.

viernes, 2 de noviembre de 2018

Economía y Política / Consulta popular y buen gobierno

Miguel Ángel Ferrer

Continuar con la construcción del aeropuerto en Tezcoco o cancelar el proyecto fue la primera prueba de fuerzas entre la oligarquía y el nuevo gobierno. Y para inclinar el resultado del combate en favor de la continuación de las obras la derecha no escatimó medios de lucha.

Uno de éstos y acaso el principal fue la amenaza de una inminente e inevitable catástrofe económica: inflación desbordada, devaluación monetaria, éxodo de capitales, retraimiento o suspensión de inversiones extranjeras.

Todo esto, desde luego, con el enorme y decidido concurso de la radio, la televisión, la mayor parte de la prensa y las redes sociales reaccionarias. Pero, como era de esperarse, López Obrador no se asustó, no cedió al chantaje mediático. Y tampoco se dobló ante los actos amenazantes y hostiles de las llamadas agencias calificadoras imperialistas.

Para enfrentar el vendaval que se le venía encima, López Obrador acudió, como siempre, a su mayor activo: el respaldo popular. Y éste se expresó masivamente de nuevo en la consulta popular sobre el aeropuerto: un rotundo no al aeropuerto en Tezcoco.

La derecha, desarmada y desconcertada ante el fracaso de su estrategia de presiones y chantajes, alcanzó a ver, sin embargo, la fuerza y el peligro para ella que representa el arma principal de López Obrador: la consulta al pueblo.

Por eso ahora la estrategia oligárquica es descalificar, desprestigiar y satanizar ese tipo de interrogatorios a la población. Porque éstos son el mejor antídoto contra las toxinas inoculadas en la gente por el aparato mediático de la oligarquía, incluidas las redes sociales regenteadas por la derecha.

Y también son un eficaz antídoto contra el veneno que administran a la sociedad los denominados expertos financieros, auténticos e interesados charlatanes al servicio del capital.

Puede afirmarse en consecuencia que, afortunadamente, las consultas populares llegaron para quedarse. Habrá, desde luego, que institucionalizarlas y afinar y mejorar su operación. Convertirlas en un instrumento permanente de buen gobierno. En un sólido baluarte frente a los poderosos y malévolos ataques de la oligarquía contra los intereses populares.

Vox populi, vox dei, dice la sentencia clásica. Pero para saber qué dice el pueblo hay que preguntarle. Y eso es lo que hizo la consulta popular sobre el aeropuerto. Y lo que habrán de hacer las consultas venideras. Y por eso la oligarquía tiene sobrada razón para oponerse a ellas y satanizarlas.

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com
mentorferrer@gmail.com

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas