.

lunes, 26 de noviembre de 2018

Comentando / Nueva enfermedad sexenal, “consultivitis”

* Ante la incapacidad de gobernar, “que la gente decida”. Salida fácil

Luis Repper Jaramillo*
lrepperjaramillo@yahoo.com

A pesar del respaldo popular con más de 30  millones de votos para hacerlo Presidente de México, responsabilidad que conlleva gobernar, decidir y responsabilizarse de sus hechos, actos y convicciones, Andrés Manuel López Obrador sigue shockeado, indeciso, confundido, es decir, “ya logré el poder” (buscado por casi 18 años) ¿y ahora qué hago?

Esta impresión me da, ante las dudas y constantes cambios de parecer e inseguridades.

Todos recordamos las ofertas de campaña, desde 2012, en el sentido de que “a los militares los sacaremos de las calles y volverán a los cuarteles, porque su función no es cuidar la seguridad en la vía pública”… “para eso está la Policía Federal, la nueva policía federal”, dijo infinidad de veces.

O cuando prometió que “los funcionarios públicos corruptos los meteré a la cárcel”; ahora dice no a ambos compromisos. Lo peor, dice en cadena nacional en una mesa de análisis por televisión que no dijo lo que dijo. Esta respuesta obligó a los organizadores del debate incluir hasta 3 videos con sus palabras en mítines y entrevistas, que sí dijo lo que dijo. Vergonzoso, mal entrenado, orientado, asesorado por su equipo de Comunicación Social, y no le quedó de otra que decir, torpemente… bueno quizá lo dije 2 veces (miente)… lo demás ridículamente fue exhibido.

Luego, como a lo largo de su candidatura triunfadora y presidencia electa, se desdice, recula u “olvida” (que es lo peor) “como dice una cosa, dice otra cosa”, ahora ya perdonó a Peña Nieto y no lo meterá a la cárcel por corrupto (Casa Blanca), como en tantos mítines amenazó y sancionar al priista. Ya son miguis, miguis, pues hasta su casa (particular) lo invitó comer… cuando siempre lo odió.

Pues estos botones de muestra entran en el concepto de indecisión cuyo significado en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua, significa “falta de firmeza o inseguridad” que envuelve la personalidad de Andrés Manuel, cuyo sexenio aun no inicia y ya sembró desconfianza, incredulidad y miedo ante la posibilidad de gobernar en absolutismo, totalitarismo o dictadura.

Estos 5 meses de placeo y gobernar tras el poder (EPN) han generado dudas, vacilación, titubeos de un tipo que a pesar de obtener 30 millones de votos en la elección presidencial, aun no asume el rol contundente de mandatario o tiene miedo de “gobernar” para no comprometerse y asumir un eventual fracaso… y deja en “la consulta popular”  decisiones que supone un estadista, un hombre de Estado debe hacer suyas.

¡Pamplinas! que el pueblo decida. El terror a equivocarse y ser exhibido como incapaz ensombrece las acciones del hombre que tanto buscó la presidencia… pero no está preparado para gobernar; no tiene el perfil profesional al cargo. ¿Alguien le hizo la prueba de Control de Confianza, de habilidades, de trabajar bajo presión, de laborar en equipo? ¿No, verdad?

Una muestra es el yoyismo con que impone sus caprichos, en donde primero decide y luego convoca a “consulta popular”: ¡me canso ganso! (que acabaré con la corrupción), prensa fifí (insulto a los medios de comunicación no afines a sus intereses). Santa Lucía va (se cancelan la obras del NAIM en Texcoco) en represalia a los empresarios a quienes calificó siempre como ladrones de cuello blanco.
Corazoncitos, (insulto peyorativo contra las reporteras que no quiere que lo cuestionen),  son muestra de su coraza y desequilibrio ante el miedo al fracaso.

López no olvida su papel de camorrero, de eterno inconforme contra los gobiernos. Es impulsor de las protestas, mítines, plantones, bloqueos, marchas en donde enfrente mandaba a mujeres, niños, adultos para evitar es su contra las policías anti marchas, granaderos, etc. Hoy lo hace, similar, pero cambió el modo, utiliza la “consulta popular” para lograr sus intereses y autodefensa.

Retomando la visión y palabras del ex Primer Ministro del Reino Unido, Tony Blair, en el tema de las consultas, apenas hace unos días, señaló que el pueblo elige un gobierno para que tome decisiones, no para que se ampare en una encuesta, pues tantas consultas es un error… “es tratar de vestir de democráticas decisiones ya tomadas” No tienen sentido.

Y… en el caso de López Obrador así ha sido. Cuando “consultó” a gente afín para votar por la suspensión de las obras del nuevo aeropuerto en Texcoco, la decisión ya estaba tomada, habilitaría Santa Lucía y remodelaría las terminales de la Ciudad de México y Toluca.

Una farsa, una tomada de pelo a los ciudadanos cuando su imposición estaba consumada.
Ahora hará lo mismo con el Tren Maya, en el sur sureste del país, cuando ya anunció que la vía férrea está ordenada.

Recordemos que en campaña fue fiero, acosador y acusador en contra de los ex presidentes y presidente Peña Nieto por actos de corrupción “a todos meteré a la cárcel”, alharaqueaba.

Hoy, anuncia que el 21 de marzo de 2019 hará otra “consulta popular” para decidir si se juzgan y en su caso meten en prisión, por actos de corrupción e impunidad a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Esta cómoda posición lopezobradorista es un error más, per sé viola la Constitución y su palabra cuando ante el Congreso de la Unión señala “protesto cumplir y hacer cumplir la Constitución y las Leyes que de ella emanen. Si no fuera así que el pueblo me lo demande” (protocolo que nunca cumplen los Presidentes), pues corrupción y omisión son delitos federales que deben sancionarse.

De suyo, los mexicanos estamos convencidos de que todo mal funcionario público, pésimo gobernante, burócrata de todos niveles, legisladores, etc. que robó, desfalcó, omitió o se coludió en un delito debe ser detenido y encarcelado. Andrés Manuel sólo debe aplicar la Ley y dejarse de tonterías, como su conjuntivitis.

Flaca memoria, ¿o Alzheimer? (demencia común entre adultos mayores. Trastorno cerebral que afecta la capacidad de pensar y actuar) la de Andrés Manuel pues siempre ha calificado a los empresarios, industriales, inversionistas, banqueros, emprendedores, etc. como delincuentes de cuello blanco. “Son los dueños del dinero que compran el poder”.

Si lo olvidó, le recuerdo. En 2010 López Obrador escribió el libro “La mafia que se adueñó de México… y del 2012” en donde asegura que la Mafia del Poder la comprenden 30 personas: 16 hombres de negocios, 11 políticos y 3 tecnócratas, encabezados por Carlos Salinas de Gortari. Son los multimillonarios de México, los que aparecen siempre en la Revista Forbes.

En el texto menciona a Carlos Slim (Telmex), Ricardo Salinas Pliego (TV Azteca), Germán Larrea (Grupo México Cía. Minera), Alberto Bailléres (Palacio de Hierro), Jerónimo Arango (Aurrera), Emilio Azcárraga Jean (Televisa), Carlos Peralta (IUSA, Iusacell).

A políticos como Diego Fernández de Cevallos, Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio Beltrones, Elba Esther Gordillo… De los tecnócratas se refiere a Francisco Gil Díaz (Telefónica de México), Guillermo Ortiz Martínez (BTG Pactual, Casa de Bolsa).

Pedro Aspe Armella (Diavaz, empresa mexicana que explora y extrae petróleo crudo en la Sonda de Campeche. Es socio mayoritario), a quienes siempre denostó, crucificó, vituperó.

Hoy, ya todos son sus amigos, al grado de formar con algunos de ellos,  el Grupo Asesor Empresarial para su sexenio. Mire, quien lo diría, forman la élite de los “delincuentes de cuello blanco” y/o Mafia del Poder: Ricardo Salinas Pliego (TV Azteca), Bernardo Gómez (Televisa), Olegario Vázquez (Gpo. Imagen) –a los dos primeros, “casualmente” el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) acaba de prorrogarles por 20 años más, hasta 2041 las concesiones para seguir explotando el espectro radio y tele lógico de manera discrecional. A Grupo Imagen, la expansión de televisoras en el interior del país, pese a que la programación de éstas deja mucho que desear. Es infame.

Pero López abona a su futuro político y transexenal, es decir se alía con las tres cadenas,  de suyo incondicionales al Sistema, para allanarse la ruta hacia 2024 con esa “prensa fifí”
En otra de sus mentiras y falsas consultas, cuando la decisión está tomada… y presentada, en la misma encuesta popular (partidista) del 21 de marzo, además del tema de cárcel a los ex presidentes corruptos (los 5) , se preguntará si es “conveniente”  o no, que la Mafia del Poder, perdón, que empresarios formen el Consejo Asesor Empresarial.

Ese selecto grupo de millonarios, aliados ahora de Andrés, son: Ricardo Salinas Pliego, Bernardo Gómez  (Televisa), Olegario Vázquez (Grupo Imagen), Carlos Hank González (Banorte), Daniel Chávez (Grupo Hotelero de Lujo, Vidanta), Miguel Rincón, Sergio Gutiérrez (Home Depot) y Miguel Alemán Magnani (Intejet), para qué la faramalla si, según el Presidente Electo, ellos propusieron integrar el Consejo, para ayudar a la administración morenista. Lo dudo.

Finalmente, en su consultivitis el tabasqueño también quiere que el “pueblo” decida si con las Policías Militar, Naval y Federal, se conforma la Guardia Nacional que “cuidará y salvaguardará” la seguridad de la población, haciendo de lado a los cuerpos civiles estatales y municipales. Esto daría manga ancha a militarizar la vigilancia callejera.

Esto es, aunque la decisión está tomada por Andrés Manuel, dio plenas facultades, inconstitucionales, a la Secretaría de la Defensa Nacional de encabezar la operación. Autoriza de facto que la milicia saque a las calles tanquetas, tanques, vehículos lanza chorros de agua con ácido; caballería, escuadrones motorizados por tierra y aire, balas de goma, toletes de acero, retenes (ilegales en México) e intransigencia de uniformados que no razonan, sólo reaccionan a la orden del mando. Simulará una vez más un acto “democrático” que insulta la inteligencia de los mexicanos de bien.

Y ante todo este atropello de totalitarismo, absolutismo, “me canso ganso” ¿por qué no actúan, porque tanta pasividad, indiferencia y sumisión del Congreso de la Unión? alguien en ese cuerpo legislativo debe tener un poco de neuronas  (los Morenos jamás) para frenar las ocurrencias y necedades del Peje.
¿Qué, no representan los intereses de la población, y no de un político por mesías que se sienta, cuando atenta contra la tranquilidad y paz de la sociedad?

Si esto que hace López Obrador se sale de control, serán cómplices, borregos, responsables de una dictadura o de otro sexenio fallido como el de Peña Nieto.

No merecemos esto… bueno, tal vez sí, por la pasividad y valemadrismo de muchos.

* Miembro de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión (ANPERT) y de Comunicadores por la Unidad (CxU).

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas