.

lunes, 17 de diciembre de 2018

Enfoque Global / COP24 termina en Polonia como cada año, sólo con esperanzas

José Luis Ortiz Santillán

Luego de la retirada de los Estados Unidos de los Acuerdo de Paris, la COP22, en julio de 2017 con la llegada del presidente Donald Trump a la presidencia, el drama de la supervivencia de la vida en el planeta se convierte en una tragedia.

Luego de once días de debates, concluye en Polonia sin grandes acuerdos la COP24. Del 3 al 14 de diciembre, se ha continuado con las discusiones en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, en la cual han participado 197 países, entre ellos muchos países insulares y pobres, los cuales hoy por hoy siguen siendo los más vulnerables; debido a que la inmensa mayoría de países aún no se han reafirmado sus compromisos para reducir sus emisiones de CO2.

Un día antes de concluir esta Cumbre sobre el clima, 200 de los países reunidos en Katowice, Polonia, aún no han podido comprometerse para enfrentar el deterioro del medio ambiente. Bajo esa perspectiva y sin los esfuerzos de los Estados Unidos para reducir sus emisiones, el segundo mayor contaminador de la Tierra, el calentamiento superior a los 1.5 grados del planeta parece ser inevitable; sobre todo, si los países no se comprometen a cumplir los compromisos adquiridos en los últimos diez años, donde se ha avanzado más en torno a los acuerdos.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha disco que avanzar en el cumplimiento de los Acuerdos de Paris “Es una cuestión de vida o muerte”. No es para menos, con las discusiones estancadas y la multiplicación de fenómenos naturales producto del calentamiento global; no olvidemos, las recientes lluvias en los desiertos del norte de Chile y de Arabia Saudita, que muestran los cambios en los patrones de comportamiento del clima.

En medio de este deterioro, la locura senil parece afectar los compromisos para frenar el calentamiento del planeta. El presidente Donald Trump no sólo piensa que el calentamiento global es una invención china para robarle a las Estados Unidos sus mercados, sino que ha señalado que “Tal vez es hora de terminar el ridículo y extremadamente caro acuerdo de París y devolverle el dinero a la gente mediante la reducción de impuestos”, haciendo alusión al movimiento de los Chalecos verdes en Francia, los cuales iniciaron sus protestas por el incremento en los precios de la gasolina.

Los países petroleros quieren seguir destruyendo la vida en el planeta. Los Estados Unidos, Arabia Saudita, Rusia y Kuwait, han defendido en la COP24 el uso del petróleo, haciendo caso omiso a la voz de alarma de los científicos y al ex vicepresidente estadounidense, Al Gore, quien los ha criticado, por restar importancia a las evidencias científicas sobre el calentamiento de la atmosfera de la Tierra y el deterioro de la vida en ella.

Pese a los diferentes fenómenos naturales que se han abatido en los territorios de los países ricos, éstos suponen estar a salvo de la destrucción de la vida en la tierra. Sólo los 40 países más vulnerables a los efectos del calentamiento global han aumentado sus metas y compromisos de cara a reducir las emisiones de CO2, el resto de los países miembros de la COP24.

Polonia cerrará sus trabajos sobre el calentamiento global hoy viernes 14 de diciembre de 2018, pero con la esperanza de ver sumarse en 2020 a la lucha contra el calentamiento global y por la vida en la Tierra. No hay un planeta sustituto de la Tierra, es ésta la nave espacial que conduce a la humanidad por el universo ¿Qué deberá pasar en nuestro mundo para entender que no podemos destruirla?

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas