.

jueves, 1 de noviembre de 2018

Cañazos / Los migrantes centroamericanos

Arturo Bárcena Bazán

 Segunda parte

Se terminó el decimo mes del año, a Enrique Peña Nieto le quedarán treinta días como Presidente de México, mismo tiempo que esperará Andrés Manuel López Obrador para portar la banda presidencial. Y hoy, precisamente hoy, la niñez y la gente no saldrán a pedir dulces en la Ciudad de México con motivo del día de Muertos, ahora saldrán con una cubeta a pedir agua, en momentos en que los números aparecen por todas partes de las caravanas de migrantes que desde el 13 de este mes han ingresado a territorio mexicano, en forma pacífica, en forma violenta, en busca de refugio y de cruzar el territorio mexicano para internarse a los Estados Unidos, donde no serán bien recibidos, al menos no igual que como lo hicieron las autoridades mexicanas.

Los migrantes hondureños, contando su paso por El Salvador y Guatemala tendrán que recorrer alrededor de 2,200 kilómetros si es que logran cruzar la frontera entre México y Estados Unidos, de lograrlo empezarán una vida azarosa que podría transformarse en la realización del su sueño americano, si es que el Presidente Donald Trump cambia de parecer respecto a su punto de vista sobre los migrantes.

El 13 de octubre ingresaron por Ciudad Hidalgo alrededor de 3,650 migrantes. Posteriormente lo hicieron unos 1, 600 y en estos momentos las autoridades migratorias hablan de que son como unos 7,ooo los migrantes  centroamericanos los que se  han internado a México, tanto por el puente internacional que une a Tecún-Umán, Guatemala con Ciudad Hidalgo México, como cruzando las aguas del río Suchiate. De ellos unos 1,000 han regresado a su país de origen y como dos mil han presentado solicitud de refugio.

Si logran cruzar el territorio nacional, el Presidente Trump ha autorizado que 5,200 soldados se trasladen a  la frontera con México a reforzar a la Patrulla Fronteriza, al tiempo que 800 militares han llegado a Texas procedentes de bases militares del estado de Kentucky, todo ello con el objetivo de que ningún migrante cruce en forma ilegal la frontera y se interne a los Estados Unidos- En 2018, según el gobierno de EU, 161 mil 113 menores han intentado cruzar la frontera entre México y EU. El año ´pasado 415,517 migrantes indocumentados entraron al país del norte, en este año el número ya alcanza los 521 mil 190.

Seguramente muchos de los damnificados por los sismos de septiembre pasado, que azotó Juchitán, ven ahora como a los migrantes les llega ayuda médica para ayudarlos en sus problemas estomacales, resfriados y llagas en los pies, así como  alimentos,  que muchos de ellos no recibieron con motivo del sismo, algunos chiapanecos y oaxaqueños aún están esperando la ayuda prometida. Diría la abuela: “candil de la calle y oscuridad de su casa”.

México no criminaliza la migración ha afirmado el secretario de Gobernación Navarrete Prida, prueba de ello es que los policías federales destacados para proteger la puerta de entrada a territorio mexicano están desarmados y la autoridades de migración atienden en forma solícita y orientan legalmente a los migrantes provenientes de Centroamérica, que no tienen dinero para comer, que viven en pobreza extrema en Honduras, pero que sí ha tenido dinero para comprar gasolina para fabricar bombas molotov a y comprar armas para con ellas agredir a la policía mexicana que en un principio les prohibían la entrada ilegal a nuestro país, dándose el caso insólito que una familia hondureña inició su odisea hacia los  Estados Unidos llevando en brazos a su hija de 10 días de nacida. Los pobres migrantes traen en sus filas a su vocera oficial, la señora Margarita Núñez.

Ante ello, la Guardia Nacional y la Policía Antimotines de Guatemala ya intervino para tratar de evitar que más migrantes hondureños y salvadoreños crucen por su territorio y ante los hechos del domingo pasado, en que hubo ataques con bombas molotov y armas de fuego, Guatemala prohibió la venta de gasolina a los migrantes, asó como la venta de alcohol.

El problema lejos de resolverse tiende a aumentar, se espera que en los próximos diez años el éxodo de centroamericanos hacia nuestro país supere los diez millones de personas, lo que representa un peligro para la gobernabilidad, en especial en Chiapas, Oaxaca y Veracruz. No obstante el gobierno mexicano ha señalado que les otorgará visas de tránsito temporal, visas de trabajo y refugio a quienes lo soliciten legalmente.

No obstante esta protección de las autoridades mexicanas, Amnistía Internacional Y la asociación Movimiento Migrante Mesoamericano afirman que siete de cada diez mujeres centroamericanas que ingresa a nuestro país con el objetivo de llegar a Estados Unidos son abusadas sexualmente al transitar por nuestro país.

Quiero agradecer a Gustavo Rentería Villa, a Eduardo Fuentes, mis máximos jefes en Libertas, el haberme autorizado como todos los años desde 2006 en que entré a laborar con ellos, primero como director de la revista, el haberme autorizado mis vacaciones de fin de año, sólo que esta vez me tomaré dos meses y no uno como ha sido. Emprenderé un viaje con mi esposa, quien este primero de noviembre cumple años, como no lo habíamos hecho desde 2003. Gracias Gustavo, gracias Eduardo y por muy anticipado Feliz Navidad y gran año 2019, en compañía de todos sus seres querido, igual para ustedes amables lectores. Para Teddy, un fuerte abrazo y que sigan los éxitos.

Primero Dios estaremos de regreso  el miércoles 9 de  enero del próximo año.

Publicar un comentario

 
Copyright © 2014 Libertas