.

jueves, 8 de noviembre de 2018

Con Valor y Con Verdad / Ojalá lo logremos noquear

Gustavo Rentería*

Nogales, Arizona.- No se pudo derrotar a Trump, como muchos lo deseábamos, pero las elecciones de medio término sí le dieron un gran “estatequieto”. Le aplicaron los demócratas jabs, crosses, uppercuts, y varios crochets, aunque aún nos deben el knock-out.

Seguramente los adversarios del huésped de La Casa Blanca iniciarán el próximo año un “impeachment” por su constante obstrucción para investigar los lazos de su triunfo en los comicios de 2016 con el gobierno ruso, pero será detenido todo en el Senado, que controlarán todavía los republicanos .

Y así como lucharán los legisladores de La Casa, contra los senadores todos los día durante los próximos dos años; los estadounidenses pelearán por la reelección o la derrota del multimillonario.

Si bien el país de la bandera -de las barras y las estrellas-  demostró que un alto porcentaje  sigue apoyando a su presidente, también se demostró que se le construyó ya un muro a sus intenciones xenófobas y racistas: será casi imposible construir la pared entre México y Estados Unidos, será casi imposible sepultar el Obama Care, y será casi imposible imponer su propuesta económica.

Como muestra de los golpes que recibió Trump, algunos ejemplos: llegará una mujer indígena, y dos damas musulmanas al Congreso. Y como muestra de la división interna que viven los norteamericanos: se eligió en California a un gobernador “gay” y promotor de las leyes que protejen a la comunidad LGBT (como lo indican las mejores prácticas internacionales), mientras en la Florida se contrató como gobernador, a un personaje que compara a los afroamericanos  con los simios.

No se deje engañar, querido lector, aunque “tuité” Trump que está feliz y que fue un gran martes para su proyecto político y para su partido, los latinos, asiáticos, afros, y los que vienen de Oriente Medio le dieron varias patadas “en los bajos” al narcisista de cabellos naranja.

Estoy seguro que se abre un nuevo panorama con la llegada de Alexandria Ocasión Cortés, de 29 años a una curul en Washington; se le complican las cosas con la salida de Jeff Sessions; como creo que es una excelente señal que Trump estalle contra mis colegas reporteros. ¡Vamos bien!

Festejemos pues que “en la lona” le contó el pueblo hasta ocho al presumido de Trump, pero se pudo levantar para seguir en la pelea. Lo tenemos contra las cuerdas. Ojalá lo logremos noquear, para beneficio del planeta.

* Periodista, editor y radiodifusor.

@GustavoRenteria
www.GustavoRenteria.mx

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas