efectuó en Cancún, México, la COP 16.

Pese a los esfuerzos de la ONU, a través de sus agencias: ONU Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial (OMM), al trabajo realizado por los Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y a los acuerdos de Paris, logrados en la COP 22 en Francia, el planeta continúa calentándose; sin embargo, la ONU ha destacado algunos avances.

La ONU ha señalado que, al menos 57 países han conseguido reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles requeridos para controlar el calentamiento global; hay 51 iniciativas de fijación de precios del carbono en marcha para cobrar por tonelada de carbono emitida; en 2015, 18 países ricos se comprometieron a donar 100 mil millones de dólares anuales para  que los países en desarrollo puedan actuar en la lucha contra el cambio climático, aunque sólo se han entregado 70 mil millones; entre otros resultados.

Pero pese a los esfuerzos realizados, la industrialización y la falta de compromiso de algunos gobernantes, está provocando que aumenten las temperaturas en el mundo y que la Tierra esté cada día más contaminada. De acuerdo a Global Carbon Budget 2108, las emisiones globales de CO2 aumentaron un 1.6% en 2017 y en este año probablemente superarán el 2%. De aquí la preocupación de la ONU, que ha reiterado, que el Acuerdo de París, vigente desde 2016 y ratificado por 184 Estados miembros, es “la única opción viable para hacer frente al cambio climático”.

De acuerdo a los medios internacionales, el domingo pasado los representantes de los 200 países reunidos en la COP 24 de Katowice, recibieron un alud de informes alarmantes sobre la salud del planeta, culpando del fracaso de los avances a los países emergentes y desarrollados. En 2016 el planeta entero festejaba que los Estados Unidos y China, los dos más grandes contaminantes, llegaran a una acuerdo para sumarse a la lucha contra el calentamiento global, pero en 2017 la decepción llegó con la salida estadounidense de los acuerdos de Paris.

Sin embargo, China, el mayor contaminante del planeta, con 9.8 gigatoneladas de CO2, de un total global de 36 gigatoneladas que podrían llegar a 37.1 gigatoneladas según Global Carbon, ha comenzado a trabajar para hacer su contribución a la reducción del calentamiento global, esforzándose para reducir sus emisiones en 4.7% en 2018. Mientras que los Estados Unidos, el segundo contaminador mundial, con 5.2 gigatoneladas, aumentará sus emisiones de CO2 en un 2.5%. Por otro lado, la India, con 2.5 gigatoneladas, podría tener emisiones de CO2 mayores al 6.5%, más elevadas que en el pasado, producto del incremento en el uso del carbón en la producción industrial; en tanto que Europa, podría reducir sus emisiones en 0.8%. En realidad son estos cuatro países (incluyendo los de la Unión Europea) los que producen más del 60% del CO2.

De acuerdo a los expertos, aun cuando la atmósfera de la Tierra, “la capacidad de absorción de CO2 de los océanos y la cubierta vegetal” resisten, los líderes mundiales deber refrendar sus compromisos con el planeta y esforzarse para detener el calentamiento global en la COP 24. Sería bien visto por la opinión pública internacional, sí el presidente de México, Andrés López Obrador, asiste a este Foro para fijar la nueva visón y posición de México sobre la lucha contra el calentamiento global y se suma al trabajo que el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha hecho en solitario en estos años.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas